La Ley de Vagos y Maleantes fue un gran producto de la Segunda República

Aunque mucha gente no lo sepa, la Ley de vagos y maleantes fue un gran producto de la Segunda República. No del Franquismo. Y para una cosa que hicieron bien en ese Régimen tan turbulento que tuvimos (en realidad hubo muchas más cosas), no me parece normal que se intente ocultar o incluso traspasárselo a Franco. De hecho, cada vez somos más los que creemos que se han invertido las tornas. Y en este momento, los vagos y maleantes son los reyes del mambo en el Régimen presente: todo tipo de ayudas, impunidad y hasta puestos políticos les son reservados a los más vagos, inútiles y mezquinos de nuestra sociedad.

La oposición sólo sirve para distraer a los peperos de toda la vida

No hay más contemplar quiénes son los salvadores de la Nación. Realmente cualquiera puede ser Jefe del Estado, del Gobierno o de la tan cacareada oposición, término que no se entiende cuando todos los partidos están de acuerdo en todo. En especial en lo que se refiere a crear un marco de impunidad total para todo tipo de delincuentes, de mayor o menor entidad, empezando por los okupas, que sin duda son los niños bonitos de un Régimen expropiador y ladrón. Porque la oposición sólo sirve para distraer a los peperos de toda la vida y crear una ficción de que hay alternativa a lo que tenemos, pero la realidad de la calle y de cada día es muy distinta: la gente ha perdido completamente la esperanza en que las instituciones les vayan a resolver ninguno de sus cada vez más abundantes problemas.

Ninguno de los llamados líderes políticos ha trabajado en su vida

La realidad tozuda es que ninguno de los llamados líderes políticos ha trabajado jamás en su vida. Son unos auténticos don nadie cuyo historial de cotizaciones se parece a los de cualquier delincuente común, con la diferencia de que tienen menos días trabajados que ellos. Y esto que digo se puede comprobar en la Wikipedia cuando uno busca la hoja de vida de personajes tan salvadores y patriotas como Casado, Adriana Lastre, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias o Abascal. Siempre viviendo de lo público. Siempre en una desconexión total con lo que es la vida real económica de su país.

Qué nos podemos esperar de personas sin oficio ni beneficio

Pero, ¿qué nos podemos esperar de unas personas sin oficio ni beneficio, pero que les gusta vivir como si fueran los marqueses de Chorrapelada? O de Galapagar, que es lo que está de moda. El caso es que aquí hay una casta de sucedáneos de estadistas, que nunca han tomado ninguna decisión en su puñetera vida, pero que están muy bien para decorar y convencer a las viejas del PP de que todo puede ir bien. El desencanto es total y en la izquierda sociológica son más conscientes de este tema, me parece, aunque a la hora de la verdad se la envainar como siempre y tragan con todo.

Un partidito que no sea de izquierdas ni de derechas y que tenga tíos y tías buenas: la solución

La verdad es que me sorprende haber acertado de pleno en las perspectivas que realicé hace ya más de 12 años, cuando empecé a involucrarme un poquito más en el tema de la política y conocí de cerca incluso los entresijos de diferentes partidos del arco de la derecha. Fue en Madrid, en los años posteriores al 11M, donde también conocí muy de cerca lo que era la izquierda con sus correspondientes ultras. Y la conclusión que saqué de todo esto fue lo que le oí decir a un paisano mío que entonces militaba en el PP, el típico pijo santanderino, que aspiraba por aquéllas a un puestito en la organización de esa banda de corruptos:

Si ahora sale un partido que no sea de izquierdas ni de derechas, se lo lleva todo.

Una conclusión a la que añadí yo lo siguiente:

Pero no te olvides de poner ahí unos cuantos chicos y chicas guapetes, aunque sean meros actores, que sólo den el pego, porque la gente es tan imbécil que sólo por eso les van a votar.

