émpel

El próximo sábado 20 de noviembre tendrá lugar, un año más, la conmemoración de una de las gestas que colocaron a los Tercios españoles en el pedestal de la historia, que ahora mismo ostentan. Doy por sentado que esto, es algo completamente desconocido para la inmensa mayoría de los españoles, del mismo modo que doy por supuesto que muchos de nuestros compatriotas, ignoran por completo que los Países Bajos, un día, fueron provincias españolas. Pero no nos despistemos y tratemos de resumir.

[Consejos de limpieza para suelos de terrazas exteriores]

Si, por ventura, alguno de ustedes anda de paseo por el Benelux en la fecha mentada supra, no deje de ir a arremolinarse con unos cuantos patriotas y amantes de la Historia (con mayúscula), alrededor de una tan pequeña como coqueta capilla, lugar exacto donde tuvieron lugar los acontecimientos, que año a año, la Infantería española, tiene a bien rememorar.

El lugar es una suerte de isla, entre autopistas, construcciones modernas y, en fin, qué más da, lo importante es que la nostalgia se hermana con la dignidad, el patriotismo y el heroísmo en un reducto, no apto para frívolos o analfabetos, indefectiblemente sectarios.

El 7 de diciembre de 1585, el Tercio Viejo de Zamora al mando del Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla, compuesto por apenas cinco mil hombres, combatía en la isla de Bommel, en situación desesperada. Naturalmente el enemigo, previendo una victoria tan inminente como aplastante, ofreció una rendición decorosa, mas la respuesta de los nuestros no se hizo esperar: «Los infantes españoles prefieren la muerte a la deshonra. Ya hablaremos de capitulación después de muertos». Para un holandés, es prueba recurrente utilizar los diques como arma de guerra y efectivamente, así se procedió dejando a los españoles aislados en el, ya mítico, cerro de Émpel.

Cavando una trinchera un soldado encontró una tabla flamenca con la imagen de la Virgen María. Ni bien se supo, se corrió la voz y se ordenó se colocase en un altar, encomendándose a ella todos los allí presentes, para pedirle protección ante el desastre que se avecinaba.

Esa noche se desató un viento tan frío que congeló las aguas del río Mosa, situación que fue aprovechada por los españoles para, marchando sobre el hielo, atacar por sorpresa la escuadra enemiga al amanecer del 8, obteniendo de esta manera una victoria tan completa que el almirante Hohenlohe-Neuenstein llegó a decir: «Tal parece que Dios es español al obrar tan grande milagro».

Estando aquí en estas fechas, no hace falta mucha imaginación para comprender la naturaleza de aquella gesta, en un clima tan hostil, con hambre, miedo, ropas empapadas, en suma, presos de desesperación y completamente desamparados.

La tradición católica en España consideró que el triunfo se produjo gracias a la intercesión de la Inmaculada Concepción, quedando proclamada por ello patrona de la Infantería Española.

De ahí que, si usted se deja caer por estos pagos el próximo 20 de noviembre, tiene una cita con la historia, y si no es este año, anote esta efeméride para encuentros venideros. La fecha no es fija, pues depende de los imponderables, de los que estamos ahítos desde hace ya, demasiado tiempo.

El programa oficial de El Milagro de Émpel del año del Señor de 2021, es el siguiente:

11:00   Misa en la Iglesia de Saint Laurentius (Rosmalen, Países Bajos).

(Canta el coro de la parroquia San Jorge de Madrid como en años anteriores)

12:00   Traslado a las inmediaciones del Rio Mosa.

12:30   Inicio del acto a las orillas del Rio Mosa.

(En años anteriores se escenificó la historia del milagro con trajes de época)

13:00   Acto de Homenaje en la Ermita de Émpel

(Se realiza una ofrenda floral, se canta la Salve y el himno de Infantería).

*Un artículo de Bienvenido Picazo

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Curiosa historia y enaltecedora de los muy grandes Tercios Españoles. Se me antoja recordar, el último hecho de valerosos españoles, de los cuales muchos dieron su vida, al servicio de una causa por la que crían, demostrando valentía y coraje , los voluntarios de la División Azul, Condecorados, honrados y reconocido su valor , no sólo por el ejército alemán, también y siendo entonces el enemigo a batir, por los propios rusos.

  2. Los Infantes Españoles de Los Tercios prefieren la muerte a la deshonra; lo mismito que lo diametralmente opuesto del actual ejército, guardia civil, policía, jueces, médicos y demás grafenados.
    Sin DIOS no tenemos esperanza, no tenemos futuro, no tenemos Vida.
    Los Tercios Españoles están vivos, el actual ejército, guardia civil,… NO lo están.
    ¡Honor y gloria eterna a aquellos que dieron su vida por DIOS! ¡Muerte al Maligno y a sus seguidores!

Comments are closed.