A medida que van pasando los días el ataque contra las personas no inoculadas se recrudece hasta llegar a extremos que podrían calificarse de ilegales. En el mismo país en el que a muchos se les llena la boca con supuestas defensas de minorías religiosas, étnicas e incluso sexuales, nos encontramos con unos comentarios sobre las personas no inoculadas que destilan un odio que esperamos sea castigado en los juzgados.

Y hoy nos hemos encontrado con un nuevo candidato a ser sentado delante de un juez, se trata de Vicente Vallés. Le considerábamos más inteligente, pero hace unos comentarios y unas comparaciones en un artículo que ha publicado en ‘La Razón‘ bastante ridículos y que, desde luego parecen demostrar que este hombre no tiene una mente demasiado privilegiada.

Y es que comparar el derecho a no inocularse con llevar un cinturón de seguridad en el coche o fumar en espacios en los que está prohibido no tiene demasiado sentido. Porque nosotros podríamos decirle que haga esas comparaciones con las mujeres que deciden abortar, las de “mi cuerpo, mi decisión”. Ahí no se va a atrever porque sería demasiado políticamente incorrecto y esa línea nunca es traspasada por estos periodistas que van de valientes por la vida, pero que después solo demuestran formar parte de una obra de teatro ideológico en la que cada uno interpreta un papel.

Existe el derecho a no vacunarse, igual que existe el derecho a fumar. Pero no hay derechos ilimitados. De manera que, igual que nadie puede fumar en un restaurante o en un avión para no poner en riesgo la salud de los demás, sería razonable impedir por ley que una persona no vacunada entre en determinados recintos en los que podría contagiar a otros. La libertad individual no atribuye a ningún ciudadano el derecho a no ponerse el cinturón de seguridad en el coche, aunque se pueda pensar que esa persona sería la única perjudicada en caso de accidente“.

Y cómo no, al final del artículo pide que se imponga el ya famoso pasaporte demostrando que todos están al dictado de los mismos y que a todos se les ha ordenado salir en tropel con discursos idénticos y a la vez: “Imponer el pasaporte covid para acceder a algunos lugares es la medida más suave y menos agresiva que se puede adoptar frente a los no vacunados. Porque los vacunados también tienen derechos”.

Pero hay otra parte que nos ha hecho mucha gracia, aquella en la que dice que “… existe un consenso general en la comunidad científica de que la mejor herramienta frente al virus es la vacuna”. Parece que Vallés o no ha visto, o no quiere ver, los datos de Gibraltar con más del 99% de la población inoculada y con imposición de restricciones por un exagerado aumento de contagios. Debe ser que las evidencias que todos vemos con nuestros propios ojos no son científicas y tenemos que esperar a que un “experto” nos de su opinión.

Otro a la lista de completamente prescindibles…

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

15 Comentarios

  1. Me gustaría que todos estos que suponen que una persona sana es supercontagiadora y por lo tanto parece ser que han llegado a la conclusión de que es un asesino en serie, a todos esos que discriminan indiscriminadamente,…que me den una sola prueba científica empírica (solo una, no pido más) que valide la teoría del contagio microbiana. Por favor, la necesito como agua de mayo. Sino, que sean conscientes de que están generando una injusticia (me recuerda no tan viejos tiempos de la humanidad).

    No nos damos cuenta que todo se basa en una falacia, una teoría, algo que se supone pero que no se ha demostrado que es verdad,…

    Por favor, si me equivoco, estaré encantado de que alguien me lo demuestre…y rectificaré.

  2. ¿Pero no es que los “inmunizaos” contagian lo mismo que los no vacunados? Entonces a quien no habria que permitir ni que respiraran seria a los “inmunizaos” porque ademas son los que llevan el veneno metido en sus cuerpos.
    ¿Han visto al memo de JJVazques y al medico ese que deberia estar ya en un geriatrico bajo la supervision de pablo iglesias hoy, exigir en su programa basura la discriminacion de todo no vacunado y la vacunacion obligatoria? No me digan que no es para guillotina.

    No se quien ha escrito esto pero que cierto es.

    Yo no estoy vacunado,
    y tu sí que estás vacunado.

    A mi no me pasa nada,
    pero tu te pones malo y te mueres.

    Y dices que soy yo quien te ha matado,
    porque te he infectado de algo.

    Pero ese algo que dices que yo tenía,
    y que sin estar vacunado de ello
    no me ha hecho nada,
    dices que te lo he pasado a ti,
    y aun estando vacunado de ello
    te ha matado.

    Sí, está claro que todo es culpa mía.

  3. Parecemos tontorrones.
    Este señor ¿? Simplemente es un presentador, algo guapito (jejeje) simpaticón y de fácil palabra (que lee). Darle inteligencia o decir que sabe de algo es un suponer muy elevado.
    Solo es una cara en la pantalla.
    Como él un montón de gente “colocada” en las más famosas instituciones de España y mundiales (sobre todo de la tan famosa jONU).
    Colocados por amiguismo, enchufes, favores, deudas personales y cualquier otro motivo menos el que sea el mejor en la materia.
    Payasos con guion.

