Las unidades de carbono tenemos un sistema automático de funcionamiento regido por el centro motor e instintivo, por el cual no hace falta que nosotros seamos conscientes para que su funcionamiento sea correcto. Estos sistemas automatizados se manejan por “patrones básicos” o programas preestablecidos  que vienen cargados de fábrica en nuestro ADN. Hoy veremos algunos de esos  programas básicos para intentar comprender parte del funcionamiento de  nuestra máquina humana. 

Nuestro sistema tiene funciones básicas que son autónomas a nuestra  voluntad, y que efectúan su trabajo sin nuestra intervención, como son las  funciones metabólicas de nuestro cuerpo y de conducta de nuestra mente.  Estas funciones están regidas por patrones metabólicos y conductuales  específicos que trabajan con programas básicos pero complejos.  Comenzaremos viendo y analizando estos programas o patrones diseñados  por la creación. Veamos primeramente el patrón metabólico, que es una central  de control del ser humano de sus funciones químicas principales. El patrón  metabólico se encuentra dentro de las esferas mentales tratadas en el artículo  “Espacio de transición dimensional”, donde dije: 

La mente se conforma por la unión de ocho Quantas, que a su vez se unen  con retenes energéticos (como la unión de los átomos en las moléculas)  formando un Quanta cúbico de seis caras o lados (planos dimensionales) uno  por cada esfera mental (1ª-preconciente, 2ª-subconciente, 3ª-conciente, 4ª conciente-continuo, 5ª-supraconciente y 6ª-subliminal). Los Quantas cúbicos a  su vez se unen en grupos de siete para conformar la forma heptocúbica de la  burbuja mental (ver imagen), un Quanta cúbico por cada nota de la octava. La  unión o enlace de varias formas heptocúbicas da origen a la mente o esferas  mentales, éstas son insertadas en las unidades de carbono al nacer y sin ellas  no seríamos seres pensantes, pues la consciencia artificial no tendría forma de  existir. Estas esferas se interconectan con nuestro encéfalo, con un vórtice  (arco de círculo) hacia afuera. Las mentes, por lo tanto, son formas  heptocúbicas plasmáticas agrupadas entre sí, que tienen en su parte externa  una estructura físico plasmática, y en cuyo interior se alojan las analfas  pensantes (partículas de energía subcuántica). En el trabajo energético y  metabólico de las neuronas del cerebro, se liberan partículas de energía  subcuántica llamadas “alfas”, que rápidamente se convierten en “analfas”, que  funcionan como materia prima virgen para que la primera fase del proceso  mental se lleve a cabo por interacción de los sentidos con la realidad…

El patrón metabólico es una placa energética que se encuentra ubicada en los Quantas cúbicos y es una rejilla que cubre seis de los siete cubos del Quanta heptocúbico. En cada uno de estos cubos, celdas o receptáculos energéticos, se encuentran grabados los patrones de los seis principales elementos químicos del cuerpo, el Calcio (Ca), el Cloro (Cl), el Carbono (C), el Sodio (Na), el Potasio (K) y el Nitrógeno (N). Estos patrones tienen registradas las  características físicas y químicas de los átomos de estos elementos, como la  estructura atómica de los mismos, las valencias, las posibles combinaciones,  los estados sub-atómicos como peso, número de electrones, protones y  neutrones, etc. Cuando uno de estos seis elementos entra al cuerpo sea por la  forma que sea, automáticamente es comparado con su patrón específico e  identificado como elemento patrón base metabólico, poniendo en marcha una  serie de procesos químicos y energéticos descritos en su momento. En el  séptimo cubo del Quanta, el cubo central, se encuentran los patrones de todos  los demás elementos químicos del cuerpo, que de una u otra manera, se  combinan con los elementos del patrón base. De esta forma se automatiza la  química de nuestro cuerpo para su correcto funcionamiento. Cualquier proceso  químico (alquímico) de nuestro organismo de tan solo una hora (60 minutos) de  duración, como puede ser la ingesta de un vaso de refresco, un medicamento,  alimentos, etc. hace que pasen por nuestro cuerpo no menos de diez octavas  cortas rápidas sin que hayamos intervenido ni lo percibamos en lo más mínimo,  y los elementos de los patrones metabólicos Calcio, Cloro, Carbono,  Sodio, Potasio y Nitrógeno, se combinan con otros elementos y reaccionan con  el Oxigeno interactuando entre sí, más de cien mil veces. 

Ahora veamos el patrón conductual, que es un poco más complicado que el  anterior, porque se trata de aprender y grabar conductas que serán utilizadas  luego de forma automática para nuestras funciones más comunes, como  lavarnos los dientes, utilizar los utensilios para alimentarnos, manejar un  vehículo, etc. y de grabar paradigmas y arquetipos que de una u otra manera  nos condicionarán en nuestras decisiones. Todo lo que hacemos queda  registrado, nada se pierde, y aunque no recordemos cada detalle de nuestra  existencia, estos se registran y graban de forma automática mediante el patrón  conductual. 

