Está claro que cuando a las televisiones les da por meter a alguien hasta en la sopa, no se cansan. Y eso es lo que está sucediendo con el impresentable de César Carballo, que lo meten en todos los programas de televisión como si no hubiera más “expertos” a los que consultar. Creemos que el asunto será porque no hay nadie con menos principios que este tipo y seguramente, tal y como están las cosas haya muy pocos que se presten ya a mostrar su jeta por la tele por mucho que les paguen, no sea que en pocos meses les empiecen a llover las demandas.

Pero parece que a Carballo todo eso le da igual porque tiene más ansias de figurar que cerebro. Al tipo le gusta ir de vedette por la vida y dudamos mucho que le quede un minuto libre para ejercer de eso que dice que es, urgenciólogo.

Y ya saben que aquí en España la gente se cachondea de todo, lógicamente Carballo es víctima propiciatoria para todo tipo de cachondeo, además de para ser sentado algún día en el banquillo de los acusados. Por eso, hace unos días se hizo un montaje con su fotografía rotulándole como vulcanólogo y ahora se ha rotulado otra fotografía suya como “fueradejuególogo”. Más dura será la caída, Carballo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. La primera vez que oí eso de “urgenciólogo” me partí de la risa; imagino que habrá sido él mismo quien se puso el remoquete. Pero es que no, resulta que así es como también lo venden los demás. Entonces, yo me digo: “urgenciólogo” es el que estudia las urgencias, ¿no? Y eso, ¿en qué consiste? ¿En entrar en unas Urgencias de todos los hospitales del mundo, e ir anotando quién es hombre, quién mujer, la edad de cada uno, cómo van vestidos, etc., etc., etc.? Me lo expliquen. Voy a tener que consultarlo con un vulcanólogo o con un especialista en fútbol, para que me lo cuente.

  2. Tribunal, pero militar, condena y al paredon. No habra justicia para las victimas de este HDGLP hasta que la testa de este cabron no este separada de su cuerpo y colgada de una pica como escarmiento a todos los que son como este sujeto.

  3. La carencia de dignidad, principios y vergüenza de este individuo, no dista mucho de la de otros adalides de la comunicación de esta plandemia. Pero hay algo que , al estar metidos en esa vorágine, les hace pensar que su palabra es la ley , pero no en que, esta circunstancia de la que disfrutan es tan efímera, como lo tenga previsto quienes lo han provocado. Me refiero a esos psicópatas a los que denominan “élite”, que tienen todo muy bien estudiado y planificado. A este primer ataque mundial, seguirán otros, como ya se esta fraguando y que ya alguno, esta dejando caer. Crisis energética y económica. Calentamiento global, etc. Esos individuos, carecen de conciencia, empatía y de cualquier sentimiento hacía toda reza humana, que no sea la suya, aunque ellos realmente, no se consideran raza , sino dioses con su particular Olimpo y en él sólo caben los elegidos. Comprar voluntades, es una de sus aficiones, ya que ellos no la tienen, pues no la necesitan y lo mismo que las utilizan en su momento, también y con la misma facilidad, se desharán de ellas. Y aquí es dónde entran todos estos serviles voceros, los sanitarios y políticos, conservando a la prensa, pues aún les queda camino por andar y utilizar sus servicios. ¿Qué va a ser de todos estos zánganos cuando esta plandemia pase a un segundo o tercer plano y no necesiten sus servicios? ¿Veremos rodar cabezas como la este soplagaitas de Carballo y la de tantos otros vendidos? Porque hay algo que está claro para esa “élite”, el que no le sirve y no da beneficio, no existe y si tiene que desaparecer, desaparecerá para no dejar rastro de sus actos, aunque ya poco les debe importar que se sepa de su existencia e intenciones y eso que, ni son todos los que están ni están todos los que son.

Comments are closed.