La historia de el explorador y oficial militar Ernest Henry Shackleton (Kilkea, Irlanda, 15 de febrero de 1874 – Georgia del Sur, 5 de enero de 1922) es una de esas historias que asombran a quien la conoce y que demuestran hasta qué punto el ser humano es capaz de conseguir metas que, cuando se plantean, parecen prácticamente imposibles.

Su primera experiencia en las regiones polares fue como tercer oficial de la Expedición Discovery (1901-1904) del capitán Robert Falcon Scott, de la cual tuvo que regresar prematuramente por motivos de salud. Determinado a resarcirse de lo que él sintió como un fracaso personal, retornó a la Antártida en 1907 como líder de la Expedición Nimrod. En enero de 1909 él y sus tres compañeros hicieron una marcha que les llevó al punto más meridional jamás hollado por el hombre en la Antártida, en la latitud 88° 23′ S, a unos 190 km del Polo Sur. Por este logro, a su vuelta a casa, Shackleton fue nombrado sir por el rey Eduardo VII.

Al no haber logrado su objetivo y ser el noruego Roald Engelbregt Gravning Amundsen el primero en conquistar el Polo Sur, Shackleton se propuso realizar otra expedición aún más arriesgada: cruzar la Antártida de extremo a extremo pasando a través del polo. Con ese objetivo organizó la llamada Expedición Imperial Transantártica. 

Como es lógico, para organizar una expedición de esa envergadura necesitaba a una tripulación que le acompañase y formada por hombres expertos en distintas materias, varios científicos, además de un camarógrafo que grabase toda la expedición. Con el objetivo de reclutarla, Shackleton decidió publicar un anuncio en el periódico. Lo curioso es que, el anuncio en cuestión avisaba claramente de todos los peligros y vicisitudes con los que se iban a encontrar y consiguió la respuesta de unos 5.000 candidatos:

Se buscan hombres para viaje arriesgado, poco sueldo, mucho frío, largos meses de oscuridad total, peligro constante, regreso a salvo dudoso. Honor y reconocimiento en caso de éxito. Ernest Shackleton“.

Finalmente fueron seleccionados 56 hombres y el 8 de agosto de 1914 partían a bordo del Endurance cargados de ilusión porque iban a hacer historia. La expedición no tuvo especiales problemas en llegar a las islas Georgia del Sur situadas en el Arco de las Antillas Australes del océano Atlántico sudoccidental.

Desde allí zarparon el 5 de diciembre de 1914 en dirección a la bahía de Vahsel en el mar de Weddell. En su viaje al sur pronto se topó con hielo, que ralentizó la navegación. Las condiciones se fueron haciendo más difíciles a medida que se adentraba en el mar de Weddell, hasta que el 19 de enero quedó inmovilizado en una banquisa de hielo. El 24 de febrero, cuando Shackleton fue consciente de que podían quedar atrapados hasta la próxima primavera, ordenó el abandono de la nave y su conversión en estación invernal.​ El navío derivó lentamente hacia el norte en los siguientes meses, pero la cercanía de la primavera y sus temperaturas más suaves iniciaron rupturas y movimientos en el hielo que pusieron el casco de madera del barco en grave peligro.

Hasta entonces Shackleton, había tenido la esperanza de que el barco pudiera navegar hasta la costa una vez quedara libre. Sin embargo, el 24 de octubre de 1914 el agua comenzó a penetrar en su interior y solo unos días después, en la posición 69° 5′ S, 51° 30′ O, Shackleton dio la orden de abandonar la nave diciendo «¡Se está hundiendo!». Hombres, provisiones y equipo fueron trasladados a campamentos en el hielo.84​ Finalmente, el 21 de noviembre de 1915 los restos del Endurance desaparecieron de la superficie.

Es a partir de ese momento cuando comienza el sufrimiento y la heroica supervivencia de este grupo de hombres comandados por un hombre, como Shackleton, que hizo gala de un optimismo contagioso y una capacidad de liderazgo que impidió que sus hombres perdieran la esperanza y se viniera abajo. Tenían que huir de la gran placa de hielo en la que se encontraban puesto que, con la llegada de la primavera acabaría desapareciendo y se hundirían en el mar.

Recogieron todo lo que pudieron del Endurance antes de que se hundiera, bajaron los botes salvavidas y a través del hielo y de crestas interminables arrastraron tres botes que, cada uno de ellos, pesaba una tonelada. Después de dos meses acampados en ese hielo que acabaría desapareciendo en el que permanecían esperando que su deriva les llevara a la isla Paulet, distante más de 400 km, donde sabían que había almacenes de suministros, el 9 de abril la banquisa en la que permanecían se partió en dos y Shackleton ordenó a su equipo embarcar en los botes salvavidas y poner proa a la tierra más cercana.

Después de cinco angustiosos días en el agua, los exhaustos expedicionarios desembarcaron en la isla Elefante, a más de 550 km del lugar en el que se hundió el Endurance. Era, además, la primera vez en 497 días que pisaban tierra firme. La preocupación de Shackleton por sus hombres era tal que cedió sus guantes al fotógrafo Frank Hurley, quien había perdido los suyos durante el viaje en bote, pero esta generosidad le costó al líder de la expedición la congelación de los dedos.

