Parece que en la prensa italiana también abunda aquello de no informar claramente de las causas de los fallecimientos repentinos que se están produciendo en estos días y hoy nos hemos encontrado con una muestra de ello. Un sindicalista italiano, Salvatore Livorno, ha fallecido a los 52 años de edad.

En la publicación de este fallecimiento que nos hemos encontrado en el digital italiano Padovaoggi lo único que se nos cuenta es que “en muy poco tiempo, una enfermedad incurable lo alejó de su esposa Bárbara, con quien estaba casado desde 2003”. A partir de ahí hacen lo que están haciendo siempre los medios de comunicación cuando informan de circunstancias como estas, hacer un breve repaso de su vida profesional y dar carpetazo diciendo cuando se celebrará el funeral.

Pero, ¿con qué nos hemos encontrado? Con que Livorno era un hombre realmente agresivo con las personas que decidían no vacunarse y daba cuenta de esa agresividad hacia ellos con sus publicaciones en las redes sociales, concretamente en su cuenta de Facebook.

En una publicación realizada el pasado mes de agosto, Livorno destacaba un mensaje en el que decía: “Estimados no vacunados, francamente ya nos habéis tocado los huevos“. Evidentemente, a pesar de que en otros mensajes era muy crítico con el capitalismo y se hacía eco de citas del Ché Guevara, parece que la realidad de Livorno era que estaba vacunado y que había caído, precisamente, en una de las peores trampas que el capitalismo más desalmado ha tendido a la humanidad a lo largo de toda su historia.

En otra publicación, Livorno decía: “A partir de este momento paremos a virólogos graduados en Facebook y en adelante sigamos con los entrenadores de la selección nacional”. Además, en una publicación de 2020 se hacía eco de una fotografía de una enfermera italiana en la que se decía “nosotros sudando en traje anti Covid a 30 grados y vosotros decid que no hay coronavirus”, añadiendo una cita de Oscar Wilde que dice “No existe otro pecado que la estupidez”.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

13 Comentarios

  1. Todos los vacunados lo van a pagar, tarde o temprano. Lo malo es si antes nos contagian a los demás.

  2. Los cánceres y las enfermedades autoinmunes se aceleran X1000 con el pinchazo. Lo veo en estos casos mediáticos y lo veo en mi entorno personal.
    En fin, espero que a este pobre idiota le den opción a un examen de reválida antes de ubicarlo definitivamente, allá donde esté.

  3. Curioso que, los casos que van saliendo de muertes repentinas de personajillos malévolos, habían hecho declaraciones agresivas contra los no kakunados.
    A ver, Ángeles Barceló y otros muchos voceras …..¡¡¡.cuidadín!!!..

  4. Una larga y penosa enfermedad … De la que te mueres repentinamente, claro.
    Como Rafaella Carrá.
    Y tantos otros.

  5. “Estimados no vacunados, francamente ya nos habéis tocado los huevos“. Pues mira que ostia has recibido perro.

  6. Para los que amamos a Dios no hay mejor vacuna (y estas de verdad) que el agua bendita, la cruz, el escapulario y la oración, incluso con los pulmones encharcados a punto de reventar de dolor y con dificultades respiratorias, sin olfato y con microinfartos y trombos por medio cuerpo.
    Los ateos morirán todos, Dios solo salvará a los suyos porque son los únicos que le quieren y corresponden a su Pasión en la Cruz, así de simple. Agua bendita y a la hoguera con toda otra medicación, que quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta. Los santos y santas NUNCA JAMÁS MIENTEN. Confianza SOLO en el Sagrado Corazón de Jesús y en el Inmaculado Corazón de María, que nadie, salvo Dios, tiene poder incluso sobre la muerte. Queda dicho y avisado.

  7. ¡Mejor los vacunen a todos,tanto de UGT como de CC.OO,al menos queda más espacio libre de gilipollas!

  8. tenia las dos flautas, y no le ha dado tiempo a ponerse la tercera flauta, ese es el problema
    necesitamos mas flautas dentro de este……..” danzad danzad malditos…………..”

  9. La pagaran si,pero contagiarnos de que ? De covid ? Cual. Es una farsa. Tendran q fabricar mas ,ya no queda .

  10. Es “timado” fallecido Salvatore Livorno, gente como tu tambien nos tocava los huevos a los no “vacunados” pero por aquello de la seleccion natural o karma a veces la naturaleza hace bien su trabajo como es el caso, espero que en tu nueva matrix te enseñen y aprendas de verdad el sentido de la vida, ea hasta nunqui

  11. “La larga y penosa enfermedad” que acaba bruscamente, quién se lo iba a decir a él, verdad?.

    En fin, siempre lo digo: el miedo es mal consejero. O como caer en el infierno huyendo del diablo.

    Es una anécdota personal (no “extrapolable”. Cómo me gusta usar sus palabrejas para reírme de ellos XD), pero muy ilustrativa de esta situación de muerte por mieditis temprana. Resulta que iba yo acompañada de mi hermana por un parque muy popular en mi ciudad y frecuentado a ciertas horas (al atardecer que en invierno – tiempo en el que se ubica esta historia – es a las 18h, justo cuando lo cierran) por lo que nosotras llamábamos chuferos (chufa se le llama a la cosa masculina en mi ciudad), exhibicionistas en lenguaje “culto”, y va y nos sale al paso desde un matorral un salido de estos justo cuando ya alcanzábamos la puerta de salida. Mi hermana entra en pánico y, echa a correr hacia un hombre que nos venía detrás. Yo echo a correr tras ella – contra toda lógica pues la puerta la teníamos delante, pero no iba a dejarla sola – y cuando le pide ayuda, el tipo le sale por peteneras, o sea, era otro chufero……..para mearse y no de miedo sino de risa por lo paradójico de la situación y, además, porque todas sabíamos que esos exhibicionistas de matorral, eran inofensivos menos ella. Sí, ya sé que ahora no es políticamente correcto banalizar con estas cosas, pero entonces sabíamos lidiar con estos baltrapas y con los “arrestregaos” de autobús. A los primeros la sola mención de sacar las tijeras del bolso y sugerencia de corte “quirúrgico” los ponía pies en polvorosa. Para los segundos también había remedio, con ponerte ante la puerta y pedir parada, hacer amago de bajar y provocar que se bajarán ellos para seguir tú tu viaje tranquilamente, bastaba.

    En fin, que sí, que las y los creo – yo sí os creo hermanos -, que ahora estamos más en peligro que nunca, porque los supuestos salvadores son los que nos van a buscar la perdición a todos.

Comments are closed.