Hay muchas cosas que nos llaman la atención de esta sociedad tan sumamente confundida que nos está tocando vivir. Pero lo que más nos llama la atención es de qué forma tan sencilla asume como moda cualquier asunto con el que se le machaque desde las televisiones sin tener en cuenta la gran trampa que llevan encerradas muchos de esos asuntos que, en principio, parecen no tener importancia pero que con el paso del tiempo se convierte en perjudicial para todos.

Ahora no eres nadie si no compras por Amazon, las conversaciones de los bares se centran en la marca de vacuna que se ha puesto cualquiera de los interlocutores o estás absolutamente demodé si pagas en efectivo en lugar de pasar ese “maravilloso” chip que llevan ahora las tarjetas de crédito a unos centímetros de distancia del datáfono.

Pero hay otra moda que llevamos padeciendo desde hace muchos años y que está empezando a ser tremendamente perjudicial para todos: el olvido, y muchas veces desprecio, que hay en buena parte de la sociedad hacia todas las personas que viven del y para el sector primario. En resumidas cuentas, todas esas personas que viven del sector que nos da de comer a todos.

Importa bien poco cómo lo estén pasando y lo que les esté obligando a padecer este y todos los gobiernos que hemos sufrido en los últimos años. Vamos a los supermercados y lo único que nos importa es que haya de todo y lo más barato posible. No nos fijamos en la procedencia de los productos ni nos paramos a pensar en el esfuerzo económico de los productores para que todo llegue a las estanterías.

Pero la realidad es que desde hace muchos años, desde que entramos en la Unión Europea, la clase política ha estado desmantelando el sector primario hasta llegar a un punto, ese en el que estamos ahora, en el que están a solamente un paso de acabar con él. ¿Y cual es el objetivo? Miguel Rix lo explica muy bien en el primer capítulo de su documental “ni Tierra ni Libertad”: acabar con él, convertirnos en absolutamente dependientes del estado y de las corporaciones. Acabar como están ahora viviendo los venezolanos, con un desabastecimiento continuo y sin tener recursos propios.

 

Y todo esto lo demuestra un ganadero de Galicia que ha publicado un vídeo que debería ver todo el mundo. ¿Creen que a los políticos les importa algo de lo que está denunciando este hombre? No les importa nada porque forma parte de su agenda. Muchos pensarán que todo esto parece demasiado ilógico y que es fruto de una desastrosa gestión de ese ente llamado estado del que chupa tanta gente.

Nada de eso. El problema lo conocen perfectamente. El objetivo que tienen no es facilitar las cosas para que a este ganadero le salgan las cuentas. Su objetivo es que este ganadero cierre.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Después de que Feijoó vea este vídeo, le mandará varios inspectores a la granja para levantarle actas de denuncia por no tener luces led en la explotación, no tener papel higiénico reciclable para las vacas, tener la calefacción para las vacas encendida, no llevar botas homologadas de seguridad el personal, maltrato animal por no ponerles música de fondo a las vacas y HABER HABLADO EN CASTELLANO.

  2. Toda esta vendetta a España y a los españoles se reanudó en 1975 con la entrega ignominiosa del Sahara Español a Marruecos y Mauritania (Franco en estado vegetativo y los traidores sin perder el tiempo) recibiendo el primer gran golpe el sector pesquero español; a partir de ese momento, lenta y progresivamente se fue desmantelando el país en todos los sectores. El sector hostelero pensaba salir airoso pero desde marzo del año pasado está tan herido de muerte como prácticamente todo el resto del país. Estamos -económicamente hablando- en estado vegetativo siendo asistidos por un artificial “respirador de €” que en cualquier momento alguien va a desconectar.
    Dije en un comienzo que se reanudó en 1975, pues hubo una interrupción a este acabar con España en 1936. Los enemigos de España llevan siglos demoliéndola.

  3. Esta todo tan podrido que ahora mismo la unica solucion es derribarlo todo y construir un nuevo mundo, pero en ese nuevo mundo no debera haber, nunca mas, ni politicos, ni periodistas, ni falsos medicos ni enfermeros vendidos, ni jueces cobardes, ni novios de la muerte embozados con un tapabocas y a los que ya ni la muerte los quiere, ni esbirros sin cerebro con placa de policia, y por supuesto ni reyes ni amos…ojo tampoco sindicalistas ladrones de ninguna ideologia asociada o no asociada, y sobre todo ni un solo imbecil, ni un solo borrego, ni un solo gilipollas mas…un mundo nuevo solo de personas, de seres humanos que sepan vivir la relga de oro “amaras a tu projimo como a ti mismo” que es como decir no le desees a tu projimo lo que no deseas para ti.
    Asi que los corruptos, los podridos, los ladrones, los desviados y los pervertidos, la gente miserable y repugnante en ese nuevo mundo no tienen lugar.

Comments are closed.