libros

Lo que en este año 2021 llamamos “lenguaje inclusivo” y su adalid Irene Montero Gil, fue ya planteado en los primeros días del año 2018, en cuya fecha la Revista TE, del sindicato CCOO, y la página web de la federación de Educación de CCOO publican un “estudio” titulado “Breve decálogo de ideas para una escuela feminista”, firmado por la “artista, investigadora y educadora” Yera Moreno, y por la profesora de la Facultad de Educación de la UCM Melani Penna, formado por 19 puntos en los que piden “eliminar” libros de Neruda, Arturo Pérez-Reverte o Javier Marías, utilizar el “género neutro” con la “e”, o “prohibir el fútbol en los patios de recreo”, bajo la introducción de que la escuela “es, puede ser y debería ser” un “espacio para la revolución social, para la transformación y la subversión”. Como se ve, la impronta marxista actual es el desarrollo de un programa elaborado hace años, bajo diferentes nombres y “marcas blancas”, para acabar con la paz y tranquilidad que hasta entonces disfrutábamos y que, inexorablemente, se quiere implantar en nuestro país.

[Conoce las oportunidades de empleo internacional de Roche Bobois]

Ni quito ni pongo rey, copio la letra para que cada uno interprete la música que más le guste.

  1. Formar al profesorado de los centros en feminismo.Un programa básico de formación del profesorado en feminismo debería incluir, al menos, los siguientes contenidos: historia del feminismo; importancia del lenguaje inclusivo; uso de un lenguaje no excluyente; desaprendizaje de la competitividad, el machismo y el heterosexismo; consentimiento y maneras de relacionarse positivamente; toma de la palabra desde la escucha y el diálogo; cuidados y afectos.
  2. Emplear en el centro por el conjunto del profesorado un lenguaje no machista, usando el femenino para hablar o el género neutro con la “e”, por ejemplo, “todes”.
  3. Incluir, al menos, la misma cantidad de libros escritos por mujeres que por hombres en el currículum de Lengua y Literatura. Ejemplos de libros y/o autoras clásicas y modernas a incluir: Virginia Wolf, María Zambrano, Emily Dickinson, Marta Sanz, Jeannet Winterson, Ali Smith, Clarice Linspector, Sarah Waters, Alice Walker, Margaret Atwood.
  4. Incluir, al menos, la misma cantidad de mujeres filósofas que de hombres filósofos en el temario de Historia de la Filosofía.Ejemplos de mujeres filósofas a incluir: Marina Garcés, Judith Butler, Donna Haraway, María Zambrano, Hipatia de Alejandría, Mary Wollstonecraft, Hannah Arendt.
  5. Feminizar la historia del arte y la cultura: existen artistas, cineastas, historiadoras del arte, fotógrafas. Nómbralas, da a conocer su trabajo. Aquí algunos nombres, para empezar: Dora Maar, Artemisia Gentileschi, Sofonisba Anguissola, Mary Cassatt, Claude Cahun, Esther Ferrer, Adriane Pipper, Zoe Leonard, Camille Claudel, Ana Mendieta, Tamara de Lempicka.
  6. Cambiar el currículum en Ciencias, habla de ellas, de sus investigaciones y aportaciones a la física, la matemática, la medicina, la astronomía. Porque Marie Curie, Ada Lovelace, Rachel Carson, y otras muchas, existieron.
  7. Eliminar libros escritos por autores machistas y misóginosentre las posibles lecturas obligatorias para el alumnado. Ejemplos de libros y/o autores machistas a eliminar de los temarios: Pablo Neruda (Veinte poemas de amor y una canción desesperada), Arturo Pérez Reverte y Javier Marías (cualquiera de sus libros). Habla de la faceta misógina de ciertos autores como Rousseau, Kant, Nietzsche. Y a mí que este párrafo y el vocablo “eliminar” me huele a la Inquisición, a la Revolución Francesa, a la Revolución Bolchevique y a Hitler.
  1. No separar los baños entre hombres y mujeres.

 

