aperitivo

Escribo esta reflexión el 20 de Noviembre y, como es de bien nacidos ser agradecidos y yo lo estoy, no tengo más remedio que recordar lo que esa fecha, para bien o para mal, según quien lo vea, significó para España.

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

No me voy a extender en las efemérides del día y me limitaré a recordar lo que en tres artículos, de los que dejo los respectivos enlaces, dije durante tres años consecutivos. En 2016 escribía sobre la muerte de José Antonio Primo de Rivera y Francisco Franco y lo que ya se veía que podía ser la de España después del esfuerzo de nuestros padres y abuelos por subsanar el desastre al que la había llevado la Segunda República en los años 30 del siglo pasado y del buen intento de 1978. Le dejaba una pregunta a Mariano Rajoy, del que también muchos esperábamos bastante más tras esa mayoría absoluta que le dimos en 2011. Una mayoría que Esperanza Aguirre definía el pasado jueves como “la mayoría absoluta más desperdiciada de nuestra democracia”, en la charla a la que lla invitó el Aula Política del CEU. Con el mismo motivo, en 2017, dejaba esta nueva reflexión y recordaba los legados que ambos personajes nos dejaban en sus respectivos testamentos, demostrativos de un amor a España casi impensable en los políticos de hoy. El escenario empeoraba después del breve, pero real, golpe de Estado catalanista del 1 de Octubre –otro más–. Por último, en 2018, con un paso más en la deriva de España tras la moción de censura que una “morcilla” jurídica y el apoyo de todos los enemigos de España nos depuso al peor presimiente de la historia, dejaba esta tercera reflexión. Resaltaba la esquela de Luis Alfonso de Borbón a su bisabuelo: “Te fuiste hace 43 años –hoy ya 46–, pero estás más presente que nunca. Tus enemigos y unos traidores a la patria no te olvidan, ni cesan de mencionarte” y repetía la frase “España es el país más fuerte del mundo. Lleva siglos queriendo destruirse a sí misma y todavía no lo ha conseguido”, atribuida al Canciller Otto Von Bismarck, que ojalá se cumpla en el resultado y siga sin destruirse.

Hasta aquí los recuerdos de las efemérides citadas y padeciendo de lleno “los lodos que trajeron esos polvos” vamos a la cruda realidad que supera la peor ficción que la más retorcida mente comunista pudiera desear para consumar su venganza, ochenta y dos años después de su derrota de 1939.

La última semana ha sido intensa informativamente hablando –imposible siquiera citarlos– y no  parece que vayan a ser menos intensos los próximos días.

Veníamos de la aparente rebeldía de voto por los tal vez indebidos acuerdos –otrora deseables– para elegir nuevos miembros del Tribunal Constitucional y del Tribunal de Cuentas que, según Pablo Casado, de acuerdo con la Constitución, no son órganos judiciales. Puede ser así, pero no es menos cierto que, al menos el TC, decide sobre sentencias del Tribunal Supremo, otra aberración de este sistema que nos dimos con la mejor intención. Pero la acción planificada de unos y la omisión de otros, se ha ido prostituyendo con la siempre “diligente” ayuda de los nacionalismos que sí que conocían muy bien las costuras hilvanadas del sistema.

También fue notorio el show –aquelarre lo llamaron algunos malvados periodistas– en Valencia de las cuatro “jinetas” de la poca sustancia socialcomunista. Concurrían la vicepresidente Yolanda Díaz (Unidas Podemos); Mónica Oltra, vicepresidente de Valencia; Ada Colau, alcaldesa de Barcelona;  Mónica García, portavoz de Más Madrid, y la invitada de la morería ceutí Fatima Hamed, portavoz del Movimiento por la Dignidad –curiosa hipérbole viniendo de una mujer musulmana– y la Ciudadanía de Ceuta. Un cónclave feminazi que sus fans ven como una futura plataforma electoral para aglutinar la izquierda ahora que Podemos pinta regular. No se supo una sola propuesta pero eso sí, fue muy feminista, progresista y comunista y estaban todas y “todes”, pero no se vieron todos.

El martes, previo al consejo de ministros –eufemismo para enmascarar el ordeno y mando del rey del postureo y el decreto– don Pinocho Sánchez convocó a seis ministros –los del área económica, dijeron– y a los representantes de sus sindicatos amigos. Parece que querían dar la idea de “unidad” que no se creen ni ellos ni Bruselas –donde pactan una cosa distinta a la que nos venden a los españoles–. El lunes anterior habían acordado la reforma laboral y del sistema de pensiones con una subida de cuotas que no secundaron las organizaciones empresariales, únicas capaces de crear empleo productivo, de lo que el Sr. Falconeti y sus lacayos no parecen querer enterarse.

