Una de las cosas que más están llamando la atención con esto del virus es la paradoja de que sean, precisamente, los países más pobres o las personas más alejadas del supuesto desarrollo las que menos contagios están sufriendo y por supuesto, las que menos se vacunan. Aunque muchos no serán capaces de comprender los motivos, estamos seguros que muchos de nuestros lectores los entenderán perfectamente.

Y una pista de todo ello nos la puede dar una reveladora entrevista publicada por la web ‘Full Measure Lives‘ con un menonita amish y con un estudioso de su cultura. En esta entrevista, además de explicar a grandes rasgos su forma de vida, cuentan cómo se han enfrentado al coronavirus y los motivos por los que ni se han vacunado, ni se vacunarán.

“Hay tres cosas que a los Amish no les gustan. Y ese es el gobierno, no se involucrarán en el gobierno, no les gusta el sistema de educación pública, no enviarán a sus hijos a la educación y tampoco les gusta el sistema de salud. Nos estafan. Esas son tres cosas contra las que sentimos que estamos luchando todo el tiempo. Bueno, esas tres cosas son parte de lo que es Covid”, afirma Calvin Lapp, menonita amish.

Hay una parte muy interesante de la entrevista en la que cuenta cómo se enfrentaron al virus al principio de la “pandemia” en una importante fiesta religiosa de mayo al tomar la comunión vertiendo “su vino en una copa” y turnándose “para beber de esa copa. Entonces, recorre todo el camino hacia abajo, y todos beben de esa copa, si una persona tiene coronavirus, el resto de la iglesia contraerá coronavirus. La primera vez que regresaron a la iglesia, todos contrajeron coronavirus”. Lapp dice que con ese acto no están negando el coronavirus, se están “enfrentando a él directamente”.

En la entrevista realizada al estudioso de esta cultura, Steve Nolt, este afirmaba que el pueblo amish volvió a la normalidad absoluta en mayo y sin ir a ningún hospital: “Conozco algunos casos en los que la gente Amish se negó a ir al hospital, incluso cuando estaban muy enfermos porque si iban allí, no podrían recibir visitas. Y era más importante estar enfermo, incluso muy enfermo en casa y tener la capacidad de tener a algunas personas a tu alrededor que ir al hospital y estar aislado. En marzo de 2020 los amish del condado de Lancaster fueron la primera comunidad en lograr la “inmunidad colectiva”, lo que significa que una gran parte de la población se había infectado con Covid-19 y se volvió inmune”.

Y sobre la vacunación revelaba que se alegraban de que “todos los ingleses hubieran recibido su vacunas contra Covid. Es genial. Porque ahora no tenemos que usar mascarilla y podemos hacer lo que queramos. Muy bien por ti. Gracias. Lo apreciamos. ¿Nosotros? No, no estamos vacunándonos, por supuesto que no. Todos hemos tenido el Covid, entonces, ¿para qué vacunarse?”

Con esto queda demostrado, una vez más a lo largo de toda esta pandemia, que la población, supuestamente desarrollada, está demostrando ser, también, la más estúpida y cobarde.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Impresionante artículo!!!!

    El Miedo a Morir lleva a una Vida sin Plenitud alguna.
    La Base es la Confianza Absoluta en la Magia de lo Invisible que siempre está con todos nosotros.

  2. La comunidad Amish es una comunidad honrada y con temor de Dios, tienen fe fuerte y valores.
    Nosotros la comunidad evangélica bautista tampoco nos vacunamos. La única iglesia bautista cobarde y callada es la española, ha incumplido el mandamiento de Dios . En los demás países no están vacunados y no se callan

Comments are closed.