Uno de los personajes más insoportables que nos ha dejado la pandemia es el pesadísimo César Carballo. Se ve que al tipo esto de la fama y el dinero fácil que dan las televisiones le está gustando más de la cuenta y se ha venido arriba. Este tontodólogo, este sabelotodo experto de nada, ahora pretende darnos consejos sobre todo lo que haya alrededor de nuestras vidas, consejos falsos, pero es que la tele le gusta más que a un tonto un lápiz.

Y ya la última noticia sobre “su persona” de la que hemos sido informados todos a través de las televisiones por parte de este mamarracho nos ha dejado con la boca abierta. Atentos al titular de Onda Cero: “César Carballo ha anunciado que visitará la isla para estudiar los gases del volcán y su impacto en las personas más expuestas a ellos”.

Como verán hace de todo, menos aquello por lo que le pagan. ¿Pero no habíamos quedado que era urgenciólogo en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid? Tendrán que estar sus compañeros encantados con él porque excepto ponerse ese trapo que lleva en la cabeza siempre que sale en la tele y el fonendoscopio encima de los hombros como para hacer que hace, dudamos que de palo al agua en el sitio en el que lo tiene que dar. Lo dicho, más pesado que una vaca en brazos.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Puntualización: “tontodólogo” quizás no sea la palabra más adecuada para describir a este sujeto. Un tipo capaz de aprovecharse del clima imperante en la Nueva Subnormalidad para sacar pasta de cualquier tema, puede describirse como despreciable, pero de tonto no tiene un pelo.

  2. El Carallólogo busca una salida de distracción. Va a agarrarse a cualquier cosa alejada del covis y los pinchazos interminables (de lo que ya no sabe ni cómo librarse, y mira que lo intenta), simulando ser un docto médico y científico que se desvive por la salud del prójimo. Ni siquiera se atreve a hacer mutis por el foro sin más.

    Si ahora dicen que las caras de Bélmez o la niña de la curva se están dedicando a infartar a los lugareños, porque ahora están aumentando los infartos y los ictus por motivos misteriosos dignos de Cuarto Milenio (ironía), p’allá que se irá con el besugo friki y la marujona cosmética de la Porter.

    Esta es la fauna que nos está aniquilando.

Comments are closed.