Una de las grandes películas de risa de la historia es, bajo nuestro punto de vista, ‘Aterriza como puedas’. La película, estrenada en 1980, cumplió el año pasado, el del mega-confinamiento mundial y la pandemia, 40 años. Uno de los directores de esta película, David Zucker -que la dirigió junto a su hermano Jerry Zucker y su amigo
Jim Abrahams-, ha publicado un interesante artículo en el digital ‘Commentary‘.

David Zucker

En este artículo, titulado ‘Comedia Destructora’, Zucker realiza una acertada reflexión sobre la comedia, las bromas, las risas y de qué forma serían tomadas algunos tipos de bromas por la sociedad actual en la que se pretende imponer la dictadura de lo políticamente correcto y el no hacer según qué cosas por si alguien se pudiera sentir ofendido.

En primer lugar cuenta lo que le sucedió cuando se estaba celebrando el 40 aniversario de la película el año pasado, justo antes de los encierros, en el Teatro Egipcio de Hollywood y alguien le pregunto en el acto: “¿Podrías hacer un Aterriza como puedas hoy día?” Zucker cuenta que le respondió: “Por supuesto que podríamos. Solo que sin las bromas “.

De hecho, revela que Paramount se había planteado una reedición de la película pero lo paralizaron por si pudiera haber habido una reacción violenta de cierta parte del público con algunas “escenas que hoy se considerarían insensibles”. Además cuenta que cuando se estrenó la película nadie se ofendía por nada ni se daba por aludido y gustaba a todo el mundo pero se pregunta que pasaría “en el mercado actual, si le presentara a un ejecutivo de estudio una comedia en la que una dama blanca tiene que traducir el discurso de los negros; en el que una niña de ocho años dice: “Me gusta mi café negro, como mis hombres”.

Recuerda que en 1979 Michael Eisner, presidente de Paramount, “sabía que la comedia requiere una cierta cantidad de imprudencia y que los escritores y directores de comedia deben experimentar hasta dar con la nota perfecta en la que una broma puede iluminar temas incómodos al darnos permiso para reírnos de ellos”.

Igualito que ahora, ¿verdad? Les recomendamos leer este artículo de Zucker porque tiene mucha razón en todo lo que dice. Ahora creemos ser muy modernos y disfrutar de muchas libertades, pero todo lo contrario; no existe la libertad de expresión pero tampoco, y eso es mucho más grave, la libertad de opinión. Vivimos sometidos a tremendas dictaduras y lo peor es que muchos ni se han enterado y creen vivir disfrutando de una maravillosa libertad.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Donde no se pueden expresar los pensamientos ahi no hay libertad, donde no hay libertad hay tirania, y eso es lo que estamos viviendo ahora mismo en todo el mundo occidental, damos asco, los rojos nos estan cubriendo de mierda.

  2. Esa película oficialmente está considerada por estudios científicos como la más graciosa de toda la Historia, de acuerdo al número de veces que los espectadores se ríen.

    Y a mí me hacen gracia los santurrones que se la dan de rebeldes contra el sistema cuando les conviene, pero luego imponen a los demás sus propios criterios sobre cómo se deben hacer las cosas, pero a base de etiquetas negativas contra el que no les siga la corriente, en vez de fomentar valores éticos como la responsabilidad, la honestidad y el respeto a la dignidad humana.

Comments are closed.