Lo venimos advirtiendo desde hace semanas, este otoño y este invierno, con la llegada del frío nos vamos a encontrar con muchas desgracias. Y parece que, desafortunadamente, no nos estábamos equivocando. Son muchas las personas que, pasadas semanas después de vacunarse, piensan que ya no hay problema, pero tal y como han avisado muchos médicos y expertos, por supuesto no del oficialismo, se desconocen los efectos del brebaje que se han inoculado a medio y a largo plazo.

Están aumentando los infartos de gente relativamente joven, otros mucho están cayendo fulminados en plena calle, pero la ceguera incurable de muchos no les permite ver la realidad de lo que está sucediendo. Efectivamente, ya sabemos que no todo tiene que ser efectos de las vacunas y que se muere gente todos los días, pero estamos asistiendo a un conteo diario que es muy preocupante.

Y cuando lo decimos nosotros, cualquiera puede pensar que estamos exagerando y que no tenemos razón, pero cuando lo dice alguien que tiene que asistir a funerales por su oficio, como es un sacerdote, sinceramente, creemos que ya hay que tenerlo más en cuenta.

Tomen nota: “El otoño está viniendo fuerte, tengo una media de 2-3 funerales por semana y mucha gente que está en agonía. Rezad por todos ellos, para que puedan ver el rostro de Jesús”.

 

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Diáfano. Jod3r, …a ver sí se van a cumplir los malos vaticinios….

    Súmale la noticia vuestra de los ‘casuales’ datos de 20.000 muertos de más este año.

  2. Por favor, que alguien le diga a ese analfabeto de campo de La Quinta Columna, que buscar muertos por el mundo en internet y presentar a cada individuo que se muere como probable víctima de los venenos que se están inoculando, produce vergüenza ajena y no contribuye en nada, sino todo lo contrario, a luchar contra este genocidio. Es increíble el nivel mental de ese individuo.

    • Perdone usted, pero si algún nivel mental produjera vergüenza ajena sería el de quienes se han dejado engañar con los venenos que se están inoculando, como muy bien usted dice. El Sr. Delgado no es ningún analfabeto de campo. Él no hace otra cosa que informar para, en lo posible, evitar tal genocidio; y muchas de esas muertes, lamentablemente, solo confirman sus teorías.

      Por descontado, desde aquí manifiesto mis respetos y condolencias a los allegados de todas esas personas. Si no todas, muchas de ellas víctimas inocentes del mayor engaño colectivo que se ha hecho a la humanidad.

  3. Fíjese usted Pipo que detrás de esa lista pública de víctimas existe un rasgo común (generalmente muerte súbita, infarto, ictus. El Sr. Delgado no ha traído a colación cualquier muerte sino muertes espontáneas y súbitas de jóvenes y mayores, en la calle o en la casa, o en otros lugares, de algunos famosos a nivel nacional o regional y de gente no tan famosa. Fíjese usted que ese tipo de muertes no es nada normal. Esto que estamos viendo es algo nuevo. Fíjese en la proporción de este tipo de muerte (y otras tantas similares que no se anuncian…). Este tipo de muertes está en consonancia con los estudios que se han hecho con respecto al uso del grafeno y derivados como biosensor y amplificador de frecuencias dentro del organismo humano y probablemente esté en relación directa con la activación intermitente de frecuencias. Si esto es así, no es más que la punta del iceberg de lo que puede pasar en unos meses si no apoyamos al “analfabeto de campo” de Ricardo como usted lo llama…Fíjese no más!

Comments are closed.