  4. Lo primero que cabe recordar al señor Vallés es que sí existen derechos ilimitables, por ejemplo, el derecho a no ser asesinado, y si en la práctica no existen derechos ilimitados será porque no hay ningún verdadero estado de derecho. Lo segundo, que son las personas infectadas y no las no “vacunadas” las únicas que pueden contagiar algo y que infectado del supuesto virus se puede estar con independencia de haberse inoculado o no. Lo tercero, que la libertad individual sí atribuye el derecho a conducir sin cinturón cuando esa persona fuera la única perjudicada en caso de accidente, porque somos los únicos dueños de nuestro cuerpo y el riesgo al que decidimos someterlo. Caso contrario es cuando nuestros actos violan simétricos derechos ajenos, pero si conducir como sea no afecta violentamente a otros, por supuesto que sí tengo derecho.
    Este señor profiere disparates de bulto que le desacreditan por sí solos y demuestran que sus opiniones no son muy solventes.
    Ningún vacunado ni nadie tiene el derecho de esclavizar a otros ni de someterlos a sus miedos y conveniencias. ¿Qué derechos del vacunado invoca Vallés que deja en el aire?
    Desde luego ningún vacunado (en el sentido de haberse convertido, a fuer de renunciar a su dignidad humana, en una especie de vaca lechera) tiene el derecho de iniciar una caza de brujas, ni de difamar sin ninguna prueba ni razonamiento lógico culpando a personas, que nadie ha demostrado que estén infectados, de infectar o de poder hacerlo simplemente por pertenecer a determinado colectivo.
    Simplemente por pertenecer a un colectivo (que no es el de infectados sino el de no inoculados) nos culpa de una presunta pandemia de infecciones que ya debería haber remitido espontáneamente como la de la gripe española y que si no la hace sólo puede ser porque las inoculaciones deben haber afectado gravemente el sistema inmunitario de no pocos. Pero cuando la política fracasa siempre busca un chivo expiatorio al que culpar, como tantas veces la historia ha demostrado.
    Y este señor y otros se permiten hacer apología de la coacción violenta contra personas sin que hasta ahora les pase factura. Pedir directamente algo tan inconstitucional como la obligación de las inoculaciones me parece mucho más digno de respeto, pero parece que no se atreven.

  5. La verdad es que a mí que no me dejen entrar en algún sitio me preocupa muy poco, jamás he entrado en un lugar donde no me abran la puerta y me digan “buenos días, pase usted” los sitios vulgares los dejo para la chusma.

    • Esto no va de ideología, va de honor o indignidad, de libertad o sumisión, de valentía o cobardía, de humanidad o animalidad.

      Crecen los totalitarios miserables como setas, hongos cobardes que con el soplo del poder se multiplican por esporas.

  6. Más de 12.000 médicos y científicos han firmado oficialmente una Declaración de Médicos basada en la evidencia acusando a los responsables políticos de COVID de Crímenes contra la Humanidad. La inminente aprobación de inyecciones de nanotecnología de ARNm dañinas comprobadas para NUESTROS HIJOS es una línea roja que no permitiremos que se cruce, por ningún medio necesario.

  7. Después de leer este desmentido de “Newtral”

    https://www.newtral.es/bulo-acuerdo-nuremberg-bioetica-obligar-tratamiento/20200810/

    Tergiversando el explícito y claro clarísimo “Código de Núremberg” apoyándose en falacias interpretativas y mentiras explícitas, creo capaz de cualquier cosa de un científico o periodista criminal.

    Ni son vacunas, ni en los ensayos de la “terapia génica” se demostró su eficacia. Mintieron para comercializar el brebaje, por lo que es un experimento, algo que según el Código de Núremberg debe experimentarse en el propio cuerpo de los científicos investigadores del brebaje.
    Esto es verdad, de verdad.

  8. muy curioso el guión de las Big Farma que siguen, en otro escrito de persecución de los no terapiados genéticamente que hizo hace días Mr. Enjuanes utiliza el símil del cinturón de seguridad, el mismo de éste, esto no es casualidad, es causalidad, Es evidente quién pasa el guión.

  9. Morir por tuberculosis en España tiene un numero muy bajo, unas 200 personas al año, pero su letalidad media es del 14%. La del Covid 19 es una letalidad media del 0,8 y un 1,1 %, eso si esto es una media, segun la edad a mas edad mas % de letalidad del Covid hasta el 12% en mayores de 80 años. Supongo que con la tuberculosis igual, si la media es del 14% , los mayores de 80 años sera altisima.

  10. Todos estos seres que parecieran venidos del inframundo y que, con tan denodado afán benefactor, nos suplican que hagamos lo que ellos han hecho, inocularse con una especie de veneno génico, lo hacen por nuestro bien. Y estoy muy de acuerdo en que todos ellos están vacunados, no contra el covid, que eso es propio de gente con su cerebro en cuarto menguante, no, se están vacunando contra la pobreza. Y los efectos están siendo muy positivos. El único miedo que tienen algunos, son por los efectos negativos qué,
    en el medio o largo plazo, pudieran derivarse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here