intrusismo

Un médico alicantino ha denunciado, entre otros, a Pedro Sánchez, Carolina Darias y Salvador Illa por intrusismo profesional al prescribir la vacuna contra el COVID-19. En la denuncia, en la que también se incluye a Ximo Puig, presidente de la Generelidad de Valencia, y a Ana Barceló, consejera de Sanidad de esa comunidad autónoma, se dice que estas personas -y otras muchas- están induciendo a los ciudadanos «a recibir el citado “fármaco experimental” denominado vacuna covid».

[Nuevas ofertas de empleo publicadas por Angulas Aguinaga]

Prosigue la denuncia exponiendo que los médicos son «los únicos profesionales legítimamente capacitados para la prescripción de un fármaco y con mayor motivo cuando este está en fase experimental.

En el escrito dirigido al Presidente del Colegio de Médicos de Alicante, y que puedes leer en este enlace, se insta al responsable de los médicos alicantinos a que tome cartas en el asunto y que denuncie en los Juzgados a esas personas, por intrusismo profesional y por prescribir un medicamento, como es la vacuna, cuando ellos no son médicos ni tienen capacidad para ello.

Imaginamos que esta denuncia no tendrá mucho recorrido, pues nadie se atreverá a investigar los hechos denunciados, pero nos alegra que haya personas valientes como este médico alicantino que intenta poner las cosas en su sitio y que se aplique la ley.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

10 Comentarios

  1. Practica ilegal de la medicina y promoción de medicamentos, esta prohibido hacerlo en forma generalizada y menos sin estar capacitados, la supuesta vacuna (ya hay un informe científico que demuestra que es veneno lo cual lo hace un hecho de lesa humanidad) esta sujeta a prescripción medica, en un país donde se condena a quien recomienda una infusión de manzanilla estos deben ir a la horca… aun los que hablan de “voluntaria”.

  2. A esto es a lo que nos referimos,cuando hablamos de lo que es un médico de verdad,además de un honrado ciudadano español,que no tiene reparos en denunciar a este nido de víboras.Para lo que nos viene bien recordar aquella vieja fábula:

    La víbora y la sanguijuela

    «Aunque las dos picamos -dijo un día
    la víbora a la simple sanguijuela-,
    de tu boca reparo que se fía
    el hombre, y de la mía se recela».

    La chupona responde: «Ya, querida;
    mas no picamos de la misma suerte:
    yo, si pico a un enfermo, le doy vida;
    tú, picando al más sano, le das muerte».

    Vaya ahora de paso una advertencia:
    muchos censuran, sí, lector benigno;
    pero a fe que hay bastante diferencia
    de un censor útil a un censor maligno.

  3. Si a esta denuncia al gobierno, por intrusismo profesional, se le añade la NO EXISTENCIA del tan cacareado CÓMITE DE EXPERTOS reconocida dicha inexistencia hasta por el propio gobierno, pues se tendrá que suponer que como mínimo se acepte dicha denuncia.
    Ya puestos, el denunciante podría añadir a dicha denuncia el informe del catedrático PABLO CAMPRA con respecto a la posible contaminación de dicho potingue experimental con un tóxico (óxido de granefo) aumentando sus efectos mortales sobre la población con radiaciones ionizantes tipo 5G que a su vez son aumentadas por la fumigación de metales pesados por unos HDLGP desde aviones.
    El médico firmante de esta denuncia, es digno de tener en consideración por su valor humano. Esperemos que para su inminente jubilación (38 años ejerciendo de médico) no exijan certificado de vacunación, tal como están estos de tiempos de cambios acelerados hacia la locura.
    Gracias por denunciar a estos miserables genocidas.

  4. Si sirviera para algo… pero si la justicia no es justicia habra que buscar la forma en que todos estos criminales no puedan irse a dormir tranquilos.

  5. Y a Ana Rosa, y a Belén Esteban, y a Risto, y a toda esa manada de imbéciles pagados en tv para prescribir intrusivamente la vacunación a discreción y sin control.

  6. De todas formas, se lo ha pensado bien.
    Sin embargo se cuida muy bien de incluir al personal de enfermería que se ha estado encargando de ADMINISTRAR MEDICAMENTOS NO PRESCRITOS POR FACULTATIVOS.

    • Los enfermeros estaban presionados por los médicos. A mí me ha contado una enfermera, que cuando morían a destajo los ancianos al ponerles los ventiladores al principio de la plandemia, y ella preguntaba que por qué seguían poniéndolos al ver este resultado de muerte, y rápida además, le dijeron que “Eran órdenes de arriba”. Y se quedaban tan tranquilos… Los enfermeros con contrato iban directamente a la calle si se negaban, a los otros les hacían expediente… Claro que si hubiesen sido personas íntegras, hubieran preferido irse a la calle que matar a una sola persona más. Ya lo he dicho otras veces: esto, más que epidemia de virus es una epidemia de sinvergüenzas y corruptos.

Comments are closed.