Nos preocupa mucho el alto número de personas que se están vacunando en España, pero nos preocupa también el nivel intelectual que están demostrando tener algunos de ellos. Y es que, por lo que estamos viendo la gente no tiene nada claro lo que están haciendo y se dirige al vacunódromo aterrada, a pesar de lo que después digan por la calle y en las redes sociales.

Y eso se nota cuando empiezas a ver conversaciones de personas que se han vacunado. Necesitan contarlo, necesitan decírselo a los demás para tener un poco de seguridad mental. Es el eterno mal de muchos, consuelo de tontos. Les reconforta ver que hay mucha gente que ha cometido la misma insensatez y eso, para algunas cabezas es importante puesto que es la única forma de reforzar una decisión de la que nunca han estado seguros.

¿A alguno de ustedes se les ha ocurrido alguna vez decir “me he hecho un análisis de sangre y soy feliz”, “me han puesto la vacuna del tétanos y siento que he hecho un bien a la humanidad”? Es absurdo, ir contando por ahí que uno se ha vacunado no es más que ese refuerzo psicológico absurdo de alguien que quiere demostrar que también forma arte del rebaño de los ahora bien vistos.

Un ejemplo, ¿les parece a ustedes normal lo que dice esta periodista de ‘La Sexta’? “Acabo de vacunarme. He llorado de emoción antes, durante y después”. Y no se queden en lo que dice ella, vean algunas de las respuestas.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

11 Comentarios

  1. Menudos payasos, alegrándose de poner un pie en la tumba. A ver si postea tambien el momento de emoción que va a sentir cuando se le empiece a joder la salud y se de cuenta de la estafa.

  2. Esperemos que sea la última vez que llora y no tenga que lamentar toda su vida la decisión de vacunarse. Este país es así de borregos conformes, la juventud igual que llevan las mascarillas porque les hace ser modernos, irse a vacunar está en su órbita de chachi como el ir de maní por el cambio climático.

  3. Si les han lavado el cerebro con técnicas profesionales de secta, es lógico que tengan comportamiento de secta.
    El pinchazo es como un sacramento para ellos, un rito iniciático.

    Obviamente no todos los perrodistas, todos los políticos y todos los matasanos entienden lo que están haciendo. A ellos no les han contado la verdad y son demasiado estúpidos y simples para entreverla por sí mismos.

    Dudo mucho que los jefes de este personaje se hayan pinchado nada.

  4. Todos vuestros comentarios son fabulosos. La pobre se ve que está necesitada de un psiquiatra….por lo del llorar antes,durante y después. En fin, qué no le pase nada porque lo que trae de “fábrica” no le ayuda ni a pasar el día.

Comments are closed.