Al final va a quedar claro, tras este más de año y medio de farsa, que cuanto más grandes y más descaradas sean las mentiras, más se las creerá la gente porque aquí ya no disimula nadie.

El pasado 4 de octubre, la cadena CNBC publicaba un artículo titulado: “Para Pfizer, una vacuna COVID-19 puede ser solo el comienzo de la potencial promesa revolucionaria de la tecnología de ARNm“. En el artículo, que es tremendamente largo, se dedicaban a ensalzar todos los logros de esta compañía farmacéutica como si fuera una especie de semidiós que hubiera descendido a la tierra para salvarnos. Vamos, Pfizer era el mesías.

¿Pero qué tiene de particular este artículo, aparte del autobombo de Pfizer? Que al final del mismo se inserta el siguiente texto: “Esta página fue pagada por Pfizer. El personal editorial de CNBC no tuvo ningún papel en la creación de esta página“.

Hemos de decir que siendo esto malo, al menos nos lo dicen claramente. Ahora imagínense la cantidad de artículos que Pfizer insertará en los medios de comunicación con más difusión a nivel mundial y que no nos dirán nada. Que parecerán informativos, sin más.

Imaginamos que con lo pelotas que son la inmensa mayoría de los medios en España con estas farmacéuticas, se estarán poniendo las botas a recibir dinero de esta y otras compañías sin decir nada. ¿Se imaginan lo rentable que debe ser mentir comtándonos las bondades de un producto que hace daño?

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. El que esté sin bloquear por el sioux de desVario (Luis pePino) que le mande esta noticia con un *guiño* *guiño*

  2. A este paso, sería más fácil mencionar y relacionar a las empresas y “profesionales” de toda índole, que no estén comprados por o vendidos a esta farmamafia. Pero tranquilos, que no pasa ná.

  3. Da igual oca. Es tal la disonancia y atrofia mental que llevan, que no hará la sinapsis.

    Se rascará la cabeza al estilo mono y te dirá la frase estándar del tonto de baba: “pero qué tendrá que ver”. Hay otras modalidades como: “no le veo la relación”, un “tu flipas”, o un escueto ” y qué?”.

    Conforme su cerebro va a menos su cuenta va a más.

    • En su fuero interno la hará, y sufrirá desgaste.
      Y luego estará el efecto en los espectadores pasivos, aunque sea en forma de sombra de duda.
      Debemos librar una batalla psicológica feroz. Así es como han arrinconado a la humanidad pensante, y llevamos (en conjunto) demasiadas décadas de retraso en la reacción.

Comments are closed.