Con las medidas que se están tomando con la excusa del virus se podrá estar más o menos de acuerdo. Podremos estar en contra de la vacunación, o a favor, en contra del uso de mascarillas, o favor de su uso incluso en las calles. Pero lo que es inconcebible es que como sociedad permitamos que los niños estén recibiendo el trato que están recibiendo.

Primero ordenaron que se quedaran encerrados en casa, mientras las personas que tenían perros podían salir a pasearlos tranquilamente por las calles. Después les convirtieron en supercontagiadores y les convencieron de que eran los culpables de lo que les sucediera a los abuelos. Más tarde les obligaron a ir a clase con mascarilla y a estar en las aulas sin calefacción y con las ventanas abiertas. Poco después, y sin que sufrieran consecuencia alguna si se contagiaban, les dijeron que lo mejor era vacunarlos para que no contagiaran. Es decir, medicarlos con un producto experimental sin tener necesidad alguna de hacerlo.

Y ahora comienza un nuevo curso escolar en el que ya queda claro que se va a cometer con los niños las mismas aberraciones que se han cometido hasta ahora. Ya en el primer día queda claro que los niños siguen siendo las víctimas de todo lo que esta sucediendo y que en esta sociedad cobarde no estamos haciendo nada para evitarlo y para proteger a los más débiles. Una imagen vale más que mil palabras.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

4 Comentarios

  1. Sería conveniente que, de vez en cuando, la gente echara un vistazo a cómo murió Robespierre y el motivo, no vaya a ser que, figuradamente, les pueda pasar a muchos lo mismo ya que , a veces, la historia se repite.
    La pasividad de tantos padres, está marcando un mal camino para sus hijos y los pobres no les podrán echar en cara nada el día de mañana, pues lo que ocurre, será para ellos lo más normal. Todas estas medidas y acusaciones como la de ser causantes de los contagios de los abuelos y demás zarandajas. es imperdonable, miserable y deleznable por parte de todos estos Judas que lo único que demuestran es una falta total de humanidad, moral, principios y dignidad. El garrote vil, sería tener benevolencia con estos sátrapas. Y menciono este invento, por si lo de la guillotina resulta afrancesado.

Comments are closed.