tragaderas

Desde que está en el poder el cateto, plagiador y embustero que habita en La Moncloa, en nuestra querida España no se gobierna al uso de la decencia, la responsabilidad y el patriotismo; se hace precisamente por las fronteras de la indecencia, la incompetencia y la traición a nuestros valores tradicionales. Solo hay que hacer memoria de estos dos últimos años para darse perfecta cuenta de que lo que acabo de señalar es una constante en cada momento, en cada ministerio y en cada una de las decisiones tomadas.

[CÓMO optar a un empleo o ser franquiciado de Naturhouse]

Si recordamos las promesas hechas por Sánchez antes de engañar a medio mundo, nos damos cuenta de que no convocó las prometidas elecciones, se alió con Iglesias, con Bildu, con los separatistas y puso al frente de la televisión a una anciana (Roja María Mateo) con carácter provisional (provisionalidad que duró 32 meses o lo que es igual: mil días para hacer “de las suyas”). Colocó a Illa, a Simón, a Tezanos y muchos más para que también hicieran “de su capa un sayo” a medida del “jefe” Naturalmente hizo lo propio con Begoña, su compañera de viaje, aunque sin “luz y taquígrafos”.

Y, para seguir colocando a sus gentes, nombró a 22 ministros la mayoría bastante inútiles e innecesarios. Para satisfacer su odio y ansias de dictador, se fijó como prioritario profanar el cadáver de Franco, fijando él mismo el lugar donde debía ser enterrado, ignorando el derecho preferente de los familiares a tomar esa decisión. Siguieron a esta, muchas fechorías más, como por ejemplo declarar el estado de alarma que después los tribunales (¡a buenas horas!) han declarado ilegal.

Y, mientras tanto, los españoles que hemos soportado todos los incumplimientos, desprecios, decisiones contrarias al respeto debido y verdaderas persecuciones ¿qué hemos hecho? Pues “verlas venir”; “fastidiarnos” y “esperar que pase el temporal”.

La realidad es que tenemos unas tragaderas más grandes que el universo y creemos ¡cándidos! que “otros” vendrán a resolvernos nuestros problemas. ¡Una verdadera pena!

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

7 Comentarios

  1. En este país de analfabetos el rebaño cada vez es más grande, ya le puedes enseñar un montón de pruebas a la gente que no te van a creer nada porque están idiotizados por la televisión y demás medios de comunicación, en España poca gente lee, solo ve la televisión y series y películas en Netflix y solo creen lo que ven y en lo que dicen los medios de comunicación oficiales, para eso los han preparado y le han hablado de que lo que digan fuera de esos medios terroristas son bulos, la gente no tiene ni puta idea de quien financia a los verificadores de Maldita, Neutrola y de la mierda.

  2. El artículo solo se fija en un lado: el sanchismo. Pero tengan ustedes claro que Casado es más de lo mismo. Se está gestando la gran coalición del partido único, el PPSOE. Las inmensas tragaderas del pueblo español harán que siga Sánchez, ahora apoyado por Casado Rajoy. La indignación que había en la sociedad hace un año contra esta panda de forajidos ha desaparecido y ahora hay incluso un cierto optimismo: ya no hay virus, las vacunas funcionan, disminuye el paro y Europa nos va a ayudar. Se ha ido Rasputín Redondo y parece que todo va a mejor. Conclusión: volverá a ganar Sánchez y quizás no necesite ni a Casado Rajoy.

    PP y PSOE es lo mismo, uno más ácido que otro (Coca-Cola y Pepsi-Cola). Su agenda es idéntica: globalismo, destrucción de la nación y la familia, inmigración sin límites, desaparición de la clase media y ser los siervos de la plutocracia globalista anglosajona y centroeuropea. Las diferencias son cosméticas: el PP más folklórico y chapado a la antigua y el PSOE unos manipuladores premium y unos plastas dando la vara todo el día con Franco y la Guerra Civil. Los que orbitan en lo que hoy se llama “izquierda” son meros palmeros para animar el circo, haciendo payasadas y ruido, mientras se lo llevan calentito.

    No sé si Vox es la solución. Más allá de Abascal, Olona, Monasterio, Buxadé y cuatro más, que tienen discurso y consistencia, no hay implantación territorial: nadie conoce a los lideres regionales y locales. Se ve mucha caspa en el aparato del partido, además ya han llegado los arribistas y oportunistas (aquellos que quieren vivir de la política y chupar del bote, ahora con la bandera de España como divisa). La mayoría de los diputados de Vox son culiparlantes (como el resto de partidos), no tienen presencia pública y nadie los conoce. En fin… Complicado panorama.

