Estas cosas no las entendemos demasiado bien, o quizás sí, pero hay cosas demasiado llamativas con esto de los refugiados. Resulta que la mayoría de los refugiados que vienen son hombres jóvenes, gente con aspecto saludable, pero se ven pocas mujeres, niños o ancianos cuando, sorprendentemente, esas son las personas y las franjas de edad más vulnerables y que más peligro pueden tener si permanecen en su país.

Pero volviendo a los que han sido repartidos por todo el mundo, nos hemos encontrado con la publicación que uno de los refugiados que ha llegado a Estados Unidos ha realizado a través de Twitter. Muestra lo que se le va a dar de cena y dice: “No me quejo, pero esto es lo que me dieron anoche para cenar y la próxima comida es 12 horas más tarde. La vida de los refugiados puede ser segura pero nunca fácil y favorable. Fort Bliss El Paso Texas”.

Pero el problema no solo era su queja por lo que le estaban dando de cena, lo curioso del caso es que esa publicación fue realizado a través de un carísimo iPhone que muchos de los que pagan esas cenas no se pueden permitir. ¿No les parece que hay algo demasiado extraño con esto de los refugiados? ¿Dónde están los débiles, los ancianos, los niños? ¿Dónde estén esos que no podrían protegerse por sí mismos? Por no hablar de lo chocante que resulta lo del iPhone, claro…

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

10 Comentarios

  1. Un refugiado que oiga “uste” salio corriendo con lo puesto pero que tiene iphone y canal de twitter y todo, aqui hay cosas que no cuadran y nunca lo han hecho con el tema este de los refugiaditos.
    No se, los refugiados de las guerras del siglo XX no se parecian en nada a los refugiados de hoy en dia que tocan suelo, o tierra y lo primero que hacen es selfie y al twitter, que cosas mas raras pasan en occidente.

  2. Mientras el pueblo no sea consciente que esto es una invasión en toda regla, no entenderá nada hasta que vayan por el.
    Esta invasión, junto con la crisis económica, moral y genocida es el desarrollo, en su etapa final, de un plan milenario.
    Señores, ¡que estamos en guerra!

  3. Así empieza el tratamiento mk-ultra para volverlos agresivos y en contra del bloque occidental: mantenerlos con hambre, mal descanso y falsas promesas, luego cuando estén débiles, entrarán en modo programación y recibirán el entrenamiento que la cia o el deepstate quiera. ¿Futuros terroristas? No me sorprendería.

  4. Tiene explicación,Apple de MorganSarch es accionista de Pfizer,les regalan los móviles aunque al parecer no tienen comida,la comida artificial la tenía que repartir Bill Gates,o en su defecto McDonalds hamburguesas de fetos abortados…como los sombreros blancos han boicoteado estás industrias…

    Informe: El administrador de Biden ha perdido la pista de casi la mitad de los niños en nuestra frontera sur.Han desaparecido miles de refugiados misteriosamente,sobre todo mujeres y niños.Red de adrenocromo y tráfico de órganos.

    También los refugiados argelinos que vinieron a Canarias llevaban móviles del ejército (tecnología exclusiva militar),pasaportes falsificados y dinero en efectivo y en tarjetas,para organizar el ejército islamista de Soros,que ahora está en Londres.
    Se ha destapado una red de soldados militares españoles que vendían tecnología y espiaban para Rusia,todo es muy increible.

  5. El rollo welcomero es un engaño masivo equivalente al rollo pandémico o al rollo cambio climático o al rollo heteropatriarcal.

    – Se anula el raciocinio de la gente con técnicas de neuromárketing y de manipulación psicológica, a modo de gota malaya, mediante medios de comunicación, cine, literatura, etc.

    – Se les montan en el perolo unos esquemas simples, unos miedos, unos complejos, unas conductas reflejas, unos mecanismos para que anulen su propia capacidad de pensar y sus instintos naturales, y la incapacidad de distinguir situaciones. Se simplifica al máximo su pensamiento y su percepción, de forma que sólo vean extremos y fantasmas.

    – Se perfilan unos protagonistas victimarios, un “relato”, una infiltración, unos organismos ad hoc que se acaban superponiendo a las instituciones democráticas y constitucionales, un sistema fiscal extractivo.