  1. El currículum de Educación Física debe ser común al conjunto del alumnado. Los criterios de evaluación podrán ser diferentes en función de muchos factores, pero en ningún caso, porque la persona que vaya a ser evaluada sea mujer u hombre.
  2. Desheterosexualizar la escuela. No des la heterosexualidad por supuesta, plantéate que el mundo es enormemente diverso, y una escuela también.
  3. Tener asignaturas específicas de educación sexual, así como de equidad de género en todos los cursos de todas las etapas. Estas asignaturas específicas contemplarán, además, la formación obligatoria del profesorado en estas materias.
  4. Prohibir el fútbol en los patios de recreo. Hagamos del patio un espacio amigable, donde todo el mundo pueda ocupar, transitar y habitar ese espacio común. Dejemos fuera esos juegos competitivos que monopolizan los espacios y excluyen a quienes no participan en ellos. ¿Por qué pistas de fútbol y no pistas de baile?
  5. Eliminar los códigos de vestimenta. Enseñar, mediante talleres y en las clases, tanto al profesorado como al alumnado, a respetar a las personas, independientemente de cómo vayan vestidas. Desechemos ese prejuicio misógino de pensar que ciertas personas visten para provocar a otras. Entiende que la vestimenta, y lo que hagamos con nuestros cuerpos, forma parte de la libertad individual de cada cual, y no tiene nada que ver contigo.
  6. Eliminar la asignatura de Religión católica, porque una escuela feminista es una escuela, necesariamente, laica.
  7. Cambiar el currículum de Historia, que ha de contar la historia de las
    mujeres y los colectivos minorizados.
  8. Prohibir las canciones machistas en la banda musical del centro.
  9. Emplear música feminista en los centros de enseñanza. Por ejemplo, se pueden escuchar cantantes como Rebeca Lane, Crudas Cubensi, Kumbia Queers, Viruta, Alicia Ramos, La Tía Julia.
  10. Cambiar los nombres de los centros educativos. Eliminar todos aquellos nombres de centros que sean católicos o hagan referencias a militares, políticos o juristas y sustituirlos por nombres de mujeres representativas del movimiento feminista o por nombres de elementos de la naturaleza.
  11. Haz tu propia biblioteca feminista en tu centro. Lee el libro Una habitación Propia, de Virginia Woolf, y lo entenderás. Compra libros escritos y protagonizados por mujeres. Establecer a través del claustro que en el plazo de tres cursos académicos tiene que haber una cantidad similar de libros escritos y protagonizados por mujeres que de protagonizados por hombres en la biblioteca del centro.

No sé si los jóvenes de hoy saben quién fue Marcelino Camacho, fundador y primer secretario general de Comisiones Obreras (CCOO) y lo que representó en el sindicalismo prohibido en los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, infiltrándose en los sindicatos verticales del régimen franquista, y su papel en la Transición, por el que fue distinguido con la Orden del Mérito Constitucional en 1988. Y el recuerdo que muchos tenemos del jersey de lana que le tejió su mujer, Josefina, para paliar el frío que hacía en la cárcel de Carabanchel, dónde estuvo recluido nueve años.

Hoy debe estar removiéndose en su tumba, pensando en el conglomerado de canonjías de adicción, malos trabajadores refugiados en paraguas sindicales, subvenciones y gente que vive del cuento, de la teoría, de si una mesa se halla a noventa o a cien centímetros de la otra, mientras se estanca el sueldo del obrero y los abusos laborales son mucho más evidentes que aquellos que había durante su etapa de activista sindical.

Eso sí, ni una sola manifestación ni reivindicación sindical frente al aumento habido del paro, la subida exponencial de precios de la luz, del gas y de la cesta de la compra desde que está el social-comunismo en el Gobierno, pero ahora dice Yolanda Díaz que “sacará los sindicatos a la calle” si no se autoriza la derogación de la Reforma Laboral. Es la democracia de la izquierda radical.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorMuere un miembro del equipo de grabación de la nueva entrega de Indiana Jones en una habitación de hotel por “causas naturales”
Artículo siguienteEspaña, capital Lisboa
Antonio Campos
Antonio Campos nació en Ciudad Real, en la España del queso amarillo y la leche en polvo de los americanos. Licenciado en Económicas, Diplomado en Humanidades, PDG por el IESE. Ha trabajado durante muchos años en un importante grupo multinacional del sector financiero, al que reconoce estar agradecido por haberle dado la oportunidad de desarrollarse profesional, académica, personal y humanamente. Conseguida cierta estabilidad profesional y dineraria, volvió a su verdadera pasión de juventud, escribir; desde entonces, han sido cuatro libros y unos dos mil artículos de opinión, económica y política, publicados en diferentes medios de comunicación, pretendiendo conjugar la libertad individual o personal (el progresismo) con la libertad económica (el conservadurismo), elogiando las ideas y no las ideologías. Y lo hace, dice, pretendidamente independiente, ideológica y socialmente, con la libertad de quien tiene libre el tiempo, el pensamiento y la palabra.

7 Comentarios

  1. Estas femirretrasadas no son más que otra vía de ataque para la aniquilación de las sociedades, las naciones y los individuos. Las utilizan, y quienes las utilizan son los mayores misóginos de la creación, y además nos ponen a huevo para la invasión definitiva de los segundos más misóginos. Los más de la naturaleza, pues ninguna especie animal somete al otro sexo sistemáticamente, si excluimos algún primate.

    Ya tenemos una sociedad infantilizada y banal, y ahora se intenta dejarla feminizada, pero con lo peor de los peores ejemplares femeninos y ninguna de sus virtudes. Es decir, en estado de debilidad máxima. Y no es casual, es planeado por ‘ellos’.

