Son muchas las ocasiones, demasiadas, en las que los museos de arte moderno nos presentan unas supuestas obras de arte que podría haber hecho cualquier niño de tres años. Lo mejor de esas obras son, sin duda, los títulos que les ponen esos supuestos artistas y la explicación sobre lo que pretendían mostrarnos en las mismas.

Pero la noticia que se ha producido en Dinamarca protagonizada por el artista danés Jens Haaning ya es delirante. Recibe un encargo del Museo de Arte Moderno Kunsten en Aalborg, Dinamarca, y 84.000 dólares como pago de ese encargo. Con ese dinero prometió enviar un trabajo para que formara parte de la exposición que el museo pretendía realizar.

Posteriormente, Hanning envió otro correo al museo diciéndoles que había decidido cambiar la idea inicial del trabajo que iba a enviarles y que el nuevo que les enviaría se titularía “Toma el dinero y corre”. Días más tarde entregó el supuesto trabajo.

La sorpresa fue mayúscula cuando los empleados del museo abrieron las cajas en las que iba esa supuesta obra y se encontraron con dos lienzos en blanco en marcados de la ya famosa obra “Toma el dinero y corre”. Ahora, tal y como publica ‘CBS News’, el responsable del museo espera que Hanning cumpla con lo pactado o devuelva el dinero antes del 16 de enero, que es lo que indica el contrato: “Por supuesto, tomaremos las medidas necesarias para asegurarnos de que Jens Haaning cumpla con su contrato”.

Nos da la sensación que ya pueden esperar sentados…

 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Lo que se dice Arte…puede que no lo sea,en cambio el ejercicio de honestidad es tan brutal,que debe tener merito el arte de tomar el pelo a la gente o el arte de robar.

  2. Hay un documental del 2009 que se llama “La gran burbuja del arte contemporáneo” muy interesante de ver y que aclara muchos puntos soble este asunto. Personalmente creo que el artista ha sabido jugar sus cartas…

  3. La exposición de lienzos en blanco,’drapeados sobre el bastidor’,fue de Jwon Joseph pareja sentimental de Ricky Martín.

Comments are closed.