Servidor ha realizado un experimento que en realidad ya hice hace 8 años y es acercarme a la Delegación de Defensa de Santander para saber si tengo derecho a lo que se explica en el Artículo 30 de la Constitución:

Todos los españoles tienen el derecho y el deber de defender a la Patria.

Sin embargo, se trata de un derecho y deber fundamental que el Estado nos niega a todos los españoles, puesto que el segundo punto de ese tramposo artículo de esa tramposa Constitución establece que dicho derecho y deber se rigen según lo que decida el Gobierno de turno. En definitiva, una contradicción como todo lo demás en ese panfleto asqueroso que algunos llaman Constitución Española, pero que fue dictada por todos los enemigos de nuestra amada Patria. Y ésta es la prueba más clara junto al tremendo segundo artículo de la Constitución del 78:

Artículo 2.

La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas.

El Ejército Español carece de una masa de reservistas suficientes

Por más que lo quieran negar en las delegaciones de Defensa, que son como terminales absurdas del Gobierno de turno, tenemos unas Fuerzas Armadas sin personal ni medios suficientes para defender a España en caso de una catástrofe total. Se trata simplemente de los restos de lo que sucesivos gobiernos de ladrones han ido dejando y deshaciendo mientras robaban, aquí como en otras instituciones del Estado, de tal manera que lo que tenemos ahora es el último resto de los famosos recortes de Rajoy en las Fuerzas Armadas.

Y muchas veces no se trata de dinero, sino que muchos buenos españoles, entre los cuales orgullosamente me encuentro, deseamos recibir dicha formación militar, aunque sea en un curso intensivo, como proponían hace no tanto algunos oficiales. Una especie de mili resumida que, al contrario que antiguamente, provea de la adecuada formación militar sin lastrar la vida familiar y económica del recluta. Una especie de instrucción militar intensiva, administrada en poco tiempo y mantenida, aunque sea de forma básica a lo largo de los años de vida militar del ciudadano.

Y con esta simple medida podríamos incorporar a esa masa de potenciales soldados algunas decenas o cientos de miles más, entre los cuales yo mismo me encontraría, cada uno con la especialidad que se considere necesaria en la estructura de las Fuerzas Armadas. Porque voluntarios no faltamos para ello. Lo que si falta es voluntad por parte de los sucesivos gobiernos auténticos traidores del PP y del PSOE, todo ello ante la atenta mirada del Borbón de turno, puesto que ellos ya tendrán listos sus retiros en el exilio si la cosa se les va de las manos. Es su estilo.

Necesidad de una Guardia Nacional española al estilo de Estados Unidos o Reino Unido

Todos sabemos que la profesionalización del Ejército español canceló el servicio militar obligatorio o mili, hace ya unos 20 años, pero esto no necesariamente significa que se tuviera que desconectar por completo a las Fuerzas Armadas de la ciudadanía. Sin embargo, hoy en día resulta imposible acceder a ninguna instrucción militar ni en general a las Fuerzas Armadas si no es mediante la firma de un contrato que, por cierto, no deja de ser bastante precario, pero:

¿Desde cuándo la Defensa nacional puede ser gestionada como una especie de ETT?

Es vergonzoso hasta dónde hemos llegado o, mejor dicho, hasta dónde nos han traído. Y la gente está contenta porque su hijito ya no tiene que ir a la puñetera mili, pobrecito, y en parte tienen razón porque no es que fuera una mili ejemplar, pero también deberían exigir su derecho a la Defensa nacional si saben lo que les conviene. Porque es una cuestión de vida o muerte y es el verdadero derecho público, muy por encima de las gilipolleces auténticas que reclaman cada día los supuestos liberadores de la humanidad.

¿Desde cuándo un ciudadano de un país normal no puede prestar servicio o recibir formación militar como voluntario?

Realmente somos un país destinado al suicidio. Todo el mundo pensando en la pandemia de los c**ones y, de hecho, hace tiempo que se están dejando inyectar productos no probados nunca, como auténticos ratones de laboratorio, pero, ¿qué hay de este tema fundamental, básico para garantizar el verdadero bienestar de los ciudadanos? Pues que queda completamente desatendido. Como todo lo demás que gestionan, de aquella manera, nuestros absurdos políticos.