Podemos es todos los lobbies habidos y por haber en perfecta fusión

Como podemos observar, el tiempo me ha dado la razón. Porque he aquí que hemos tenido y seguimos teniendo a toda una pléyade de buenos para nada que se han ido incorporando a los partidos de siempre y a sus respectivas marcas blancas, que en efecto no son ni de izquierdas ni de derechas ni de nada, por la sencilla razón de que lo único que son es basura. Me estoy refiriendo por supuesto a todas y cada una de esas absurdas marcas de marketing puro, incluso con esas y esos bellezones que no están ahí para nada más que para decorar: que si Arrimadas, Pedro Sánchez, Rivera, Olona, etc.

Y alguien dirá: pero, ¿qué pasa con Podemos? ¿Por qué no hay nadie allí que sea medianamente atractivo aparte de la pija insulsa de Montero? Incluso con personajes que parece que han sido seleccionados por sus minusvalías, como Echenique o su sucesor (Raúl Gay). La razón es sencilla: Podemos es el partido que más se parece al Sistema como tal y su función aquí es hacer de escaparate de lo que se nos viene encima cada día. Todos los lobbies habidos y por haber en perfecta fusión. Por eso no hace falta que les vote nadie para que estén ahí, porque en una dictadura no hace falta que se vote nada. Y ya dijo Stalin que, por cierto, era un gran demócrata admirado por esta gente, que no importa quién vota sino quién cuenta los votos. Y esto lo demuestran los silenciados pucherazos de 2019, en los cuales la derechita cobarde se dejó ganar por esa morralla rojimorada.

Los antisistema del sistema: avanzadilla del Nuevo Orden Mundial

Está claro que el Sistema se siente mucho más cómodo colocándonos ya directamente a los verdaderos representantes de sus pervertidas ideas y presuntos colectivos:

-Okupas que adelantan la dictadura del no tener nada propio. En definitiva, esos antisistemas del sistema.

-Mezcodanza total de todo tipo de personal, autóctono y sobre todo foráneo, para que el caos social sea más operativo.

-Promoción de las conductas más delictivas y aberrantes en el nombre de los lobbies más ridículos que pueda haber, pero organizados desde el Estado.

-Presuntos ecologistas que se dedican a boicotear el suministro energético de nuestro país (Greenpeace).

-Asesinos pederastas y violadores que pueden circular libremente y hasta frecuentar los parques donde juegan los niños.

-Manadas de salvajes violadores y asesinos (véase el caso de la paliza de muerte al chico de Amorebieta).

-Delitos de odio como nueva y delirante prioridad del Estado y marco legal para incluir aquí toda una serie de discriminaciones que van contra la mayoría del país casi siempre. ¡Qué casualidad!

-Persecución de toda idea personal o colectiva, sentimiento religioso o nacional, espíritu familiar y cualquiera otra realidad que se oponga los dictados del Nuevo Orden Mundial.

El santanderino pepero que se preparaba para ser uno de los actuales vendepatrias del PP

Por cierto. El santanderino pepero del que se hablaba antes, que se estaba preparando para ser uno de los actuales vendepatrias del PP, tenía por entonces dos preocupaciones en la cabeza: terminar la carrera cuanto antes para incorporarse a esa organización corrupta que ahora se cree que cambiando de sede nos vamos a olvidar de todas sus lindezas. Y por el camino había que hacer bien la pelota a Ana Botella y a toda esta gente, por supuesto. Y vuelvo a mi pregunta recurrente en este artículo:

¿Qué nos podemos esperar de gente que asume perfectamente que servir a la nación es optar a una oposición en un partido por los méritos de bajarse los pantalones cuanto haga falta con tal de figurar y ascender? ¿De verdad podemos creer que este tipo de personas tienen la valía personal y van a asumir los riesgos que supone servir de verdad a la sociedad?

Lo que digo yo siempre: mientras unos aportamos nuestro idealismo y sólo asumiendo los riesgos y las patadas que nos puedan dar hay otros, mucho más prácticos, que se forran literalmente a costa de ser las muñequitas de la banca y otros poderes fácticos.

