La economía es muy importante en nuestro día a día. Por este motivo, aprender sobre cómo funciona es necesario para lograr un buen desarrollo y, sobre todo, una buena estabilidad económica. No importa si tenemos una empresa o no: las estrategias financieras se aplican a todos los casos, ajustándolas según sea conveniente. Mantener tu negocio, pagar tus deudas, sustentar tu casa económicamente, invertir en bolsa o en criptomonedas, llevar la cuenta de tus gastos e ingresos y muchas cosas más son las que debes aprender y controlar.

En este artículo, podrás leer definiciones de conceptos financieros que te ayudarán a entender las explicaciones que te daremos y algunos consejos muy útiles relacionados con tu desarrollo económico personal que nunca querrás olvidar.

Conceptos financieros

  • Acción: activo financiero que representa una parte de la capital de una sociedad (S.A., «Sociedad Anónima») que invierte un accionista para recibir una serie de beneficios (retribuciones económicas, derechos financieros, etc.)
  • Activo: un activo es una cosa (bonos, acciones, alquileres) que no te genera gastos, pero sí te genera ingresos. Los activos son muy útiles, pero conllevan un riesgo, ya que cuestan dinero. Es importante llevar una cuenta del coste inicial.
  • Capital: el dinero que tiene una empresa, obtenido mediante activos, inversiones de accionistas y ventas.
  • Impuesto:  tributo (obligación dineraria establecida por la ley) que se paga al estado con el fin de soportar los gastos públicos. De esta forma, el estado recoge dinero de los ciudadanos y lo usa para invertirlo en asuntos públicos, como hospitales, vialidad, etc. Existen diferentes tipos de impuestos.
  • TIN (Tipo de Interés Nominal): el porcentaje de dinero que debemos pagar por haber pedido un préstamo (interés). En otras palabras, es el precio que el banco recibirá por habernos prestado dinero previamente. Este depende de cuánto dinero hayamos pedido prestado.
  • TAE (Tasa Anual Equivalente): cantidad total que deberás pagar por obtener dinero prestado. La TAE incluye la frecuencia de pagos (mensuales, trimestrales, etc.), las comisiones bancarias, los gastos de la operación y el TIN. A pesar de ser un concepto parecido, la TAE no es lo mismo que el TIN.
  • Pasivo: es lo contrario a un activo. Un pasivo es algo (una vivienda, un coche) que no te genera ingresos, pero que sí te genera gastos. Es decir, debido a ese algo en concreto, no entra dinero a tu cuenta, sino que sale de ella.
  • Rentabilidad: es el beneficio que produce un capital en un período de tiempo definido. Es una cantidad promediada basándose en los ingresos de una empresa.

Consejos sobre economía

  • Consume de forma inteligente. Compra lo que realmente necesitas, en el momento en el que lo necesitas. A la hora de comprar —sobre todo si vas a realizar una compra grande— busca ofertas e investiga en diferentes sitios para encontrar más opciones. Puede que encuentres el mismo producto o servicio por un precio inferior pero de la misma calidad. No te dejes influir por la publicidad excesiva: tómate tu tiempo para buscar la opción que más te beneficie.
  • Ahorra e invierte. Este enunciado puede parecer contradictorio, ya que ahorrar e invertir son conceptos opuestos. Sin embargo, ambas prácticas son útiles y necesarias en muchos casos. Ahorrar implica atrasar el gasto de una cantidad de dinero con el objetivo de destinarlo a algo más importante en el futuro. Se suele ahorrar cuando no tienes mucho dinero, pero aun así quieres gastar una cantidad en algo que puede esperar. Mientras más ahorres, más dinero tendrás para el futuro. No obstante, ahorrar no es lo único que puedes hacer con tu dinero: también puedes invertir. Invierte cuando tienes una cantidad de dinero que no necesitas urgentemente y que quieres aumentar. Un aspecto económico en el que puedes invertir son las acciones. Es muy importante el proceso de inversión, y debes tener en cuenta la rentabilidad, el tiempo en el que tardamos en recuperar el dinero invertido y el riesgo de la inversión.
  • Pide préstamos cuando sea necesario. No tengas miedo de pedir un préstamo. Puede serte de mucha ayuda en muchos casos: un pago relacionado con tu vivienda, un gasto de salud personal o la solvencia de una deuda. Algunas personas creen que el proceso para pedir un préstamo es difícil, pero, en realidad, no es así. Incluso, existen sitios web que te permiten pedir préstamos rápidos sin papeles ni intereses, otorgándote la oportunidad de decidir cuál es el préstamo ideal para ti.
  • Paga todas tus deudas. No hay nada más satisfactorio que pagar tus deudas: te sentirás muy tranquilo luego de hacerlo. Todos tenemos deudas, ya que gastamos dinero en servicios necesarios para vivir. Es importante que nunca dejes que tus deudas se acumulen. Revisa bien y paga tus deudas cuanto antes.

Te incitamos a aprender más cosas sobre economía, ya que te será sumamente beneficioso a lo largo de tu vida.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL