Nuestra capacidad de asombro tiene que ir en aumento a la fuerza porque lo que estamos viendo en los últimos tiempos es cada día más ridículo e hilarante. Imaginen, Pérez-Reverte, se nos caen por momentos todos a los que antes admirábamos, asiste a una firma de libros, hay pandemia pero hay que seguir vendiendo. Y tiene una azafata que desinfecta los libros que llevan sus lectores, clientes, para que este los firme.

¿Pero cómo puede hacerse tanto el ridículo? ¿Hasta qué punto de insensatez absurda está llegando todo esto? Además, observen otro detalle llamativo: el único que no lleva mascarilla en toda esta escena absurda es el propio autor.

¿Pero de verdad se creen todo esto o están participando de alguna forma de esta auténtica farsa? ¿Les parece a ustedes normal esta escena de hipocondría elevada a la enésima potencia? ¿Ha sido idea del autor o de su editorial? Y si no ha sido cosa del autor, ¿cómo se presta a semejante espectáculo bochornoso? Porque si es el propio autor el que ha pedido esta idiotez habría que hacerse la misma pregunta que se hace Colin Rivas.

O a lo mejor lo que sucede es lo que dice este otro usuario de Twitter.

Delirante, esto es delirante. De idiota subido…

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Será uno de los millones de españoles que han enfermado, literalmente, sometidos con técnicas profesionales a psicosis por estrés y terror. Como Fede, quien está enfermo grave, salta a la vista. Muy enfermo.
    El psicoataque ha sido brutal. Ahora son todos como Michael Jackson, pero sin gracia pa bailar y preprogramados para el odio.

    No sé cómo vamos a hacer para bregar con tal cantidad de pirados conectados a esa cosa, sobretodo si llega el previsible ‘dark winter’, que por supuesto la comunicación del Enemigo achacará al covid-21 o como demonios lo vayan a llamalr, para dar el remate.

  2. Por cierto, si se creen que pasar el mismo trapo a todos los libros, se entiende que sin fus-fus para no dejarlos hechos un cromo, es desinfectar… allá ellos. Lo que está haciendo es juntar todos los “virus” en el mismo trapo, jajajajaja.

  3. Un dia entre en una tienda a por miel, voy a los estantes donde sabia que estaban todos los tipos de miel diferentes y cuando me disponia a coger el bote escucho la voz de la dependienta, a la vez dueña del negocio, que me dijo gritando -caballero (eso nunca falta en el vocabulario del buen borrego) caballero no toque los frascos!!! digame cual quiere y se lo doy yo- Se acerca y cuando esta a mi lado me dice que es por las normas del covid y toda esa matraca.
    Total que la caja estaba justo en frente de los estantes de los frascos de miel, ella deja el frasco sobre el mostrador y me dice el precio… saco un billete de diez euros pero antes de darselo lo manosee bien a conciencia e incluso fingi una tos encima del billetito de los cojones…. se lo di y por supuesto agarro el dinero con el ansia del usurero.
    Esta claro que el virus no se pega al dinero de la misma manera que la inteligencia no puede existir en un craneo sin cerebro.

  4. Si los esteriliza antes de que los firme, para proteger al escritor. ¿Por qué no después también para proteger al lector? O que los firme con guantes. Qué asco, de verdad. Si ha demostrado algo este teatro pandémico es que hay clases. Nosotros contagiamos, ellos no.

  5. Arturito, siempre me pregunte como gente como tu con tu trayectoria y estando muy preparado (de los de verdad no como la mierda el rey) no eres el primero en manifestarte contra toda esta farsa del CORONATIMO, solo puedo entenderlo viendo que tu miedo a ser estigmatizado y perder tu estatus quo es superior a cuando eras corresponsal de guerra, el tiempo te juzgara, la cobardia se paga

Comments are closed.