tragacionistas

Que la sociedad mundial, tal como la conocíamos, está siendo atacada por entes dotados de un enorme poder, es una realidad que los mismos hechos nos ponen en evidencia. Solo es necesario observar los cambios sociales, culturales, éticos, religiosos, etc, que se imponen a la sociedad. Como ejecutores, en primer lugar, la clase política con su poder de fabricar leyes antisociales[1]. Le sigue la clase periodística con empresarios que hoy viven de la subvención, fijándoles aspectos de su línea editorial, y periodistas comprados y sumisos que ejercen una crítica falsa y socialmente envenenada. Así mismo, las instituciones públicas y por ello sociales: el poder judicial, el orden público y la misma sanidad sujetas a leyes, órdenes y protocolos que emergen de un “arriba”, muchas veces indefinido y que se ven obligados a obedecer, en aras de su estabilidad.

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

Todo lo anterior que presagiaba tormenta, estalló en España con toda su virulencia a partir de Marzo de 2019, provocando una escalada de terror sin parangón en la población, al sumarse la muerte horrible de nuestros mayores, atrapados en residencias, con protocolos sanitarios hoy absurdos como el uso del paracetamol como único remedio y la prohibición de autopsias a los fallecidos[2]; seguido de medidas políticas malintencionadas, hoy día declaradas inconstitucionales y que solo produjeron, pobreza y miseria. La guerra con la sociedad había comenzado, el factor sorpresa había concluido con enorme éxito para sus creadores y una sociedad aterrorizada ansiaba una solución urgente, huyendo de cualquier sentido crítico ni siquiera analítico de la situación.

Entonces empezaron la segunda batalla. La solución no fue investigar a fondo el virus[3], sino poner en circulación, experimentales inyectables transgénicos, que no vacunas, con la increible cualidad de actuar sobre nuestro sistema inmune con objeto de limitar los efectos del “bicho” sin eliminarlo, para lo cual, ha de estar vacunada un enorme porcentaje de la población. Solo con el terror se podía conseguir que la población aceptase esta realidad, aceptación que empieza a resentirse al ver día a día, que se sigue utilizando el miedo como medio, al tiempo que sus pobres esperanzas disminuyen. La variante delta no la soporta la vacuna.

Durante este tiempo, la verdad buscada por los mal llamados negacionistas[4] se acentuaba, y hoy sabemos:

  • Si no hay virus atenuados en los inyectables, no son vacunas.
  • Si no se ha podido aislar el virus Sar. Cov 2, ni existe el virus ni sus variantes.
  • La presencia de grafeno en los inyectables está demostrada científicamente desde el 2 de noviembre. Esta sustancia es un veneno que afecta , sobre todo al corazón (infartos miocarditis), al torrente sanguíneo (trombos),y al cerebro (enfermedades neurològicas) capaz además de excitarse e interactuar con las ondas electromagnéticas (Antenas),. Su presencia puede detectarse por pegarse objetos metálicos en el lugar de la inyección y después por el pecho y frente.
  • Y lo mas asombroso, a las personas vacunadas se les ha introducido lo que solo puede ser un micro o nano chip capaz de identificar a cada persona mediante una dirección MAC (Media Access Control) cuya capacidad de aceptar órdenes, decisiones exteriores, etc, todavía desconocemos.

Todos estos hechos son increíblemente negados por los medios de comunicación que deberían informarnos y por los creadores de los inyectables que sin informar han cometido semejantes aberraciones. Imaginemos, aunque es mucho imaginar, que el resto de colectivos sociales han sido igualmente engañados, junto a la población en general.

La tercera batalla, ya parece haber sido declarada por todos los medios de comunicación globalistas, la consigna es clara: ¿qué hacemos con los negacionistas?

Todo depende del grado de frustración de los afirmacionistas hoy llamados tragacionistas al verse inmersos en una situación de difícil solución y que ellos han contribuido a crear. Viviendo  en una fantasía tecnológica prefabricada y antisocial, con nombres sugestivamente llamativos como postmodernismo y transhumanismo. Falsa realidad creada concienzudamente por los poderosos y que la están transformando en una devastadora catástrofe, usando la mentira[5] y el terror como armas psicológicas, esas sí, postmodernas.

El enemigo común es uno solo. No nos equivoquemos de bando.