    • Excelente análisis, lo ha descrito todo a la perfección.

      En cuanto a Vox, probablemente muchos acabemos votándoles porque no vemos otra opción, aun sabiendo que es casi seguro que nos arrepintamos de haberles votado. “¿Por qué?”, preguntará alguno. Pues porque así es la política. Cuando uno está en la oposición, promete muchas cosas y vocifera que va a cambiarlo todo. Pero en el momento en que toca hacer “pactos de gobierno”, estrategias “pragmáticas”, y los diputados se apoltronan con sus cómodos sueldos, la cosa cambia. Algo similar, salvando las distancias, ocurrió con Trump: mientras estaba en campaña, vociferaba que iba a “secar el pantano” (el “pantano” de las cloacas del Estado profundo). Luego resultó que secar el pantano no era tan fácil. Sus seguidores tuvieron que aceptarlo y conformarse porque, ya se sabe, “es el mal menor”. Lo terrible es que es cierto. El mal menor. Es lo único que nos dejan elegir.

  3. Excelente análisis, lo ha descrito todo a la perfección.

    En cuanto a Vox, probablemente muchos acabemos votándoles porque no vemos otra opción, aun sabiendo que es casi seguro que nos arrepintamos de haberles votado. “¿Por qué?”, preguntará alguno. Pues porque así es la política. Cuando uno está en la oposición, promete muchas cosas y vocifera que va a cambiarlo todo. Pero en el momento en que toca hacer “pactos de gobierno”, estrategias “pragmáticas”, y los diputados se apoltronan con sus cómodos sueldos, la cosa cambia. Algo similar, salvando las distancias, ocurrió con Trump: mientras estaba en campaña, vociferaba que iba a “secar el pantano” (el “pantano” de las cloacas del Estado profundo). Luego resultó que secar el pantano no era tan fácil. Sus seguidores tuvieron que aceptarlo y conformarse porque, ya se sabe, “es el mal menor”. Lo terrible es que es cierto. El mal menor. Es lo único que nos dejan elegir.

  4. Es usted un indecente…. le espetaba un malnacido pedro sanchez a un rajoy que no supo meterle una buena hostia a tiempo y delante de todos los españoles. Ahora esta claro que cuando le llamo indecente lo que estaba haciendo sanchez era mirarse al espejo.
    En cuanto a lo que hemos soportado en España, y lo que te rondare morena….con esa justicia de juguete que siempre juzga poco, tarde y muy mal, si bien buena parte de la culpa la tiene rajoy por no haber hecho que se tragara los dientes aquel dia, pero los españoles aunque no la tienen toda si que tambien son culpables por no haber ido a donde vive el malnacido a hacerle una visita de cortesia…
    Pero el mayor culpable de todo esto, y no es el unico por todo lo dicho anteriormente pero si el mayor, es el otro mn ese al que llaman el preparao, ese que con su silencio, su inaccion, su afan de no moverse mucho para que no lo muevan nada, ese que por no querer remover la mierda dejo, ha dejado y esta dejando que el malnacido haya convertido a España en el basurero de Europa.
    Ojala se revienten todos algun dia y cuanto mas pronto mejor. España lo agradecera, y los españoles no aborregados mucho mas.

  5. A Sánchez le importa un bledo Franco. Lo de Franco, el Valle, por supuesto la Cruz, la eliminación de facto “por salud” de Fallas, Semana Santa, Navidad, Pilar, etc, es el equivalente al “cancel culture” en Estados Unidos, con todas esas estatuas derribadas con estropicio, el 4 de julio, la Navidad y hasta Acción de Gracias, al coñazo pinochetista en Chile, a meter a las FARC en el gobierno de Colombia, etc. Es la estrategia globalista de agotamiento, desmoralización y alienamiento de todos los países sometidos a su asedio, a cada uno con lo suyo.

    Sánchez no es ni socialista, ni español, (ni obrero, o ssssea, no hay siglas más inadecuadas para ese sujeto); es el agente perfecto amoral, psicópata, embustero y gris para implantar el NOM, que no es otra cosa más que un régimen amoral, psicópata, embustero y gris.

    Como dicen los anglosajones: look at the bigger picture.

Comments are closed.