La megacompañía farmacéutica que ha tardado meses en poner en el mercado un medicamento experimental contra un virus que todavía no está aislado, secuenciado, ni purificado y que ha sido aprobado y vendido por todos los gobiernos como la panacea para acabar contra una “pandemia” un tanto extraña, ha tenido que todos los lotes de su tratamiento contra el tabaquismo, Chantix, debido a los altos niveles de agentes causantes de cáncer llamados nitrosaminas en las píldoras.

El medicamento, aprobado por la FDA en 2006 para “ayudar” a las personas mayores de 18 años a dejar de fumar, ahora resulta que contiene algo que provoca lo mismo que el propio tabaco. La gran diferencia es que quien fuma sabe lo que provoca el tabaco, entre otras cosas, porque lo pone en todas las cajetillas, y quien hubiera tomado este medicamento no.

Pero tranquilos porque las gracunas que fabrica y que se están inoculando a millones de personas son seguras porque te lo dicen los mismos que han tardado 15 años en retirar ese medicamento y los mismos que lo aprobaron. Duerman tranquilos porque si las autoridades de todo el mundo garantizan la seguridad de algo es palabra de Dios, como el Chantix en cuestión. Aquellos que ya estén dispuestos a poner el brazo para la tercera deberían pensárselo dos veces porque no les pueden llegar más mensajes de advertencia, y no mensajes subliminales, precisamente.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Se retiran docenas de medicamentos constantemente, por muertes directas o indirectas y por dañar gravemente distintos órganos.
    Cualquiera puede jugar en un buscador con cadenas como ‘retirado medicamento’, ‘se retira fármaco’… incluso se puede cambiar el país, o poner Unión Europea, o usar distintos idiomas. Los resultados son masivos.

    Es inaudito el grado de infantilismo de toda esa gente que tiene fe ciega en la infalibilidad de la ciencia (así, en abstracto), la medicina y la farmacología. Y más inaudito aún su infantilismo que olvida por completo el cáncer de la corrupción y la codicia. Sabía que la mayoría de la gente era así, pero ¡¡tanta!!!??

    Casi todo el mundo peca de una cosa infantil a la que llamo supremacismo de época. Consiste en tener la convicción de que uno está viviendo prácticamente en el techo de la evolución y la omnipotencia del humano (también así, en abstracto). Que errores pasados nunca pueden volver a cometerse, y que prácticamente se sabe y domina todo cuanto se puede saber.

    Como curiosidad al azar: se retiró el Myolastan en Francia en 2014 por haberse demostrado que produjo once muertes (esas demostradas, seguramente produjo muchas más). Once.

  2. Hombre, dada la falta de conciencia, respeto, dignidad y no se si llamarlo “profesionalidad” de todas estas farmafias, dirán ( como buenos psicópatas que son y uno de los fines que persiguen), que el fármaco cumple con su cometido, pues puede provocar cáncer y es evidente que así se deja de fumar y además eficiente , porque funciona para siempre.

  3. Nadie en su sano juicio puede tener ya la menor duda de que esto es un “crimen, estafa” etc. brutal de lo peor, llena de pruebas e incongruencias e incoherencias irracionales “criminales” estúpidas espantosas de la más absoluta sinrazón, solo y únicamente explicable si es un crimen, una estafa de lo peor de lesa brutal premeditado, pero clarísimo. Ya no puede haber la menor duda con todas las pruebas, muestras y hechos, pero ninguna, ni la más mínima ínfima pequeñísima, pero ninguna, no sé si me explico bien.

Comments are closed.