humor

Hola Ricardo, o Evaristo, o Ristro, o Fistro, o como quieras llamarte: Supongo que debería empezar diciendo algo así como “Siempre veo tu programa” pero te mentiría. La verdad es que no lo veo nunca. Te vi alguna vez, hace mucho, cuando ibas de contestatario. Entonces me pareció vislumbrar algo de valor en ti y te envié aquel artículo ¿Recuerdas? Te dije “Ayúdame a compartirlo si lo consideras digno”. Tú hiciste algo mucho mejor: ¡Tomaste la idea, tomaste el título de mi texto y “creaste” tu “Todo es Mentira”! ¡Aquello me llegó al alma! Quedé tan extasiado que ni siquiera me importó que no respondieras mi mensaje.

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

No te volví a ver hasta que me pasaron un “sketch” en el que proponías abrazar y besar a los infectados-Covid. Desde entonces he visto algunos más pues raro es el día que no te comparten en los canales de humor negacionistas (En internet se te quiere, me consta, tal vez más que en la tele). Lo último, la trifulca que tuviste con Aitor. Después de avalar al tarugo aquel que quiere pegarme una hostia (Porque yo tampoco me he vacunado, Rastro) vas y le sueltas que todo era broma, que te dedicas al humor. ¡Joder! Si querías quedar como un payaso, lo lograste (Por cierto, te sugiero que les digas a los de Wikipedia que te has hecho humorista pues aún no lo saben).

Yo creo que, si Aitor no se lo tomó bien, es porque está un poco “chapado a la antigua”. Él es de los que creen que, para ser humorista, se debe tener gracia (Eso que llaman “vis cómica”) y no comprende a los desgraciados como tú, a los cómicos que dan pena. Tú eres el payaso fúnebre, hosco y tosco, antipático, insensible, pretencioso, faltón. Eres el nuevo humor de los nuevos tiempos. Eso de invitar a la gente a tu programa para luego acusarlos de buscar publicidad me parece sublime. Y lo del taxista ¡Puff! Confío en que un día se te haga justicia y ocupes tu lugar, en el Panteón de la Fama, enfrente de ilustres cómicos como Chiquito, Rubianes, Gila y tantos otros que tanto nos hicieron reír; pegando si acaso una etiqueta, en tu pedestal, que deje bien claro que tú rizaste el rizo, que tu humor tuvo la particularidad de provocar llantos.

Lo que no creo es que tus invitados vayan con la intención de robarte seguidores y apostaría a que tú tampoco lo crees. Bien sabes que no estás para presumir de “share”. ¿Te gustaría subirlo? ¿Por qué no cuentas cuantos contagios hubo en tu plató el día que invitaste a aquel infectado? ¡Cuéntalo y verás qué subidón!  Si entonces, utilizando tu libertad de expresión, dijiste lo que dijiste ¿Qué estás diciendo ahora, Rostro? ¡Qué estás vendiendo! ¡Si todo el mundo sabe que enfermaste después de chutarte! (Yo lo leí en El Heraldo de Aragón) ¿Le dirás también al juez que, eso de promocionar el alterne con infectados, fue otra de tus “payasadas fúnebres”?

En cuanto a los colaboradores ¡Un diez, eh! ¿En qué agencia encuentras ese tipo de personajes? Un hallazgo esa señora que exigía un ¿decreto de excepción? Aunque me cuesta tragarme eso de que es abogada pues cualquier abogado sabe que tratar a un compañero de profesión como ella trató a Aitor supone una grave infracción del Código Deontológico de la Abogacía. Ándate con ojo pues bien puede hacer quebrar el negocio de la cirugía estética (Cualquiera se atreve después de verla) y sus dueños son los mismos que inventaron el negocio-covid. ¡A ver si se enfadan y os quitan las “ayudas”! Y no te digo más pues vas a pensar que le tengo inquina cuando, todo lo contrario; si te escribo es precisamente para decirte que voy a hacerle caso y a donar cien euros a alguno de esos abogados que se han querellado contra ti. Ojalá pudiera enviar un billete verde a cada uno de ellos pero mi situación económica no es muy boyante (Soy uno de los damnificados por el “pandemónium”, no de los beneficiados como tú) y además ¡Hay tantos!

Me gustaría despedirme diciéndote “Espero verte algún día por la calle y darte una hostia”, como me gustaría decírselo al “Anchoas” y a alguno más (Tenéis mucho en común: Ambos parecíais contestatarios pero habéis demostrado no ser más que folloneros), aunque pensándolo mejor, mejor te digo “adiós” y punto, pues sé que hay jueces por ahí que, al igual que Aitor, no comprenden el humor de la “Nueva Normalidad”.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

7 Comentarios

  1. Pues sí, tiene Ud toda la razón. Más de una vez me entran ganas de ahostiar a uno de estos estupendos de andar por casa y pienso: si me denuncian diré que me dejé llevar por Risto, Jorgeja y otros exaltados. Me envenené señor juez, es que estoy algo desquiciada y sobrepasada por la situación, es queeee…….prometo no hacerlo más.
    Otras veces pienso: no, si me llevan no voy a ser hipócrita haciéndome la inocente cretina inducida, voy a ser sincera y decirle que me hacía mucha gracia Risto porque es tan divertido, tan gracioso, tan fino él y tan acertada su sugerencia……..humor señor juez, mis h.ostias solo fueron humor…… jajajajaja! Qué divertido, verdad señor juez?.

  2. A este tipo no lo he visto nunca, dada mi natural alergia a la telebasura a la que pertenece, salvo un par de veces en “Tú sí que vales”, aunque cuando le tocaba graznar a él ponía el 🔇 mute.

    Sí vi el vídeo con Aitor. Lo único cómico que dijo fue eso de que se hacen un test cada día. 🤣🤣🤣🤣🤣
    Sí, sí, 🤭, y también guardan las distancias, como Dani Mateo cantando al lado de Wyoming, o toda la fauna apiñada y abrazada en la macrocena de Antena 3 en los vídeos que circularon por las redes.

    Test dice… Hazte uno de paternidad, y la neurótica recauchutada que tenías al lado que se haga uno de drogas. Esos son los únicos tests que darían información real, fracasado.

  3. Resto Mehitler ya me produjo una notable reacción de grima anafiláctica desde el primer día en que le ví. No ya por su aspecto de obseso misántropo filonazi, sino en general, por su estomagante complejo de superioridad ética, moral e intelectual.

    Vamos, que bastó lo que traslucía como encumbrado jurado de talentos para que me cayera como la patada de un necio en los cojones, y eso que ni le conozco.

    Lo cierto es que hace mucho tiempo que le perdí la pista, porque hace años se le agotaron las pilas al mando de la tele y descubrí que, en general, no me iba a compensar tomarme el trabajo de bajar al chino a por unas nuevas para cambiárselas. A partir de ahí ya ni me acordé de la TV.

    Y a juzgar por las últimas perlas de Resto Mehitler, acerté de pleno.

    • Sí, lo vi, primero en Euskalnews y luego aquí. Me gustó mucho. Es un tema fascinante, y parece que de importancia mayor.

  4. Risto sin rostro

    rastrero sin rastro,

    vocero de ristras

    de chorizos rustidos

    de rastas y guarros,

    de pasta al pesto

    de restos cenados,

    de pisto con huevo

    de mixtos veganos,

    de camilos y sextos

    de prestos papados,

    de vivos y muertos

    de esclavos y amos.

    Risto pasó,

    sin alma ni legado.

    Nada dejó,

    y lo que trajera

    se lo han quitado.

Comments are closed.