    – Se marca una “amenaza” demonizable en la cual irá incluida cualquier persona que llame al rigor, a la sensatez, al equilibrio y al respeto a la ley vigente (“xenófobos”, “racistas”, “negacionistas”, “antivacunas”, “homófobos”, todófobos, etc), a la cual por su peligrosidad y su maldad es legítimo desposeerla del derecho de expresión, no vaya ser que convenza a alguien de algo.

    – Se diluyen las leyes escritas para sustituirlas por las de la costumbre (las leyes de Extranjería o las de Defensa, por ejemplo, están destruidas de facto, del mismo modo que la “pandemia” convirtió en papel mojado la misma Constitución y los tratados internacionales de más peso o el “terrorismo machista” ha eliminado el pilar fundamental de la presunción de inocencia),

    – Se abre una vía hemorrágica de dinero y financiación para “luchar por” o “luchar contra”. Dinero que sale de quienes trabajan de verdad, no de políticos, ni ideólogos, ni parásitos, ni víctimas artificiales.

    Así, de una gripe dura, una pcr fraudulenta y unos protocolos homicidas se pasa a una “pandemia” cronificada que justifica cambiar el mundo de arriba abajo y convertirlo en una dictadura digital genocida distópica esclavizante.

    De que cuatro asesinos estadísticamente inevitables maten o violen a una mujer se construye un mastodonte carísimo disfrazado de feminismo, se revienta la igualdad de derechos y se envenena la forma natural de relacionarse. Esto referido a los autóctonos, claro. Con los otros vista gorda, así como con los crímenes cometidos por mujeres.

    De las tristísimas imágenes de los niños que morían en Etiopía en la hambruna de 1984 se pasa a animar a terroristas, delincuentes y traficantes de todo pelaje a entrar por la puerta principal sin ningún control y darles pagas y privilegios de todo tipo.

    De los ciclos naturales del clima y los cambios provocados con geoingeniería se pasa a una “emergencia” que justifique destruir industrias, cambiar la alimentación milenaria de las personas, eliminar fuentes de energía, y gravar con impuestos hasta el acto de respirar.

    Todo sigue idénticos esquemas de ENGAÑO, y todo está en última instancia provocado por los mismos, y todo tiene una intención maligna.

  6. Una buena forma de distinguir a un ‘desesperado’ real y a un verdadero refugiado, de un “refugiado” de pega o un inmigrante fraudulento de capricho es precisamente ver lo tiquismiquis que es, lo exigente y lo desagradecido.

    Imaginad huir por hambre verdadera y pillar ese plato -del cual se habrá zampado más de la mitad-.
    Imaginad tener terror por que jueguen al fútbol con tu perola o hablar desde un sitio seguro.

    Lo dicho. Engaños y más engaños.

    https://www.heraldo.es/noticias/aragon/zaragoza/2019/01/11/un-grupo-acogidos-planta-comisaria-para-quejarse-comida-1286676-2261126.html

  7. Haber, dejen el odio de lado y piensen un poco racionalmente. Un móvil tiene cualquiera hoy en día, que vivo en Madrid y los vagabundos y mendigos están todo el día con la cabeza metida en sus móviles, que los veo casi a diario…. wifi gratis hay en casi cualquier establecimiento, por lo de que tenga o no cuenta twitter no es nada extraño por el amor de Dios, y el mensaje en concreto ha sido muy educado y sin faltar a nadie, y si es cierto, esa comida cada 12h es un chiste, haber quien aguanta… que vale que si “plan Kalegi” o que si “invasión”, pero siguen siendo seres vivos con necesidades básicas, y ellos en realidad también están siendo utilizados por los mismos locos que nos acribillan diariamente. No perdáis la empatía, que os convertiréis en lo mismo que aquello que criticáis.

  8. estos muyaidines afganos ahora talibanes siempre han sido aliados de los anglosajones y de los sovieticos y judas asesinos y torturadores para su propio pueblo

  9. Eres el perfecto ejemplo de la conducta refleja que he nombrado arriba.
    El “odio” lo presupones y lo proyectas contra la “amenaza”, porque os han implantado ese truco.
    La empatía se tiene o no se tiene, pero no se baten récords de “empático” por traerte a medio Afganistán o a medio Marruecos sin control. Ese es el engaño masoquista y suicida (y muy hipócrita) que te metieron en la cabeza.
    Todos los “buenistas” que he conocido, to-dos, desprecian a su vecino de rellano o a su compañero de curro e incluso a su propia madre y fingen vivir mortificados por desconocidos a miles de kilómetros. Pura fachada y programación mental.

Comments are closed.