La Constitución recoge el derecho y deber de defender a tu Patria

Pero al mismo tiempo subordina ese derecho a la voluntad del corrupto Gobierno de turno. Ésa es la realidad y la trampa de la falsa Constitución e invitamos a nuestros lectores a hacer la prueba ellos mismos. A que llamen a las delegaciones de Defensa de sus provincias y comprueben que no tienen ningún acceso directo ni asegurado a las Fuerzas Armadas. Y la respuesta que es darán es la siguiente:

No, si usted sí puede acceder a las Fuerzas Armadas cuando desee, en la convocatoria que proceda y presentando la documentación necesaria.

Pero es que yo no quiero ser soldado profesional, les he dicho, por activa y por pasiva. Sólo soy un ciudadano español que quiere ejercer su derecho y deber a la defensa de su país y lo quiero hacer voluntariamente, porque ya tengo mi trabajo y no tengo ningunas ganas de cambiarlo.

En ese caso, le dirán, tiene usted la posibilidad de presentarse a otra convocatoria, en este caso para reservista del Ejército.

Es decir, otra especie de oposición, pero para ser un soldado profesional suplente, con la debida formación y posibilidad de ser activado algunas semanas del año. Pero esto no es exactamente lo que se supone que es ejercer tu derecho y deber a la defensa de tu país. Y, además, la existencia de plazas limitadas para acceder a reservista de las Fuerzas Armadas limita un derecho fundamental del Artículo 30 de la Constitución, por lo que animo a mis compatriotas a rebelarse contra semejante abuso.

El Ejército de los burócratas, basado en el nunca va a pasar nada

¿No debería de haber un conducto más directo y accesible, por parte de los ciudadanos, para que podamos recibir simplemente la formación necesaria? Para que si se produce esa emergencia que nadie quiere que suceda, pero que cada vez parece más probable dado el desastre total de la política española, podamos ayudar a nuestra sociedad en el momento más difícil de todos.

Tenemos Fuerzas Armadas de sobra y reservistas, me aseguran en la Delegación de Defensa de Santander, pero uno ya ha aprendido hace mucho tiempo a no confiar en el optimismo de los funcionarios y, de hecho, el propio responsable de reclutamiento de Santander reconocía que la forma de recibir esa formación militar tal vez sea un tanto limitada. Pero,

¿Qué pasa si esas Fuerzas Armadas se ven superadas por la situación?

Por poner un caso actual, sus miembros se están viendo vacunados forzosamente y sin pasar por los debidos controles que toda vacuna necesita antes de ser administrada. Y entonces:

¿A alguien se le ha ocurrido pensar que pasaría si de repente todos ellos se ponen enfermos?

Simplemente no tenemos banquillo para una catástrofe de ese calibre ni de otros, teniendo en cuenta que estamos enfrentándonos ahora mismo a Estados Unidos, Israel, Reino Unido, Francia y otras grandes potencias que apoyan a Marruecos en la invasión de Canarias y próximamente Ceuta y Melilla. Porque ésa es la cruda realidad.

El hecho de que España esté completamente desarmada militarmente no hace sino acercar la hipótesis de conflicto principal que tenemos y qué es una confrontación militar directa con Marruecos. Un Estado que por cierto si se ha tomado muy en serio su política armamentística en los últimos años, siempre con el apoyo entusiasta de Estados Unidos, Francia o Israel. Los verdaderos maquinadores detrás de su perro de presa magrebí, al que sólo Argelia o el Frente Polisario pueden controlar, porque España ni está ni se la espera.

Si pasara algo, ya le llamarían, me dice este pobre responsable de reclutamiento de Santander, que suponemos que poco trabajo tendrá ahora mismo, dado el escaso caudal de reclutas que son admitidos cada año en las convocatorias de las Fuerzas Armadas.

Me pregunto cómo me vais a llamar si no tenéis mi teléfono, le contesté. Y, sobre todo, ¿con qué formación iría yo a ningún matadero? ¿Tal vez con un tirachinas?

