Nancy McDonnell, Joseph Russo y Larry Jones

En los últimos tiempos, cuando nos encontramos con el fallecimiento de algunas personas los voceros del relato oficial utilizan los términos “repentino” o “causas naturales” y en la mayoría de los casos no se da explicación alguna sobre los motivos de esas defunciones.

Pero después se producen decesos que son difícilmente justificables y mucho más si tenemos en cuenta que se trata de personas relativamente jóvenes y, como sucede en este caso, que tienen la misma profesión. El Tribunal de causas comunes del condado de Cuyahoga, cuya capital es Cleveland, decidió ordenar hace unas semanas la obligatoriedad de la inoculación para todo el personal de los juzgados. La fecha límite para esas inoculaciones era el 15 de octubre.

Ahora, como si se tratara de una especie de karma, se ha producido una de esas “casualidades” que tanto se producen en los últimos tiempos ya que han sido tres los jueces de este condado que han fallecido en un espacio muy corto de tiempo: 9 días. Y además, en los tres casos se trataba de personas relativamente jóvenes.

El pasado 28 de septiembre fallecía la juez Nancy McDonnell, Juez de causas comunes, a los 62 años de edad. Los medios de Cleveland hicieron mención a un trasplante de pulmón que había recibido la juez como causa del fallecimiento, pero este se había producido 12 años antes.

Posteriormente, el 2 de octubre, fallecía el juez Joseph Russo a los 59 años de edad. Russo era juez del condado de Cuyahoga desde 2001. De la muerte de Russo, los medios de comunicación solo pudieron decir que murió “de forma repentina”, lo habitual en estos tiempos.

Más tarde, el 7 de octubre, fallecía el juez Larry Jones a los 68 años de edad. Jones, quien había sido juez en Cleveland durante 34 años, pasó después un cargo en el Concejo Municipal de esa ciudad. Tampoco se saben las causas del fallecimiento de Jones y se ha dicho, simplemente, que ha sido, también, de “forma repentina”.

Siguen las “casualidades”…

 

 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

10 Comentarios

  1. A ver de que se está hablando. Efectivamente, las causas de la muertes por presunto efecto de la inoculación, nunca son reconocidas como tales, como son estos casos. Ahora bien, estos motivos a parte, es del todo incompresible que sean jueces los que, supuestamente siendo obligados a kakunarse, acaten esa “obligación”. No es entendible, que no hayan hecho valer sus derechos como , supuestamente, sabedores de ellos. Pero si es entendible, que estuvieran de acuerdo en la inoculación a pesar de que el conocimiento de los posibles efectos, no les fuera ajeno. Luego, su decisión ya llevaba aparejado el riesgo y conocimiento. Otros más de los que caen por manada y “responsabilidad”. Si unos jueces caen en el oficialismo y el engaño, difícilmente van a dirimir sobre la obligatoriedad y sobre todo, de la defensa de quienes quieran hacer prevalecer sus derechos para no inocularse.

  2. Buen karma, en determinados puestos tanto por ignorancia como por maldad es igual de peligrosa la praxis

  3. La vacuna es un arma letal contra la población mundial y por eso quiere obligar a la gente a que se inocule ese veneno, yo no se que contienen eses viales, no se si llevan o no grafeno pero no llevan nada bueno para los seres humanos, de esa basura llamada Bill Gates no os fieis , nunca se trató de inmunizar de nada, la pandemia ya hace tiempo que la tenían preparada para poder inyectar a la mayor parte de la humanidad, con esta vacuna ya hay que tener suerte para no encontrar la muerte, los sinvergüenzas de la Unión Europea ya querían implantar el certificado de vacunación en el año 2018, no se trata de ninguna pandemia ni de ningún mal, se trata de control total sobre toda la humanidad.

  4. Se sabe perfectamente que no es una vacuna como tal, que es un veneno. Como aporte, siendo profano en la materia, y a tenor de lo escuchado en los programas de la Quinta Columna, parece ser que “algo” se activa en los “vacunados” cuando realizan ejercicio físico intenso. Me da por pensar que el estrés o la liberación de adrenalina son detonantes de algo que lleve la basura esa. ¿Quién no padece estrés estos días en una realidad cada vez más agobiante y donde se aprovecha todo este panorama para explotar a la gente y recortar en recursos como jamás se había hecho? Pues lo dicho, no sé si tendrá que ver o no, pero si me hubiesen inoculado, no haría demasiado ejercicio físico y trataría de no sufrir mucho estrés, por si acaso. Eso sí, dieta rica en antioxidantes para, con un poco de suerte, degradar esa mierda. No es normal que gente de menos de 70 años y sanos, súbitamente tengan tantos problemas e incluso un desenlace fatal.

  5. Quién sabe!,allí en EEUU,quizás han sido ‘ejecutados’.Mientras tanto,aquí en España nos estamos enfrentando a muchas dificultades y disgustos,cada vez que advertimos a la gente que no se vacunen.
    Interponen la vida personal y la reputación de quien diga ‘no te vacunes’,a los textos científicos que se niegan a leer,lo entendemos…pero esto ya nos suena al cuento de qué viene el lobo,y nosotros tengamos buena o mala reputación somos los que estamos advirtiendo,de que el lobo es la vacuna.Y mira por donde que si lo dijese Belén Esteban ,entonces lo creerían,es un poco paradójico y todo es relativo en cuanto a ‘reputaciones’,ahora compraran la crema hidratante de esta famosa española (curiosa profesión) y les da lo mismo si les inyectan un veneno o matarratas siempre que el consejo venga de entidades mediáticas ‘famosas’.

  6. ¿Y no se sabe si los jueces fallecidos eran de tendencia pro o anti NOM? Porque ya puestos a sofisticar algo más el sistema de vacunación con respecto a lo que ya sabemos, con poquito más esfuerzo y sin que se nos vaya necesariamente mucho la olla, se puede perpetrar una inoculación letal selectiva. Sería fácil.

Comments are closed.