mayores

Últimamente la OMS se ha empeñado en hacer amigos de una manera muy peculiar, esta vez le ha tocado al sector gerontológico. Se les ha ocurrido a grandes pensadores de esta organización, la genial idea de incluir, a partir de enero del 2022, la vejez como “enfermedad”, decisión que ha causado sorpresa y desilusión, precisamente cuando este organismo celebra la década del envejecimiento saludable 2021-2030.  No es de extrañar la no aceptación por parte de determinados  colectivos y organizaciones al igual que por una gran parte de la sociedad. 

Dejadme que no hable de estadísticas ni de números, por respeto a nuestros mayores, respeto muy vapuleado estos últimos años, y sí os hable desde una vertiente más humana, creo que es hora que nos referenciemos con amor a lo que es una etapa y un proceso vital de vida, el envejecer. Dejemos los números y estadísticas para aquellos que se empeñan en aglutinar todo bajo variables frías. A veces, hay determinadas circunstancias en la vida que no se deberían de valorar estadísticamente, si no con corazón y mucha observación. 

Parece que, en la nueva normalidad, todo tiene que ser válido y aceptado como normal, pero no estaría mal detenernos un momento a reflexionar. Y digo que no estaría mal parar y reflexionar ya que tengo la sensación de encontrarme dentro de un “tsunami” muy desagradable, viendo a nuestros dirigentes como hablan de lo que es una etapa más en las personas, siendo para mí, de las más respetables por todo lo que engloba, principalmente, una “historia de vida”. Por un lado, tenemos a la OMS y sus comparativas de vejez y enfermedad, queriendo convertir lo natural en patológico, y por otro lado no olvidemos las famosas palabras de nuestra querida Christine Legarde “Los ancianos viven demasiado y eso es un riesgo para la economía global. Tenemos que hacer algo ahora ya”. Declaración fuera de lugar por el contenido y por quien las hizo.

Permitidme que como directora de un centro que fui de la tercera edad durante muchos años, os dé mi visión sobre la vejez, precisamente desde la observación de esta durante año tras año y no tanto desde la ausencia de salud, que para eso ya tenemos a los medios de comunicación bombardeándonos cada día con enfermedades, virus, muertes y calamidades.

Si nos remontamos al siglo II Galeno de Pérgamo, famoso médico cirujano y filósofo griego del Imperio romano, escribió que «el envejecimiento es un proceso natural», y así ha sido tratado año tras año, siendo peligroso e inapropiado no verlo como tal, es decir como algo natural, ya que tratar la vejez como enfermedad daría lugar a confusión e incluso falsas esperanzas, puesto que la vejez no se cura, solo se puede intentar curar lo que actualmente consideramos como enfermedad. 

Es obvio que la vida está compuesta por etapas, estas tienen sus cosas buenas y sus cosas no tan buenas y en cada una de ellas puedes enfermar, no es cosa exclusiva de la edad. Por poner un ejemplo, las mujeres cuando entran en la menopausia tienen síntomas propios de este proceso ¿significa que las mujeres están enfermas en esa etapa de vida? no, no lo están, viven un proceso natural propio de esa edad, llevándolas entre otras cosas a un estado de infertilidad; por consiguiente ¿significa que cuando lleguemos a mayores nos volveremos enfermos? no, no lo seremos, simplemente estaremos viviendo los procesos naturales degenerativos propios de esa etapa y que, por edad, nos llevará a un estado natural de fragilidad.

La OMS y nuestros dirigentes deberían de asegurarse que nuestra salud estuviera cubierta con los medios apropiados y darnos la tranquilidad de que cuando seamos mayores nos trataran con respeto, amor y no bajo el paradigma de persona enferma.

Tengo la sensación que hay una perversión del lenguaje muy peligrosa en los tiempos que corren, donde parece que lo saludable fueron cosas del pasado y donde la enfermedad reina en nuestros días como un gran abanderado. ¿Por qué digo que es una perversión del lenguaje? Porque coincido en el planteamiento que la filóloga Carmen Jiménez Huertas hace precisamente sobre la perversión del lenguaje y la utilización de etiquetas en la sociedad. Igual que ella, creo en la potencialidad de las palabras y la capacidad de estas de generar realidad, así que opino que no es lo mismo dirigirnos hacia esa etapa de la tercera edad, con la idea impuesta y aceptada socialmente de que vamos hacia un mundo de enfermedad, en vez de fragilidad.

La mayoría de las personas, desgraciadamente, carecen de herramientas y conocimientos para una buena gestión de emociones, la humanidad está polimedicada, con multitud de problemas personales y sociales, creo que añadirle a esta nube de tristeza, la etiqueta a nuestros mayores de “enfermos”, es perpetuar en la sociedad esa sensación de tristeza que impera y convive ya entre nosotros desde hace mucho tiempo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. La OMS de Gates,dirigida por el ‘sarasa’ de Thedros.

    Doctor Zelenco:
    Soy un realista de la conspiración.
    Vanguard y Black Rock son partes interesadas en todas las industrias, los medios de comunicación, la academia y la política.
    Vanguard y Black Rock invierten el uno en el otro a través de algo llamado propiedad circular.
    Por lo tanto, considera Vanguard y Black Rock como un monopolio que lo posee todo.
    Con la debida diligencia, descubrirás que las principales partes interesadas de ese monopolio son
    -Familia Rothschild
    -Familia Du Pont
    -Familia Rockefeller
    -Familia Carnegie
    -Familia Orsini
    -Familia Bush estadounidense
    -Familia real británica
    Usan las siguientes fundaciones para fermentar el caos en todo el mundo.
    Fundación Bill y Melinda Gates
    Fundación Soros Open Society
    Fundación Clinton
    Esas fundaciones son fundamentales para la desestabilización geopolítica.
    El caos es bueno para los negocios y la adquisición de poder.
    Solo una fuerza divinamente inspirada puede vencer a ese Goliat.

  2. La Elite gobernante está “preocupadísima” por la calidad de vida de las personas en el planeta y como, según ellos, el hecho de que seamos tantos no permite que tengamos una buena vida, a estos sociópatas al servicio del sistema se les ha dado la misión de planear formas de matar a la mayoría de la población mundial con virus inventados y programados, enfermedades, venenos y tóxicos de toda clase en el agua, el aire y los alimentos, con leyes que obliguen el tener un solo hijo por pareja e incluso la esterilización masiva si ello es factible por medio de imposiciones y mandatos “legales” (como el refrán: “quien hace la ley, hace la trampa”). Y para “redondear”, debo añadir que el video es de 2017, así que las fechas que se indican como “posibles” para “aniquilar a grandes grupos de población” han quedado obsoletas, puesto que les “urge” una “desaparición poblacional” mucho más célere y activa, porque se ve que (siempre según los principios amorales y criminales por los que se rigen) es “urgente” e imperativa la “posesión absoluta del planeta sin nadie que les estorbe, les dificulte, les reclame o se les oponga en sus planes avariciosos y homicidas”. Los que realmente “preocupan” son esos billonarios (con fortunas de18 ceros) cuyos nombres, apellidos y caras son desconocidos por la Humanidad y que son los que se dedican activamente a cometer toda clase de delito con tal de conseguir su deleznable propósito de aniquilar a la humanidad y esclavizarla con las falsas dicotomías ideológicas que han creado desde muy antiguo para cometer toda fechoría sin pagar ante la ley por su delito de lesa humanidad y organizar todas las guerras que han costado tantas vidas inocentes a lo largo de la historia.

    Así Planea la Elite matar a 6 mil millones de personas

    https://youtu.be/As_4Z9xxDpA

Comments are closed.