Parece un chiste, pero es la realidad de una política de Defensa suicida española que está muy lejos de casos tan realistas como los de Israel o Suiza, donde todos sus ciudadanos reciben una formación militar intensa. Incluso la super-progre Suecia hace años que está preparándose para un conflicto de gran intensidad en Europa, hipótesis cada vez más cercana para la que quieren estar preparados, y tras años de buenismo y paguitas para todo el que venga por allí el Estado del Bienestar sueco sólo puede recurrir al servicio militar obligatorio para disponer de una masa de hombres suficiente a un costo soportable.

Si los políticos no robasen tanto, habría dinero para mantener un ejército profesional en condiciones

Pero la triste realidad es que roban y mucho, por lo que nuestras Fuerzas Armadas se han quedado a medio camino de ese proyecto que nos vendió Aznar en su día. Estamos muy lejos del ideal defensivo que presentan países tan desarrollados como EEUU, Suiza, Reino Unido o Israel. Y el peligro existe y de una forma tan tangible como es la invasión de Canarias por medio de Marruecos, que es el Estado que da la cara por otros enemigos más ocultos.

Un país que no cuida sus Fuerzas Armadas es un país que no tiene nada que defender

Los burócratas de las oficinas de delegaciones de Defensa, haciéndoles el caldo gordo a los políticos que han vaciado de contenido, recursos y personal a las Fuerzas Armadas, como para justificar la desidia el desastre que gestionan, se atienen al segundo punto del artículo 30 de la Constitución para responderme a mi legítimo derecho y deber de defender a la Patria.

Es el Gobierno el que debe ese derecho y deber con leyes concretas, me dice el secretario general de no sé qué de la Delegación de Defensa de Santander.

Pero eso se contradice con el punto uno, le contesto, cuando un derecho no puede limitarse de esa forma por un Gobierno de turno.

¡Hasta aquí hemos llegado! O tengo mi derecho o no lo tengo, es así de fácil. Y tampoco la ley puede articular un deber, llegado el caso, para el que no ha preparado sus ciudadanos por su incompetencia y traición generalizada, que es la tónica general de este régimen de mierda.

En el colmo de la demagogia y la desfachatez, este señor me llega a decir que conduciendo un autobús también se defiende a la Patria. Paridas que podéis escuchar cuando queráis si llamáis a vuestras delegaciones de Defensa provinciales, donde estos señores no saben cómo justificar que el Gobierno al de traidores de turno les hayan sometido hasta convertirles en una especie de ONG absurda, mal pagada y peor mantenida.

Pero, ¿vamos a hablar en serio? Esto le pregunté, ante semejante respuesta por su parte, hablándome de conductores de autobús cuando lo que estamos tratando es un tema de Defensa. O, ¿es que los conductores de autobús también reciben instrucción militar antes de ponerse al volante? ¡Igual se cree que vive en Israel!

Si no le gusta lo que hay, me dice el susodicho director general de nosequé, puede escribir a la Ministra y contárselo a ella.

No me interesa lo que pueda decirme la Ministra, que no sé quién será, pero que es de un partido simpatizante de ETA o Bildu o algo así.

Yo respeto a la Patria, pero no a los simpatizantes de ETA del Gobierno

Un comentario que molestó al oficial, dado que es ella quien le paga la nómina y sin duda es una patriota ejemplar. Porque por eso estará en el PSOE esa buena mujer.

Lo primero que tiene que hacer usted si quiere servir a la Patria es mostrar un poco de respeto, me ordenó este Señor, más preocupado por lo que pueda decir de su Ministra que de mis derechos y deberes como soldado de la Patria.

Yo le tengo respeto a la Patria, le contesté, pero no los simpatizantes de ETA del Gobierno.

Llegados a este punto, el secretario general de no sé qué rábanos me colgó el teléfono.

En Defensa comparan el derecho a defender a la Patria con monsergas populistas de su Constitución

Esto es lo que tenemos, señores. Éste es el fruto de tantos años de buenismo y de todo gratis y del nunca va a pasar nada. Pero la última parida de esta Delegación de Defensa de Santander llega cuando me comparan el derecho a trabajar y a la vivienda de su Constitución con lo que estamos aquí comentando.

Qué tendrán que ver los c**ones con el trigo, se decía antiguamente. ¿Acaso no es más fácil proporcionar una instrucción militar básica a los ciudadanos que quieran recibirla que proporcionar viviendas de protección oficial, o inventarse trabajillos públicos, que tenemos que pagar todos los currantes de la empresa privada durante toda nuestra vida de esclavos?

