En estos días se ha hecho viral una fotografía en la que aparecía Irene Montero y un bolso de Louis Vuitton justo a su lado. La imagen creó confusión y mucha gente pensó que el bolso era de Montero, cuando en realidad era de Carmen Calvo. Nosotros no nos hicimos eco de lo sucedido porque, sinceramente, nos pareció una tontería ya que en estos momentos hay cosas mucho más importantes aunque, sea de Montero o sea de Calvo, el precio del bolsito en cuestión tiene tela marinera porque vale más de 2.000 euros. Es decir, sea de quien sea el bolso en cuestión es un aberrante que un político se gaste ese dineral en un bolso y más si presume de lo contrario, como hace toda esta fauna.

Pero lo que más nos ha llamado la atención es cómo han acudido los newtroleros de Ana Pastor a limpiar “el buen nombre”, es coña, de Irene Montero. Es decir, Ana Pastor siempre está ahí cuando la extrema izquierda lo necesita ya que, gracias a ellos, está colocada, tanto ella, como su hermana, donde están.

Es triste perderse en minucias como estas porque toda esta gente debería ser sentada en un banquillo por motivos mucho más graves que este. Pero ya produce un asco, sí señores, asco inmenso la forma en la que los medios están vendidos a esta tropa que nos malgobierna. El desprecio que nos producen los unos y los otros está llegando a unos límites que ya nos están produciendo hasta nauseas. Son pelotas, son unos palmeros “sobalomos” repulsivos y no tienen ni la decencia de disimular.

 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Estos de maldito bulo ¿han podido desmentir el precio del palacio de galapagar? Lo pregunto porque no recuerdo a esa imbecil de la pastor negando la mayor.
    Menuda banda de criminales y sinverguenzas. la horca es poco castigo para esta gentuza, que pena de pueblo español, pero tenemos lo que nos merecemos, un gobierno de mierdas para un pueblo donde una mayoria, ademas de borregos, son tan mierdas como los politicos que los gobiernan.

  2. Referente al vídeo de dos gays en Barcelona, con más cojones que nadie, justo enfrente de la sede de la “coco” (como siempre los he llamado). Creo que no va la policía por ellos, porque tienen el marchamo de “intocabilidad”, por ser gays; sea como sea, se merecen un aplauso, porque tienen más razón que un santo.

Comments are closed.