Hablaron de un nuevo eufemismo político, el Mecanismo de Equidad Intergeneracional, cuyo acrónimo M. E. I. bien podría ser Método para Esquilmar Incautos o tal vez Método para Enriquecer Incondicionales, sus citados sindicatos. Prefieren seguir promoviendo empleo público, improductivo y clientelar, para lo que se acaba de anunciar que los interinos con más de cinco años en su puesto, pasarán a ser funcionarios –es decir, empleados vitalicios– de pleno derecho, gracias a la varita mágica del omnipotente reyezuelo del decreto ley. Algo que crea un agravio comparativo con los que sí que tuvieron que superar una oposición para acceder a esos puestos. Aunque desde que empezó el desastre autonómico parece que este mecanismo no es nuevo y se ha utilizado para hacer funcionarios a contratados laborales –con nombres y apellidos. De nuevo, la izquierda demuestra la única forma que concibe de crear empleo, el público, en buen número improductivo y, sobre todo, clientelar. Como clientelar parece también esa “ayuda” de 400€ a jóvenes que cumplan 18 años, “casualmente” la edad en que acceden al voto o a la nacionalización de inmigrantes sin papeles.

En ese consejo desapareció la evaluación en la ESO que contempla la nueva ley de Educación que, a título “póstumo” –políticamente hablando, claro–, dejó la incomparable y elitista socialista vasca  Isabel Celaá poco antes de su defenestración. Una ley, que utilizando las siglas anteriores, podría definirse como Método para la Estupidez Infinita. Parece que, de momento, se mantiene la evaluación para el bachillerato. No les bastaba a estos “paladines del mérito y el esfuerzo” con aquellas recuperaciones “de la línea tercera del segundo párrafo de la cuarta pregunta de la lección quinta”, que contemplaba la desgraciada EGB de 1970, hoy extremadamente dura y exigente frente a la de por sí descafeinada ESO, que hasta su acrónimo suena despectivo: “¿Qué estudias? Segundo de… ESO”, que en muchos casos llevaría a la pregunta de “¿Y eso qué es?”, pues… eso. Al final ¿para qué sirve la ESO, ni el Bachiller, ni la EBAU, ni la Universidad, si el generoso gobierno te va a contratar como interino, si tienes el carnet y lo votas, para después hacerte funcionario de “carrerón” a los pocos años de interinidad? Todos aprobados sin evaluación, que papá Estado proveerá cuando acabe de arruinar al pueblo, que es para lo que se les votó por ese cada vez mayor rebaño aborregado que durante cincuenta años –aceleradamente en los últimos diecisiete– se ha ido fomentando. Y todos hemos sido responsables, por acción de unos, por omisión de otros o por incapacidad de recursos de la mayoría “representada”, limitada a unas urnas que poco a poco han ido dando lugar a lo que hoy tenemos, eso sí, todos con móviles y redes sociales, que es lo importante. Después, los que puedan, y piquen, tendrán un cochecito eléctrico, que al paso que lleva el precio del kW acabará siendo tirado por un par de podencos. Los codos de antaño, que simbolizaban el esfuerzo y el trabajo, han sido sustituidos hoy por unas manos rápidas para el aplauso al líder generoso, una cintura bien engrasada y músculos faciales prestos para la sonrisa fácil. De ahí, a engrosar las listas de mediocres que luego “legislan” para sumisos, subvencionados con un salario mínimo de subsistencia, objetivo de los que llegan a la cima gracias a ese Manifiesto Comunista que bendecía Yolanda Díaz en Valencia. Ojo al dato, que decía un viejo comunicador deportivo.

Ahora pretende derogar la Ley de Amnistía de 1977 y vuelve a “resucitar” mediáticamente a Franco que, como decía Carlos Herrera en su editorial del jueves, se convierte en el “Francomdín” del que tirar cuando las cosas pintan mal, en su permanente intento de desviar la atención y, de paso, hacer otro guiño a sus socios por si caen en la tentación de no aprobarle esos presupuestos PGETA y PGERC que quiere colar como sea para sobrevivir en su poltrona y el Falcon. La desastrosa Ley de Memoria Democrática que consiguió sacar en una especie de “últimas voluntades” la defenestrada Carmen Calvo, pretende consumar la ruptura que inició en 2007 con la de Memoria Histórica el antecesor del clon, hoy convertido en embajador del bolivariano Maduro.