La Constitución del 78 es una trampa de las más grandes de la historia de España. Lo mires por dónde lo mires, los daños que emanan de esta supuesta norma fundamental del Estado son enormes. Y no es que esté a falta de cumplirse totalmente o incluso de evolucionar. Como decía García Trevijano, tiene tantos vicios ya en su origen que si evoluciona es mucho peor. Si se desarrolla la Constitución es muchísimo peor, como un cáncer que puede evolucionar en la metástasis actual. Y lo peor es que aún no ha terminado de evolucionar del todo.

Tenemos derecho a recibir instrucción militar por parte del Estado

No en vano el comunista Anguita estaba en realidad encantado con su Constitución, por la sencilla razón de que garantizaba trabajo en casa para todos los ciudadanos, pero es que esto sencillamente es el comunismo.

¿Por qué? Por la sencilla razón de que ninguna ley puede estipular un mandato que es imposible de realizar para el Estado salvo que éste sea comunista. Y en una sociedad normal, desarrollada social y económicamente, como es el caso de la española, lo lógico es que cada cual se busque la vida para conseguir tal casa o cual trabajo. Y la obligación del Estado se limita a proporcionarnos el marco jurídico, legal y sobre todo de seguridad, que nos permita desarrollar esa vida digna sin necesidad de que ningún político se dedique a construir casas y a inventarse trabajos que no existen.

La principal y casi única misión del Estado es defender las fronteras, justo lo que no hace, y los ciudadanos tenemos derecho a recibir instrucción militar por parte del Estado.

El Estado de las Autonomías, que pertenece a la UE, OTAN y ONU

Pero esto es precisamente lo que no hace el Estado español o, mejor dicho, el famoso Estado de las Autonomías, que además pertenece a la UE, que además pertenece a la OTAN,            que además se subyuga a la puñetera y genocida ONU. Así es normal que tengamos los políticos que tenemos, desarmando por partes la única institución que puede garantizar el verdadero bienestar de los españoles y que son las Fuerzas Armadas.

Ya sólo falta que lo de la vacunación forzosa salga mal y entonces, ¡ale hop! Daremos un salto a la inmensidad, sin Ejército que nos defienda y un montón de gentuza dispuestos a violarnos, robarnos y matarnos.

¿Puede España acabar como Yugoslavia o Siria?

Por todo el Mediterráneo tenemos ejemplos de países desarrollados y pacíficos que han sido desguazados por la guerra, como es el caso de Yugoslavia o Libia y otras situaciones no menos desastrosas como las de Siria o Irak. Países que habían invertido mucho más en sus Fuerzas Armadas, en todos los aspectos, que lo que nunca ha hecho España en los últimos 40 años, y que sin embargo han sido ocupados por fuerzas extranjeras o reventados desde adentro por medio de insurgencias terroristas, que potencias enemigas les organizaron.

Y ahí tenemos el cercano caso de nuestros compatriotas canarios, abandonados a su suerte por un Estado que está muy bien representado por estas delegaciones de Defensa que no defienden nada. Que asisten impasibles a la invasión no silenciosa de Canarias y a los vientos de guerra que soplan ya por todas partes en España. Y no hablamos de una guerra civil, por más que los patrioteros de Vox y Podemos se empeñen en vendernos sus comedias. Los españoles estamos más unidos de lo que parece, pero tenemos que estarlo también en estos temas fundamentales. Porque nos va la vida en ello.

Los yanquis sostienen que el Sáhara Occidental es del sultán de Marruecos

Ya se fue Trump de la Casa Blanca después de declarar que el Sáhara Occidental es del sultán de Marruecos, lo que equivale a decir que es de Estados Unidos y su caterva de satélites genocidas. Y lo próximo son las Canarias, donde ya vemos cómo el pacifista Biden recoge el testigo de todos los presidentes yanquis que han agredido a España sin compasión. Y ésos son nuestros aliados, ¿eh? Por lo tanto, que nadie se asuste si sucede algo gordo próximamente en España. Tenemos sobre la mesa todos los factores para que así suceda, pero no la preparación estratégica de Defensa necesaria para enfrentar tales peligros.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

7 Comentarios

  1. Gracias a Dios, tuve el honor de hacer la mili (76-77) En ese momento estaba en un lugar desde donde podría, en primera fila, defender con mi vida a mis hermanos españoles, a España. YO JURÉ BANDERA!!!