    Y poner paridad de aportaciones en el estudio de filosofía, ciencias y literatura es el equivalente a quemar libros, porque nos guste o no y haya sido justo o no (no), la historia ha sido como ha sido, y las aportaciones de valor han sido en la proporción que han sido. Si ahora metes material forzado “de cuota”, tiene que ser necesariamente eliminando material de calidad. El resultado sólo puede ser una sociedad cuyo ciudadano medio-alto en el mejor de los casos responda al perfil de una Irene Montero o un Alberto Garzón, con las chicas “complacientes” de la Cruz Roja como única línea ante la llegada masiva de “aquelles” de Igualada. El principio del fin. La nada.

  2. Esta gente de comisiones obreras y demás ralea no tienen razón de existir, solo comen a base de nuestros impuestos y actúan en plan Metamafia , que es lo que son unos mafiosos que se han cargado el tejido industrial español, en otro tiempo de los primeros del mundo, ellos y su PISOE, partido criminal donde los haya, desde que Felipin entro en el poder solo hicieron destruir a España, esos mal llamados sindicatos que en realidad les importa un comino el trabajador mientras ellos se vayan de mariscos y fiestas a ttuti plen. Pero de esos polvos de la transición han nacido estos lodos o más bien lodazal. Cuando se ha visto una Ministra de trabajo que no ha dado un palo al agua en su vida. Que experiencia tiene dicha Menestre, salvo retorcer el idioma dramáticamente para sentirse más guay, a parte de hacer la idiota que lo es. Y una Ministra de Igualdad que su único curriculum a parte de la subversión de masas de borregos ha sido el de cajera de supermercado y además supliendo, con todos mis respetos hacia las cajeras de supermercado, que realizan diariamente una buena labor. ¿Con este gobierno de incompetentes donde vamos ?. Puestos ahí a dedo para que un felón siga en la Moncloa con sus 1.200 cargos asesores de libre designación y un ejercito de afiliados en todas las empresas publicas. Dice el comentarista que si Marcelino Camacho levantara la cabeza, le vuelvo a recordar que de aquellos polvos son este lodazal de criaturas que estarían en el paro si no fueran mal llamados politicos. Saludos

    • – A los sindicatos no les importan los obreros, como demuestran las mariscadas, prostitutas y coca con el dinero destinado a mejorar la situación de los segundos, o la cantidad de empresas que prefieren cerradas.

      – A las femimarxistas no les importan las mujeres, como demuestran los silencios o las “condenas” con la boca pequeña ante los ataques salvajes dependiendo del agresor.

      – A los LGTBI no les importan los homosexuales, como demuestran atacando a los que lo son pero no se pliegan a su extorsión victimista.

      – A los de las mareas blancas no les importan los pacientes, como se puede ver en la huelga encubierta que vienen trayéndose con la excusa del “covid” (¿a nadie le ha llamado la atención lo calladitos que están?) y que tanta enfermedad y muerte está provocando.

      – A los de las mareas verdes no les importan los alumnos, como se desprende de la cantidad de clases que pierden con sus huelgas y chorradas, o el tiempo que dedican al activismo ochentero y al adoctrinamiento vacuo.

      – A los socialistas y comunistas no les importa la verdadera justicia social ni el verdadero PROGRESO, como puede verse en su afán en convertir el sistema educativo en una fábrica de borregos semianalfabetos y agresivos.

      – A los “buenistas” no les importan los inmigrantes, como resulta obvio cuando se olvidan de ellos tras la foto melodramática a pie de muelle y se ponen a esperar a otros, palo de selfie en mano.
      Etc, etc, etc. Por supuesto, menos aún les importan las víctimas de los peores ejemplares cuya llegada fomentan. Así que no serán tan “buenos”…

      Todo es Engaño, y la naturaleza: el parásito farsante o alienado viviendo abusivamente del verdadero currante. El Engaño ha hecho que el primero tenga todo el control.

      • * Las mareas verdes también están muy calladitas, con los alumnos sometidos a régimen de Guantánamo y los “recortes” y aumentos de precios de electricidad y suministros, que los directores de colegios e institutos también tienen que pagar facturas. Pero es que ahora tienen un gobierno “de progreso”.

  3. Mensaje al Sr. Villacorta, como fiel lector del Diestro debería resolver el problema de los que comentamos por aqui, los textos hay que subirlos una media de tres veces hasta que se quedan. Reviselo

    • Acabo de poner un comentario, diciendo lo mismo que ustd, ¡y se ha ido al carajo!
      De verdad, corrijanlo, o tenré que dejar de comentar nada, pues no estoy para perder el tiempo.
      Gracias.

Comments are closed.