Mientras tanto sigue la Guerra interna en un Partido Popular que no se quiere enterar tampoco de que no tiene un solo medio de comunicación con ellos, la mayoría debajo del paraguas socialista y dos con distinto objetivo pero con un previsible desenlace similar si Casado no sale de una vez a calmar los ánimos, la continuidad del socialcomunismo. Que si consigue su objetivo de romper el sistema, puede que las próximas “elecciones” sean a la venezolana, es decir un paripé bolivariano. Al parecer Teodoro García Egea sigue contra Isabel Díaz Ayuso y lo que debería quedarse en casa se airea sin parar. Y no podía faltar en esa riña Cayetana Álvarez de Toledo, marquesa de Casa Fuerte, el “verso suelto” que aspira a estrofa, que no puede dejar de ser “protagonista” sin reparar en el daño que pueda hacer. Le dediqué un artículo cuando la cesaron como portavoz del PP en el Congreso. Como dije entonces y en la carta que le dirigí cuando se despidió airadamente de Rajoy en 2015, cinco minutos antes de saberse que no iba en su lista para las elecciones de Diciembre de 2015, se puede discrepar y decir lo que se piense, faltaría más, pero se deja el escaño y listo. Lo dije cuando, para criticar al señor Registrador desde ese cómodo paraguas, formó su Plataforma Libres e Iguales que no se tradujo en nada práctico y lo repito ahora, como también le han dicho algunos miembros de la ejecutiva popular. No se debe estar “en misa y repicando” y dando carnaza a los enemigos.

Y una vez más, bueno, dos, en Castilla La Mancha el pasado fin de semana y en Granada éste, gritos de ¡¡Presidente, Presidente! a Isabel Díaz Ayuso, algo que debería hacer reaccionar de una vez a su jefe, porque ese es el modelo de líder que quiere la mayoría de votantes del PP. Incluso se permitió un consejo a su colega andaluz, Juanma Moreno, con carga de profundidad: “te recomiendo que vueles libre. Aquí sólo se desgasta quien actúa como una marioneta”.

Mientras tanto, la deuda pública se dispara y la previsión de crecimiento cayó casi 5 puntos después del reciente jarro de agua fría de Bruselas, que deja en el 4’6% el optimista 9’5% del gobierno, el paro no baja del 14% –el juvenil en torno al 40%–, el doble de Europa y el precio de la luz tampoco, pero en eso poco podemos hacer de momento los pobres representados y menos si se sigue alimentando la brecha en la derecha, por unos intereses, cuando menos, “dudosos”. Y es que, como circula por las redes, una vaca le dice a un burro: “¿Sabes que en la India somos sagradas?” y éste le responde: “¿Y tú sabes que en España gobernamos?”. Pues que no se pierda la imaginación y el buen humor, que falta nos va a hacer.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Por eso ahora,ni siquiera es necesario esforzarse para aprobar una asignatura,el menjase es bastante claro:si te afilias al PSOE tendrás un empleo fijo de funcionario publico.

    Así entendemos que para dar empleo a los afiliados del PSOE,hay que duplicar las administraciones,crear nuevos ministerios o inventar todo tipo de oficinas,por eso pagamos tantos impuestos y por eso la justicia no funciona,por qué está supeditada a la conveniencia de un partido político.

    Y si son los funcionarios públicos los que hacen las estadísticas y los que cuentan los votos ‘a su manera’,que no nos extrañe que siempre ganen los mismos en las elecciones.

  2. Pues nada seguimos erre que erre sin enterarnos que el problema en España son todos los politicos y practicamente todo el estamento juridico pero nada esta visto que ya el enfrentamiento es inevitable.

  3. Empezaré por escribir que en lugar de decir, o describir, lo que Sánchez hace mal; pudiéramos preguntarnos que cosa ha hecho bien, él o miembros de su gobierno. Por eso mismo no relacionaré las primeras y de las segundas desconozco a cuales nos estaremos refiriendo.
    En cuanto a la educación en España, diré que llevábamos años a la cola de la Unión Europea, ¿Podemos imaginarnos lo que será dentro de cinco años? Yo si me lo imagino: estaremos a la cola de medio mundo.
    En cuanto a los líos del PP, podemos decir, como dice el autor, que los españoles no no destruimos aunque hagamos todo lo posible por hacerlo, pero si puede hacerlo, y sin mucho esfuerzo, el PP. Cuando tiene al alcance de la mano poder gobernar a partir de 2.023, se ponen a destruir la esperanza de los votantes de derecha. ¿Por que vitorean a Ayuso?; muy sencillo, porque dice verdades como puños y se enfrenta abiertamente a la izquierda y ultra izquierda; por eso no vemos criticar a Vox, cosa que si hace Casado y Egea, no dándose cuenta que el PP nunca llegará al poder sin el concurso de este último Partido. Casado piensa absorber a Vox como hizo con Ciudadanos, no dándose cuenta que Ciudadanos se destruye solo y eso no ocurrirá con Vox, por la ciudadanía quiere que la derecha mire de frente a la izquierda rancia y les cuente quien fue a lo largo de los años, sin complejos.

Comments are closed.