Basura. Eso es lo que podríamos decir de esta gente cobarde, miserable y criminal que está colaborando con este gran crimen que se está cometiendo contra la humanidad. Vanessa Gelman es directora senior de investigación mundial de Pfizer y en uno de los correos que ha sacado a la luz Project Veritas decía que había que ocultar que entre los componentes de las vacunas de su compañía se encuentran tejidos de bebés abortados.

Para ser exactos, esta tipeja decía: “Desde la perspectiva de los asuntos corporativos, queremos evitar que la información sobre las células fetales esté circulando”. Y añadía: “El riesgo de comunicar esto ahora mismo supera cualquier beneficio potencial que podamos ver, particularmente con los miembros del público en general que pueden tomar esta información y usarla de maneras que quizás no queramos. No hemos recibido ninguna pregunta de los responsables políticos o los medios de comunicación sobre este tema en las últimas semanas, por lo que queremos evitar plantear esto si es posible”.

Ahora, cuando un periodista de Project Veritas le va a preguntar sobre este asunto vean cómo huye, la desgraciada. Qué asco de gente, así tenían que acabar todos, huyendo y teniéndose que esconder en casa por las atrocidades que están cometiendo contra todo el mundo.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Lo más lamentable de todo esto es que ningún gran medio de comunicación se haga eco de todo esto, cuando a la vista está, que son escándalos mayúsculos. Mucha Pandora y otras mierdas de distracción, pero lo realmente importante tiene cero repercusión en los mass-media… Menos mal que existen periodistas como los de El Diestro para informarnos como dios manda.
    Hasta la polla de la agenda 2030 y todos sus putos tentáculos 😤😤😤😤😤😤

Comments are closed.