china

En la noticia del 12 de octubre de 2021 de Naciones Unidas, se dice: “La inclusión es fundamental para la resiliencia y la paz sostenible, afirma el Secretario General”. El capo de la ONU afirma que el problema es “la desigualdad, la exclusión y la gobernanza débil”.

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

Cualquier historiador serio informa que la desigualdad ha sido uno de los motores del progreso en Occidente. Es evidente que no hay competencia si no hay desigualdad ni tampoco esfuerzo personal si la sociedad impide la desigualdad. Por cierto ni siquiera existe la igualdad ante la ley en ningún país del mundo.

La igualdad forma parte del indoctrinamiento neocomunista, aunque ni siquiera en un sistema comunista hay igualdad, puesto que sólo existe la igualdad entre las masas pobres y en la administración comunista hay una escala de mando, donde cuanto más arriba mejor viven.

La igualdad supone un control centralizado de la actividad humana, incluyendo la economía, y, por tanto, Naciones Unidas promueve el neocomunismo cuando hace propaganda de la igualdad.

En esta noticia, se dice que el capo de la ONU “Insistió en el papel determinante de la inequidad como raíz de los conflictos armados y agregó que si bien las desigualdades existen en todos los países, son especialmente rampantes donde no hay servicios básicos como la salud, educación, seguridad y justicia”, lógicamente, esta afirmación se relaciona con la “gobernanza débil”.

La ONU sabe que no existen países sin esos “servicios básicos” y la gente se sorprendería sobre las comparativas en áreas como los servicios judiciales que la propaganda neocomunista denomina “justicia”.

En realidad, la ONU fomenta el macro-Estado, el invento más destructivo de la humanidad. Cabe señalar que hasta hace pocos años, la ONU hacía propaganda de los derechos humanos, la democracia y el estado de Derecho. China desprecia estos tres pilares básicos de la propaganda occidental y la ONU ha optado por relegarlos, centrando la propaganda en diferentes mensajes que tienen el requisito común de requerir un macro-Estado.

Otro de los mensajes de la propaganda del macro-Estado de la ONU -y de los gobiernos- consiste en la inclusión para evitar la exclusión. La inclusión tiene varios matices. Primeramente, se refiere a la denominada economía formal, es decir la que declara y paga impuestos, que es la base del macro-Estado y su negocio de la corrupción. Se justifican los subsidios como forma de evitar la exclusión, aunque la realidad es que los subsidios forman parte, principalmente del control social, especialmente con la renta básica.

En 2018, Naciones Unidas y la Unión Europea hicieron la mayor propaganda posible del macro-Estado, publicando una estimación de las cifras de la corrupción en las diferentes áreas geopolíticas o de los principales países. Así se informó a quienes se oponen al macro-Estado, que éste es la mejor forma de enriquecerse personalmente.

Vivimos en un mundo neocomunista y el neocomunismo del macro-Estado nos ha llevado a la decadencia, destruyendo toda la sociedad, la cultura, la economía, …

La solución pasa por una Era #PostDemocracia.

*Un artículo de Javier Marzal, Presidente de la International Association to Change the World

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. hasta hace pocos años, la ONU hacía propaganda de los derechos humanos, la democracia y el estado de Derecho.”

    Bien, pues o bien mentía entonces o miente ahora. O, también podríamos encontrarnos ante la tercera vía: ha mentido siempre, desde su misma creación, y lo que pretendió siempre es lo que alaba y promulga ahora, pero había que “habituar” a la gente. Diciendo esto me ha venido a la cabeza el camello de billares. Para los más jóvenes a los que el arquetipo pueda no sonarles, les explico lo de los billares y el camello de…….
    Antes uno se divertía fuera de casa y jugar, lo que se dice jugar, pues lo mismo. Salvo echar la partidita con tu madre y abuela apostando con garbanzos, si querías jugar ante la ausencia de consolas y de más, uno se iba a los billares o los futbolines, o ambas cosas, y por allí pululaban los depredadores en forma de camellos muy amigables y “generosos” que invitaban a partidas, porros y alguna que otra rayita. Así, poco a poco se ganaban tu confianza y con ello más y más clientes. Entonces era cuando lo lúdico esporádico pasaba a ser adicción y no al juego precisamente.

