En un nuevo capítulo de ese interminable libro titulado “te toman por imbécil” hoy nos encontramos con una publicación del diario británico ‘The Times‘ tremendamente revelador. Y es que nos cuentan que los médicos en Escocia están muy “desconcertados” por un importante aumento de los infartos en las últimas fechas.

Y es que, parece ser, que a a lo largo del verano el número de personas que han acudido a los hospitales sufriendo un infarto ha aumentado el 25%.

Los expertos en salud se han quedado desconcertados por el gran aumento de un tipo de ataque cardíaco común y potencialmente fatal en el oeste de Escocia. Durante el verano, hubo un aumento del 25 por ciento en el número de personas que acudieron al Hospital Nacional Golden Jubilee en Clydebank con arterias parcialmente bloqueadas que cortaron el suministro de sangre al corazón“.

Y lo intentan justificar diciendo que “no hay ninguna evidencia de que sea como consecuencia de una atención tardía… Es probable que se deba a una multitud de factores: personas sedentarias con encierro; estrés; personas que ignoran los síntomas porque no quieren presentarse en el hospital. Probablemente hay de cinco a diez causas, todas vinculadas“.

¿Pero creen ustedes que citan en algún momento la vacunación que tiene como efecto secundario principal los trombos y los coágulos? Para nada, no dicen absolutamente nada de eso porque no interesa. Y es que fíjense, nosotros sin ser médicos y sin realizar estudio alguno sobre los pacientes apostaríamos por esa vacunación.

Y es que no hay más que observar lo que está ocurriendo en todo el mundo y las noticias con las que nos vamos encontrando. Sin ir más lejos, aquí en España, ¿se han dado cuenta de la cantidad de muertes repentinas e inesperadas que se están produciendo en las últimas fechas? Pero ya saben, nadie dirá absolutamente nada porque “los beneficios son mayores que los riesgos”, ya saben…

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Todas esas posibles causas que citan son ciertas (y se dejan el bozal). Son la prueba de que las “medidas anticovid” no tenían nada de sensatas, ni de saludables, ni basadas en ciencia ni en medicina, sino que más bien reventaban todos los fundamentos de la medicina. Ahora los muy miserables las esgrimen, eso sí, sin reconocer con carácter retroactivo que teníamos razón todos los que decíamos que eran muchos mayores los daños a la salud por aquellas medidas demenciales que la supuesta exposición a un supuesto virus con una tasa de contagio totalmente inventada y JAMÁS DEMOSTRADA.

    Ahora, en su defensa de la vacuna genocida de liberación lenta, serán capaces de buscar todas esas causas, pero sin recular, como si hubiese sido un mal necesario, un pequeño daño colateral, pero que aún así y como reza uno de sus mandamientos de chichinabo: “los beneficios superan a los riesgos”.

    No podemos permitir que estos miserables matasanos ineptos y/o corruptos se salgan con la suya. Que salgan airosos. Que triunfe su repugnante propaganda.

  2. Estamos muy preocupados de acudir a tantos entierros,y todos de gente vacunada.Cuando les dices a la gente que son efectos secundarios de la vacuna,no lo creen y lo justifican diciendo que están en edad de fallecer…incluso que ahora es normal morir joven,cuando hay un hombre en el vecindario que tiene 103 años.Todos los ingresos en el hospital son vacunados,y cada vez hay más ataques al corazón por la vacuna experimental.Les da lo mismo,antes eran covidiotas y ahora vacunidiotas.

    • Te gano. Mi vecina covidiana octogenaria me argumentó como prueba de que el covid sigue siendo una amenaza letal que en su pueblo había muerto “de covid” una mujer de 107.

Comments are closed.