Que vuelva al Código Penal el agravante de ser vago

Para ir terminando, en recuerdo de días mejores, quiero hacer constar aquí una pequeña anécdota pero que creo que será muy ilustrativa. En la investigación histórica que remató en el libro de Los cuatros naufragios del Capitán, sobre el Santander de la época de los vapores, observé lo siguiente. Que en el caso de un famoso asesinato que se produjo en nuestra ciudad, allá por 1906, a los cargos de asesinato se unía el de vago, porque al homicida no se le reconocía oficio ni beneficio alguno.

En definitiva, era un agravante al crimen en sí. ¿Os imagináis que pudiera pasar esto hoy en día? Que aparte de la corrupción sistemática en que están involucrados, cada uno de estos personajillos, se les pudiera acusar de lo que son, previo a todo: unos vagos redomados, pero con muchas ganas de vivir bien. Auténticos gitanos señoritos. Y lo mismo para sus congéneres del submundo del crimen común, que en España tienen su panacea. 

En las sedes de los partiditos de izquierda se ofrecían a ayudarme cuando les decía que yo era un delincuente perseguido por la ley

Me parece una muy buena idea el recuperar ese cargo tan interesante en el Código Penal, porque no puede haber gente por ahí suelta que se dedique a no aportar nada a la sociedad y encima querer vivir de ésta y delinquir, para colmo, porque esos señoritos y señoritas no tienen otra puñetera cosa que hacer con su vida. Esa auténtica escoria social que lo es porque se les permite y fomenta desde el Estado, como vengo de demostrar recientemente con mis llamadas a los distintos partiditos y en concreto los de izquierda, que incluso se ofrecían a ayudarme cuando les decía que yo era un delincuente ocupa perseguido por la ley y chorizo. Y los partidos de la derechita cobarde a los que también he llamado, por supuesto, por su parte estaban en lo mismo, aunque de forma mucho más indirecta y disimulada.

¿Cómo los corruptos y delincuentes “de arriba” van a perseguir a sus congéneres del hampa de abajo?

Lo único que se necesita para ser político es ser un vendido y tener rodilleras

En la República Romana y también en el Imperio era necesario pasar muchos años en el Ejército, pegándose con los bárbaros a diario, para tener derecho a lo que se llamaba la carrera de los honores. Así era como nuestros antepasados se aseguraban de que quien llegase a los puestos políticos lo hiciera por méritos propios y tras haber demostrado su patriotismo, cosa que por supuesto no pasa hoy en día. Porque en esta actualidad que tenemos, para merecer la carrera de esos honores públicos, lo único que se necesita es ser un auténtico vendido y tener rodilleras que sean confortables. Qué vergüenza que se llamen ministros y presidentes y reyes unos personajes que no hacen para nada honor a los que sirvieron a la Patria e incluso murieron con las botas puestas, en esos mismos cargos que deberían ser de honor.

Cinco presidentes del Gobierno español fueran asesinados en 100 años

La gentuza que de verdad lleva las riendas de todo esto ha desprestigiado el Estado hasta el punto de que ser Presidente o Ministro es una auténtica vergüenza, que cualquier persona con un mínimo de honor rechazaría. Pero esto no siempre ha sido así y en los últimos tiempos, como muestra de la que siempre se olvidan, nada menos que cinco presidentes del Gobierno español fueron asesinados en 100 años: Prim, Cánovas del Castillo, Canalejas, Eduardo Dato y Carrero Blanco. Todos ellos entre 1870 y 1973.

Y eso no pasó porque se portaban bien con el verdadero poder internacional, sino porque se portaron muy bien con la mayoría social de su nación. Porque nos libraron de muchísimas guerras, impuestos injustos, corrupción política y otras plagas que son inherentes al Sistema como tal. Por eso fue que lejanas logias anglosajonas tramaron su muerte desde Washington, Londres o París, aunque usaran para ello sicarios autóctonos o algún otro mercenario en nómina.