    Pues bien, algo parecido parece haber hecho la ONU todos estos años de objetivos “elevados” y “altruistas”, con las masas yonkis del buenísimo. Suavemente ir llevándolos hacia esa fase llamada “habituación” en la que el yonki esclavo de su vicio, necesita más veneno para obtener la misma satisfacción.

    Ahora el camello se quita su careta de tipo wuay y le muestra a su legión de yonkis con síndrome de abstinencia o avidez de más para calmar su insatisfacción perenne; su auténtico y verdadero rostro de traficante infame y violento incluso, a sabiendas de que la piltrafa humana en la que ha convertido a aquel que un día fue persona, no lo va a ver como el monstruo que es, y aún viéndolo lo mismo da pues ya lo ha hecho esclavo de lo vende. Entonces ya da igual lo adulterada que esté su droga, lo mismo que la fama de letal que tiene el tipo por haberse llevado por delante a unos cuantos con su 💩💉, el yonki se la jugará – esperando que no le toque a él – con una sobredosis por partida doble (la 💩 en si y con la que el camello la corta).

    Un inciso…….Y que a mí todo esto me resulta familiar?:

    – 2 dosis (sobredosis).

    – “corte” con cosas raras potencialmente peligrosas.

    – aleatoriedad, porque claro, si el camello mata a todos sus yonkis de una tacada, se queda sin clientes y espanta a futuros consumidores 🤔

    – ganar dinero a toda costa como objetivo.

    – presumir de “buena” calidad aunque los que ya la han palmado digan otra cosa desde la tumba. Intoxicar (mentes en este caso) diciendo que no ha sido su 💩, que a saber qué otras 💩 y de qué 💩camello se ha metido el pobre desdichado.

    Pero vuelvo que me he ido por los cerros.
    El camello siempre está ahí fiel a su “compromiso” (salvo que lo entaleguen, que ojalá lo vean mis ojos) con nueva 💩 que dirá al yonki que va a ser la mejor que probará en su vida y el yonki ya perdido el punto de referencia, tomará como tal la última 💩 buenista que se metió en vena. Luego en plena euforia irá altanero mirando por encima del hombro a todo dios que no es de su exclusivisimo club (esto es real o era real en otros tiempos. Se creían “especiales” sin verse su degradación y la lastima que provocaban en propios y extraños).
    La ONU, la OMS y toda la patulea corrompida por el dinero y el poder, es fuente de la droga inagotable del buenísmo, con millones de yonkis del mismo con ansias inacabables de más. Son camellos con sus zonas de influencia repartidas, vendiendo su placentera y calmante 💩 por doquier a un público entregado ávido de ser y considerarse “buena gente” comprometida y “solidaria”. Ellos tienen la ansiedad y los camellos el chute a punto, y todos contentos.
    Pero qué pasa con los que vemos al piltrafilla en toda su dimensión de hombre deshecho?……pues típico comportamiento del yonki: enganchar a todo el que pueda a su alrededor.
    Sí, le encanta chutarse al buenista tipo, pero aborrece el espejo que supone quien resistió, así que, como el yonki de psicotrópicos se inventa el motivo noble para justificar su debilidad: “quería salvar a mi amigo de la droga y caí yo”. “Hay que ser “solidario”, “hay que mirar por el bien común”, te dicen estos otros yonkis locos por chutarse, pero de todas sus excusa la que más me “encanta” por su similitud con la original es esa de: “hay que hacerlo para “salvar” la vida de los ancianos y los más vulnerable”.

    Cuando quieres drogarte, siempre hay un camello dispuesto a que lo hagas.

    A todos esos “solidarios” puntuales les diría aquello de Víctor Manuel: “déjame en paz que no me quiero salvar, en el infierno no estoy tan mal”.

    También les diría si pudiera, que no, que no quiero que “salven” mi vida si para hacerlo condenan esa mi vida, a vivirla sin libertad.

Comments are closed.