La isla Elefante era un lugar inhóspito, alejado de cualquier ruta marítima, razón por la que Shackleton decidió arriesgarse a emprender un viaje de casi 1300 km en bote abierto hasta las estaciones balleneras de las islas Georgias del Sur, donde sabía que encontraría ayuda. Eligieron el bote que parecía más robusto y le bautizaron James Caird.

El James Caird zarpó de la isla Elefante el 24 de abril de 1916 y en las dos semanas siguientes navegó por las aguas del océano a merced de tormentas marinas que amenazaban constantemente con volcarlo. El 8 de mayo, gracias a la habilidad de Worsley para la navegación, avistaron los acantilados de Georgia del Sur, pero vientos huracanados les impidieron llegar a tierra. El grupo se vio obligado a capear el temporal lejos de la costa para evitar estrellarse contra las rocas. Más tarde supieron que ese mismo huracán había hundido un vapor de 500 toneladas que había zarpado de Georgia del Sur en dirección a Buenos Aires.

Finalmente, el 9 de mayo de 1916 lograron desembarcar en la deshabitada parte sur de la isla. Tras un período de descanso y recuperación, y en lugar de asumir el riesgo de navegar hasta las estaciones balleneras de la costa norte, Shackleton decidió intentar el cruce de la isla por tierra por una ruta nunca antes transitada, ni siquiera por los balleneros noruegos.​ McNish, Vincent y McCarthy se quedaron en el punto de desembarco de la costa sur, mientras Shackleton, Worsley y Crean anduvieron en 36 horas los 51 km de terreno montañoso que los separaban de la estación ballenera de Stromness, a donde llegaron el 20 de mayo.

Shackleton envió inmediatamente un bote para recoger a los tres hombres dejados en la costa sur mientras él se ponía a trabajar para organizar el rescate de los hombres de la isla Elefante, que llevaban aislados allí cuatro meses y medio. Los tres primeros intentos de ir a por ellos resultaron infructuosos debido al hielo, que bloqueó los accesos a la isla. Solicitó ayuda al gobierno chileno y este dispuso para el rescate una escampavía de su armada, la Yelcho, comandada por Luis Pardo Villalón. La Yelcho y el ballenero británico SS Southern Sky llegaron a la isla Elefante el 30 de agosto de 1916 y evacuaron rápidamente a los 22 hombres, que llegaron a Valparaíso (Chile), donde una multitud les dio la bienvenida a la civilización.

En 1920, cansado de dar conferencias, Shackleton comenzó a considerar la posibilidad de una última expedición polar. Pensó seriamente en dirigirse a la enorme área inexplorada del mar de Beaufort en el Ártico, un proyecto al que el gobierno canadiense prestó bastante atención. Con los fondos proporcionados por un excompañero de escuela, John Quiller Rowett, compró el ballenero noruego de 125 toneladas Foca I, que él renombró Quest.​ Los planes cambiaron y el destino pasó a ser la Antártida en un proyecto que Shackleton definió como «una expedición oceanográfica y subantártica».110​ Aunque los objetivos de esta empresa eran imprecisos, se mencionaron el empeño de circunnavegar el continente antártico y la investigación de algunas islas subantárticas «perdidas», como Tuanaki.112​ Algunos de los antiguos miembros de la Expedición Endurance firmaron para volver con su anterior «Jefe» a pesar de que varios de ellos todavía no habían recibido sus salarios.112​ Rowett aceptó financiar toda la expedición, que fue nombrada Expedición Shackleton-Rowett.

La expedición partió de Inglaterra el 24 de septiembre de 1921, pero cuando el barco recaló en Río de Janeiro, Brasil, Shackleton sufrió lo que pareció era un ataque al corazón. Rehusó recibir atención médica y el Quest continuó hacia el sur hasta recalar en Georgia del Sur el 4 de enero de 1922. A primeras horas de la mañana siguiente, Shackleton solicitó en su camarote al médico de la expedición, Alexander Macklin, a causa de dolores en la espalda y otras molestias. Según contó Macklin, le dijo a Shackleton que había estado haciendo demasiadas cosas y que debía tratar de «llevar una vida más tranquila», a lo que el explorador le respondió «Siempre me dices que renuncie a cosas, ¿a qué debo renunciar?». «Principalmente al alcohol, Jefe», le respondió Macklin. Momentos después, a las 2:50 a.m. del 5 de enero de 1922, Shackleton sufrió un ataque al corazón y murió.

Como habrán podido comprobar leyendo esta fantástica historia, quien quiere puede. Y quien quiere puede con casi todo, como estos hombres valientes que nos dejaron esta muestra de valor, coraje y resistencia a principios del siglo XX. No se pierdan, cuando tengan tiempo de verlo, este extraordinario documental en el que se muestra toda esta gesta con imágenes y muchos más detalles.

Tumba de sir Ernest Shackleton en Grytviken, Georgia del Sur.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Nos viene en mente los viajes de José María Elcano…en otra época y con otro tipo de recursos.El ser humano es increíble.Y sin embargo el viaje en el que estamos inmersos,el de la falsa pandemia,adónde nos va a llevar?.Por cierto hacen también PCR en la Antártida?.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here