  2. No hace mucho escuche en un video que la politica española, desde que entraron los borbones hace un par de siglos, ha venido marcada por las politicas externas de paises que nos odian, como Francia o Inglaterra.
    Pues cada día que pasa me da más la sensación que eso es cierto.

  3. Teniendo enemigos de la envergadura de EEUU, Francia, G.B. o Israel, por mucho que quisiéramos estar preparados y con unas FFAA, de un nivel similar a Francia, por ser el más cercano, jamás podríamos mantener nuestra soberanía y hacer frente a los intereses de las grandes potencias. El desmantelamiento de los ejércitos en España, no proviene del gobierno de turno, sino de un plan premeditado pues, nuestro territorio y su situación, son claves para que, por un lado Israel y por el otro EEUU, nos tengan en el punto de mira, tanto por estrategia geopolítica, como por la económica. Gibraltar, El Estrecho, Ceuta ,Melilla, Canarias, aparte del mantenimiento del flujo de migrantes a Europa, militarmente lo necesitan para el control del Mediterráneo, económicamente, las costas saharauis- marroquíes para la explotación de minerales, combustibles sólidos y gas y un gran centro estratégico y comercial, financiado en parte por China. En cuanto a Melilla y Ceuta, los ingleses desplegarán sus lugares de esparcimiento, con grandes inversiones para actividades lúdicas, etc. Y visto ésto, ¿realmente nos serviría de algo, tener un ejercito poderoso o cuando menos , preparar a los ciudadanos en el antiguo arte de la guerra? Quizás y tal y cómo se van desarrollando los hechos, lo mejor que nos podía pasar es, no disponer de más efectivos, pues podrían ser utilizados contra la propia población, por el gobierno de turno, para reprimir cualquier conato de sublevación ante las dictatoriales acciones que tengan previsto realizar e implantar. No seríamos el primer país en que su gobierno utiliza al ejercito para ello y visto cómo han actuado otros colectivos al servicio del Estado, podríamos salir muy mal parados. Hemos llegado a esta situación por la blandura, populismo de una clase política, que les ha interesado más representar a su partido político, que a un solo ciudadano a los que se deben. Han dilapidado todas las Instituciones y lo peor, a España y a los españoles y se han adueñado de una nación que ha sido engañada manipulada y que, como gente de bien ha vivido y confiado en un estado de bienestar, que está limitado a unos pocos. Pero tranquilos, que ya no tiene remedio, porque nunca ha habido voluntad de abrir los ojos ni la habrá.

  4. Pero si los ves con mascarillas por virus voladores hasta a los legionarios estos son los que han jurado defender a España.

  5. Si todo lo que dices está muy bien y muy bonito, pero como comprenderás, no voy a sacrificarme por un país lleno de gentuza, que son medio analfabetos que llevan 40 años votando al ppsoe, que han saqueado el país y lo han dejado reventado, y ahora no tengo ni trabajo, ni futuro ni nada, con 32 años, así que me da igual quien venga de fuera a ocupar el país, es imposible hacerlo peor que los que llevan ya tanto tiempo gobernando

  6. Pero la familia real, miembros de la iglesia y gente de dinero no tiene ese supuesto deber

    están exentos en toda circustancia incluida la guerra (acuerdo de españa con la santa sede)

    porque froilan no tiene ese deber?

  7. “si algo arde déjalo que se queme”.

    Tal vez sea mejor así. Por una parte una limpia de bobos no vendría mal, por otra espabilará más de uno. Es lo que tiene ser un imbécil integral: solo espabilas a h.ostias.

    Al final, tampoco es que quede mucho que salvar. España es una madeja desenrredable a día de hoy, solo con certeros cortes quirúrgicos se podría aprovechar algo. El resto al basurero de la historia y a empezar de nuevo tras un juicio de “Burgos” donde se juzgue a todos y cada uno de ellos por alta traición (Borbones incluidos).

    España necesita una catarsis.

Comments are closed.