Postdata: La desintoxicación del grafeno es posible.

*Un artículo de Pablo Blas Villarmín

[1]     ¿Qué sociedad aprobaría estas leyes: Derecho de la mujer al aborto. Eutanasía por decisión médica o judicial. Ideología    de género: No importa el sexo sino el “género que uno se construya”. Los padres carecen de autoridad frente a los hijos.

Políticas migratorias infames que con culturas antagónicas solo pueden desestabilizar y deteriorar la convivencia. Etc.

[2]Impidiendo un estudio a fondo de la enfermedad.

[3]Noviembre de 2121 no se ha aislado el virus Sar. Cov 2. Cientificamente no existe.

[4]    Actitud que consiste en la negación de determinadas realidades y hechos históricos o naturales relevantes especialmente el holocausto .

[5]  La mentira es el arma de Satanás

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Los colaboracionistas crean argumentos que insultan la inteligencia humana, se está demostrando que la mal llamada “vacuna” como mínimo no sirve para nada (por no hablar de las 13.000 muertes en Europa y más de 1 millon de afectados) pero quieren hechar la culpa a los no vacunados. Esto es como si me compro un coche, el coche no anda, el concesionario no me da solución y le hecho la culpa al que no se ha comprado el coche.

    • Es como si alguien se vacuna contra enfermedades tropicales antes de viajar a X país, y luego cuando llega se dedica a insultar a los transeúntes, llamándoles “asesinos” y acusándoles de estar poniendo su vida en riesgo porque ellos no están vacunados. Demencial.

  2. En el Portal de Belén
    han entrado los ladrones….

    Y ahora con la misma música y zambomba;

    Soy el novio de la muerte
    porque no estoy vacunado
    y me importa tres cojones
    que me tengan marginado.
    Ande, ande, ande la marimorena
    ande, ande, ande
    que es la Nochebuena.

  3. El asunto es grave, tras dos estados de alarma inconstitucionales los vacunados se vuelven criminales como Sánchez. Ahora insinúan marginar y encerrar a los no vacunados, algo que es aún más inconstitucional.

    Dentro de dos o tres años se darán cuenta del engaño si no es demasiado tarde.

  4. El enemigo común es sólo uno, pero hay que ser realistas y hoy por hoy son inaccesibles e inexpugnables.

    Todos los agredidos por uno u otro loco imperial habrán soñado con eliminarlo, por aquello de muerto el perro se acabó la rabia. Cargarse a Napoleón (por cierto, qué poco se estigmatiza a Francia por ese pájaro), a Hitler, a Stalin, a la nobleza de pozo negro esa…

    Pero por desgracia jamás ha funcionado así la cosa, y en las guerras, fueran de invasión extranjera o de explosión de totalitarios se ha empezado a ir a las trincheras para plantarle cara al frente del enemigo que te dispara desde las suyas. A los soldados del loco imperialista que están ejecutando la agresión.

    ¿Cuál es el frente principal de los locos imperialistas que nos atacan con esta brutalidad inusitada? ¿Desde dónde nos llegan los disparos que desmantelan la economía, inyectan a ancianos acatarrados para matarlos, enferman, destrozan literal y figuradamente los corazones y mentes de nuestros niños y jóvenes, succionan nuestros medios de vida, ponen la sanidad al ralentí, provocan la mayor cifra de suicidios de la historia, y la de abortos no deseados, esterilizan, cierran empresas, cierran escuelas, eliminan tradiciones culturales, siembran odio entre las personas, matan médicos, profesores, deportistas, abogados, economistas, etc?

    Esas ráfagas de tiros y bombas, no de plomo sino en forma de mentira, control mental (con psicología y tecnología), confusión y veneno proceden de los medios de desinformación y manipulación, con sus escuderos los “verificadores”. Son el instrumento de guerra principal del Agresor, su frente, sus destacamentos, campamentos y trincheras. Y se está retrasando demasiado el momento de responder a esos soldados y sus ráfagas como es de naturaleza hacer.

    • Por supuesto los políticos que ordenan estas acciones también son soldados del enemigo, pero eso están en segunda línea, operando ante una masa víctima a la que previamente los medios de manipulación (el frente principal) ha enloquecido y anulado.

Comments are closed.