El patrón conductual es una placa energética que está ubicada en la superficie  de las esferas mentales y está formada por tres capas o niveles, estos son: el  nivel externo o de registro, el nivel medio o de interpretación y el nivel inferior o  de conexión. Veamos ahora en detalle cada uno de estos niveles. El nivel 41 externo es aquel que registra la información en bruto, las señales recibidas de  los estímulos externos de los sentidos. El nivel medio o de interpretación es  aquel que se ocupa de asociar y decodificar la información recibida por el  primer nivel, y el nivel inferior o de conexión es el encargado de conectar los  canales aferentes (anatomía biológica o energética que transmite un impulso  desde una parte del organismo a otra del mismo organismo) o eferentes  (anatomía biológica o energética que trasmite impulsos hacia afuera desde una  parte del organismo a otras que se consideran periféricas con respecto de ella)  con la memoria celular, registro hormonal, central de archivos volitivos  (arquetipos que manejan la voluntad) y memorias védicas (librerías de  horizonte) del sujeto.

 

La parte superior del patrón base está compuesta por una rejilla cuadriculada que contiene 64 casillas que se denominan RUNAS (no tienen nada que ver con las runas conocidas) estas runas están dispuestas en un entramado de 8×8, como un tablero de ajedrez, donde se van grabando y descargando información cada 7 años. Estas grabaciones se hacen de 7 en 7 casillas, rellenando la plantilla hasta la sexta línea y dejando la octava columna  libre para resúmenes de la información grabada. Cada 7 años se descarga en  la librería de horizonte o memorias védicas ese resumen liberando nuevamente  las casillas para recibir nueva información. En la parte inferior del entramado  vemos dos líneas de casillas que están en blanco, que no tienen ninguna  grabación, y son utilizadas para hacer grabaciones de la expansión de la  consciencia, algunos quizás ya tengan alguna grabación en esos sectores  reservados. Esta placa energética o patrón de conducta puede venir “limpia” o  con grabaciones de existencias anteriores o posteriores que utilizamos de  forma instintiva. Este patrón conductual se fue formando desde los inicios de la  creación del Ser y cuando nos desconectamos de nuestro cuerpo físico, el  alma se lleva el patrón de conducta consigo intacto, tal cual fue grabado.  Igualmente en la gestación del cuerpo físico, estos patrones de conducta  comienzan a grabar a través de los patrones de conducta de la madre,  experiencias subjetivas positivas o negativas que formaran la base conductual  al momento de nacer. Estas grabaciones pre-parto son las que marcarán  la posterior base conductual del individuo, su genética psíquica natural o  personalidad raíz de la consciencia artificial

La forma de grabar las runas se basa en un proceso de imágenes o símbolos  simples asociados a los paradigmas y arquetipos implantados o construidos por  nosotros. Cada símbolo representa una asociación de ideas y conceptos que  generan un estímulo emocional específico, que combinados dan forma a la  idea o reflejo mental de un suceso (x) experimentado en algún momento de nuestra existencia. Por ejemplo, si en nuestra niñez tuvimos una experiencia  traumática relacionada con un animal, el suceso grabará en la runa la imagen  que asociamos con ese animal, que no siempre tiene que ver con el animal en  sí, sino con lo que este representa, por ejemplo, la violencia o agresividad  suscitada, siendo diferentes estas imágenes para cada individuo. Estas  imágenes no son específicamente detalladas al contenido o acontecimiento del  suceso, sino que representan la forma energética del suceso, así que la  violencia o agresividad ocasionada por el animal que perturbó emocionalmente  al sujeto en su niñez, puede ser simplemente un símbolo geométrico  combinado, que reacciona a una palabra o un numero, pues las grabaciones en  las runas se realizan sobre una matriz 3×3 de 2 dimensiones que es la matriz  que utiliza el estado de consciencia del ADN para su trabajo.  Estos símbolos grabados en las runas son los que utiliza el programa Monarca,  MK-Ultra para programar a sus inconscientes agentes y activar o desactivar  esa programación.  

Este tema tiene mucho más resto, pero hasta aquí es suficiente para  comprender la automatización se ciertos proceso que el hombre lleva a cabo  de forma completamente inconsciente gracias a los patrones básicos que lo  forman. Si comprendemos que parte de nosotros actúa y es una maquina con  una programación preestablecida que funciona de forma automática,  tomaremos mayor consciencia de nosotros mismos como sujetos, y podremos  descubrir al fantasma dentro de la máquina que maneja nuestras vidas.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Estos símbolos grabados en las runas son los que utiliza el programa Monarca, MK-Ultra para programar a sus inconscientes agentes y activar o desactivar esa programación.

    De ahi de convertirnos en perfectos autómatas en las ciudades y todo el espectáculo que montan para implementar este programa MK-ultra monarca a diestra y siniestra..

  2. El patrón básico es sorros & Co., y somos unidades de agua en un 80%, de nada, variando el porcentaje si has orinado la me4da mañanera o tienes contacto constante y directo de la fuente y bebes de ella como morfeo, de vino peleón.

Comments are closed.