Europa Manda

Es difícil encontrar obras de arte que se enfrenten al pensamiento único, a la corrección política y a sus grandes tótems como la multiculturalidad, el feminismo o la diversidad de género. Ningún autor osa contradecir las corrientes ideológicas difundidas desde los centros de poder mundial, a riesgo de ser desterrado de los circuitos museísticos y de los salones de los ricos compradores, auténticos inspiradores de esta nueva religión. Cualquier artista puede provocar reacciones presentado en ARCO una obra alusiva a Franco, muerto hace más de cuarenta años, denunciando realidades o injusticias “enterradas” hace decenas de años.

[Conoce las oportunidades de empleo internacional de Roche Bobois]

Por el contrario, ninguno se atreverá a denunciar los problemas de nuestras sociedades actuales, las políticas migratorias, las resoluciones de la ONU en material de Covid o las disposiciones de la Unión Europea en materia de contratación laboral o libre comercio. Los medios de comunicación están claramente al servicio de los planes de la élite global, pero el arte, de manera más sutil, está irrevocablemente alineado con sus fines, callando en ocasiones o remando a favor de obra en la mayoría de los casos. No hay más que entrar a un museo de arte contemporáneo para constatar esta miseria conceptual, la estética moderna no tiene contenido, basta con una piedra tirada en el suelo o un hierro retorcido colgado de la pared para que algo sea considerado arte.

Europa Manda

Además, si eres un creador o creadora que no pertenece al colectivo hombre-blanco-occidental-cristiano y tu obra trata sobre los temas de la agenda 2030 se te abrirán de inmediato las puertas del paraíso. Este es el nivel que tiene el panorama artístico en estos tiempos vacuos y pueriles en los que los referentes sociales son jóvenes marcándose un absurdo baile en Tic-Toc.

Con respecto a esta obra en concreto: “Europa Impera” trata de dar una nueva imagen de las instituciones europeas como una estructura vertical de mando, que responde a los intereses de los grupos privilegiados mundiales imponiendo sus políticas a todos los ciudadanos del continente, sin el control de las asambleas nacionales. La salida del Reino Unido, simbolizado a la izquierda de la obra, y las actuales tensiones con Polonia, son un reflejo de esta imposición de los grupos privilegiados que operan desde Bruselas frente a las estructuras parlamentarias estatales. Esta impresión digital con pintura acrílica, basada en la escultura del Augusto Prima Porta (Museos Vaticanos) juega con una de las imágenes por excelencia del poder, de la potestad mundial, que acuñaron los romanos hace ya dos mil años.   La obra, de un considerable tamaño, puede ser visitada en www.subastasgranviadebilbao.com (lote número 200) o bien en la plataforma www.opensea.io donde puede ser adquirida en formato cripto-NFT, último desarrollo tecnológico en el que se plasma el arte del siglo XXI.

*Un artículo de David Pasarin-Gegunde

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Qué le vamos a hacer… el arte, las letras, las Humanidades, el Latín, el Griego, la Literatura (y las pongo así, con mayúscula) no interesan: hacen pensar al hombre, y eso… pssch…, no interesa.

Comments are closed.