Aunque la noticia ha acabado con un final feliz, la noticia que se ha producido en Valladolid el pasado domingo nos ha helado la sangre. Según informan varios medios, agentesla Policía Nacional Municipal de Valladolid han conseguido evitar que una niña de 16 años se tirase desde el tejado de un inmueble de la calle Padre Llanos de la capital vallisoletana.

Los agentes consiguieron convencer a la menor de que no lo hiciera tras varios momentos de mucha tensión y posteriormente la trasladaron al Hospital Rio Hortega de Valladolid. ¿Se dan cuenta? Esta sí que es una verdadera pandemia y no la que se nos está intentando vender desde las televisiones y medios de comunicación.

Aunque desconocemos los motivos por los que esta joven tenía intención de lanzarse al vació, sí que podemos decir que lo que ha pasado toda la gente joven en estos casi dos años no es normal. Se han visto encerrados en casa con una edad en la que lo que tienen que hacer es salir y divertirse. Se les ha obligado a no ir a clase y a hacerlo vía online sin poder encontrarse con sus compañeros.

Ahora ya van a clase, pero lo hacen con un bozal puesto y bajo un régimen absolutamente policial que se ha impuesto en los colegios. Y no solo eso, se les ha convertido en culpables de contagios, en culpables de contagiar a sus padres y abuelos llegando incluso a fomentar su vacunación sin necesidad de hacerlo.

Y todo eso añadido a las habituales circunstancias que se tienen a esa edad, en la adolescencia. Los niños, los jóvenes y los ancianos son los auténticos héroes de todo por lo que hemos pasado en España en estos dos últimos años. Nuestra solidaridad y nuestro apoyo para todos ellos.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Lamentamos la dureza de esta nueva realidad.Muchas chicas están quedando embarazadas…aún tomando la píldora antibaby,y quizás sin saber de quién o de qué!.Estamos viendo que estás vacunas son como una posesión diabólica,la gente vacunada ha cambiado su forma de ser…la gente se muestra siniestra como ‘poseida’,y no responden a los estímulos habituales,han perdido la conciencia y el uso de la razón.

    Hemos visto cambios evidentes en los órganos genitales de gente vacunada con este veneno,mujeres con inflamación de genitales que parecen penes,y hombres con disminución de pene semejando clítoris.

    Creerán que estamos locos!,no proponemos que lo comprueben por ustedes mismos…o si lo pueden comprobar,se llevarán grandes sorpresas.

  2. Cuando la policía hace bien su trabajo y actúa en este tipo de casos,todos salimos ganando…solo falta que dejen de obedecer las imbecilidades del gobierno,y que dejen a la gente unirse tocarse,abrazarse,respirar…amarse!.

  3. ¡Madre mía! Se me ha encogido el corazón… uf… qué pena, Dios mío, qué pena. Cuando se termine esta resignación de la gente (por llamarlos de alguna forma), será “el rechinar de dientes y el rasgar las vestiduras”.

Comments are closed.