Parece que con esto de la vacunación nos estamos encontrando con una nueva “arma de guerra” para que las parejas que se divorcian se hagan daño entre ellos a través de los hijos. Es muy triste, pero es una realidad absoluta que en los divorcios los hijos son utilizados a menudo por sus progenitores para perjudicarse entre ellos. Pero la noticia que nos ha llegado de Estados Unidos ya es rizar el rizo.

Y es que un juez de la ciudad de Nueva York, Matthew Cooper, ha decido suspender los derechos de visita de un padre a su hija de 3 años hasta que no se vacune. Esta sentencia ha sido dictada por este juez en base a una demanda presentada por el abogado Evan Schein a principio de septiembre, quien actúa en nombre de la madre.

Según dicta el juez Cooper en su sentencia: “Los peligros de permanecer voluntariamente sin vacunar durante el encuentro con un niño mientras el virus COVID-19 sigue siendo una amenaza para la salud y seguridad de los niños no pueden subestimarse”. Y añade: “Desafortunadamente, y en mi opinión, incomprensiblemente, una minoría considerable, aprovechando la desinformación, las teorías de la conspiración y las nociones confusas de ‘libertad individual’, ha rechazado todas las oportunidades de ser vacunados”.

El abogado de la madre, por supuesto, está muy satisfecho con esta decisión. Pero el abogado del padre, Lloyd Rosen, ha advertido del peligro que supone una sentencia como esta para todos: “Mi cliente no es un teórico de la conspiración, simplemente le preocupa la vacuna. Ha oído hablar de los efectos secundarios”. Y ha añadido, “este juez debe pensar que 80 millones de estadounidenses que no están vacunados están poniendo a sus hijos en riesgo o daño inminente y, por lo tanto, los tribunales deben intervenir y alejar a esos niños de sus padres. Es absurdo”.

Como verán, el mundo está cada vez más loco tragándose una farsa como esta. Es evidente que los que más poder tienen están al servicio de lo que les dicten farmacéuticas y gobiernos. Poca valentía vemos en los jueces para plantar cara y que se imponga la ley y la racionalidad.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. A todos estos que utilizan el bicho como excusa para imponer su propio criterio y menoscabar las libertades y derechos de cualquier ciudadano, se les debería inspeccionar sus cuentas, tanto corrientes, como de las transacciones a las que estén ligados. En EEUU, ya sabemos cómo, más o menos funcionan, según los estados a los que pertenezcan y por lo tanto , dependiendo del color de su divisa, hacen de su capa un sayo. Aquí, empezando por Sorchez y terminando por farandulillos sin oficio ni beneficio, la Agencia Tributaria tendría un sin fin de trabajo, que es lo que deberían hacer y no buscar cómo sacar el céntimo a los contribuyentes de a pie, a los que realmente asfixian, porque es más fácil perseguirles, acojonarles y cobrarles, que a estos desgarramantas que se han enriquecido, en poco tiempo, a costa de robar lo que otros ganan honradamente . Dice un proverbio chino que: todo aquel que se hace rico de un día para otro, deberían haberle ahorcado el día anterior.

Comments are closed.