El hombre sabio no debe abstenerse de las tareas del Gobierno

Que, por cierto: la mano de obra poco cualificada que ejecutó estos magnicidios, por cuenta de ese sistema internacional, otros que los famosos antisistemas de siempre. Anarquistas y comunistas y demás héroes populares, en definitiva, esa gentecilla que siempre sirve al poder bajo los nombres actuales de libertarios, okupas, originales, contestatarios, revolucionarios, subversivos y hasta abiertos de mente.

Y por esto acabo con una cita de Epicteto:

El hombre sabio no debe abstenerse de las tareas del Gobierno del Estado, porque es una negligencia renunciar a ser útil a los necesitados y una cobardía ceder el paso a los indignos.

 

4 Comentarios

  1. España no es el pais para los vagos y maleantes es que es un pais de chalados donde te juzga un chalado, te vigila un chalado y te gobiernan chalados es un pais tan asqueroso que ninguno es legitimo ya dan ganas de sacudirles unos buenos soplamocos a todos desde los de la toga, los del congreso y cualquier payaso periodista o falso sanitario.

    • No. España es una nación incomparablemente maravillosa. Y haber nacido español es un regalo de Dios añadido al de la vida. Lo que ocurre es que España es el país más ACOMPLEJADO de la tierra. Ser español es pertenecer a la condición extrema de la criatura de Dios. El español o es santo o es demonio encarnado. Aquí no hay término medio. España es la tierra de la pasión encencida. Y los complejos los crea el demonio y sus gentes, la estirpe de la serpiente, la raza de Belial y la cizaña de la tierra, que está esparcida por todas partes y no hay rincón en el que ya no mande. Y los acomplejados odian España como odian verse asociados a su pasado incomparablemente glorioso y católico (ninguna nación ha querido durante siglos más a Dios, Jesucristo Nuestro Señor). Sí, así es. España, en su población hoy ya muy “europeizada” (o mundanizada) ha renegado en los últimos cuarenta años de Dios mismo y de su pasado, como Jerusalén, que un domingo acogió al Señor con palmas, un viernes lo condenó con el ¡crucifícale!. Y eso tiene unas consecuencias horrorosas. Eso nos ha traído el actual infierno. No se puede perder la fe. No se puede dejar que los vendavales del demonio nos zarandeen como si fuesemos plumas. Y los españoles siempre fueron fieles a Dios, hasta que el demonio les arrastró a la pérdida de fe actual, a ser su veleta, su pelele, etc. Solo unos pocos enrocados y cruzados resisten.

  2. 25% de educación en español en España.

    Y eso lo dice un tribunal o lo que sea.

    Es.decir que unos padres españoles no pueden educar a su hijo en español.

    ¿Están locos o son unos cobardes corruptos?

  3. A decir verdad, vagos los hay en la política, entre los burócratas o funcionarios y entre los profesionales, empleados y empresarios. Poco porcentaje de población hoy, puede afirmar que se ha levantado a las 6 de la mañana para ordeñar vacas, podar viñas, arar con un par de bueyes, bajar 100 metros sobre la superficie a sacar antracita de las entrañas de nuestra tierra, pasar meses pescando en alta mar, trabajar en fundiciones, trabajar en construcción subido en andamios o con pico y pala o haciendo encofrados cuando los sacos de cemento pesaban 15 kilos más que hoy, o cargando camiones, conduciendo 12 horas diarias un camión, etc., etc., etc.
    Hoy hay muchos directivos de empresas que no han sudado jamás trabajando. Esa es la verdad. Los hay que ni tan siquiera han empuñado un fusil jurando defender España con su propia vida si fuese necesario. Y entre los ricos y poderosos, tanto política, como económica y financieramente, la desidia, la holgazanería y la pereza o vagancia, es descomunal. Decir otra cosa es mentir con todo descaro, como hace Lucifer y sus vástagos.
    Y el hombre sabio ha de ser humilde y conocer que su mandato sobre la nación es inminente. Que su poder no viene de los votos, es decir, del engaño, la mentira, la manipulación y la hipocresía sin freno, sino de Dios Todopoderoso, Juez justo, por encomendarle a él esa misión ETERNA. Hasta entonces ha de hacer acopio de paciencia. No queda otra.

Comments are closed.