conquistaremos

Estamos a punto de vivir dos grandes felonías a la democracia española, probablemente de las más peligrosas transgresiones a la convivencia pacífica de cualquier nación que madruga todos los días para ir a trabajar.

[QUÉ Va A Pasar Con La Ley De Eutanasia Y Los Recursos Ante El Constitucional]

La primera de ellas, la que protagoniza Carles Puigdemont, detenido en Cerdeña por la policía italiana en virtud de la orden de busca y captura internacional emitida por el Tribunal Supremo de España, con relación a la causa del procés independentista catalán. La realidad es que lo estaban esperando en el mismo aeropuerto de llegada porque pretendía reunirse con alcaldes independentistas sardos, y ningún país europeo permite el mamoneo existente en España con el tema secesionista.

Puigdemont es prófugo de la Justicia española desde el otoño de 2017, y un cobarde. Oriol Junqueras y el resto de los golpistas permanecieron firmes en sus puestos y fueron sometidos a juicio por la judicatura; podremos estar de acuerdo, yo no, con su posición y actuación, pero fueron responsables de aguantar sus consecuencias. No así Puigdemont, general en jefe de los rebeldes, que azuza a sus huestes para que se dejen la vida en pro de la causa, hasta 50.000 de ellos están dispuestos a morir en una guerra civil contra España, mientras él permanece fuera del alcance de las balas, en una vida regalada no se sabe con qué fuentes de ingresos.

Ni que decir tiene que, de forma inmediata, han surgido las protestas callejeras en Cataluña y discursos de detención ilegal y antidemocrática por parte de los independentistas, que llaman a “una respuesta clara y contundente”, reclamando la amnistía y la autodeterminación, a los que se han unido Podemos y Bildu, este en declaraciones de Arnaldo Otegui. No sé cuándo los españoles vamos a ser conscientes que el Gobierno actual se sustenta en esos tres grupos cuyo único objetivo es destruir España, a los que se somete Pedro Sánchez con tal de seguir durmiendo en ese colchón de la Moncloa que fue lo primero que cambió en los dos fatídicos años que lleva allí.

De forma institucional, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès ha declarado: “Ante la persecución y represión judicial, la más enérgica condena. Se debe parar. La amnistía es el único camino. La autodeterminación, la única solución. A tu lado, president”.

Hay una cosa que me preocupa. A Puigdemont se le puede designar con todos los calificativos que uno quiera, menos tonto. Y no me cuadra que, sabiéndose vigilado de forma permanente, fuera a Italia, que es un país con una democracia deteriorada similar a la española, en dónde sabía perfectamente que podía ser detenido.

Ahora veremos el contubernio jurídico europeo que se forma alrededor de este caso, si es extraditado o no a España, si entra en prisión y es juzgado, o se trata de una estratagema para que Pedro Sánchez pueda sentarse en esa indigna mesa bilateral con una sonrisa en los labios por haber intentado, de cara a la ciudadanía en general, la detención del prófugo; pero libre por designio de la justicia y libertad emanada por el conglomerado globalista de la superioridad europea.

La segunda de ellas, que se veía venir desde hace tiempo, la reforma del Reglamento de Extranjería que un arrodillado ante mandil masón “llevará al Consejo de Ministros para su aprobación, su publicación en el BOE y su puesta en funcionamiento”, por la que se va a conceder la ciudadanía española a todos los MENAS, por el solo hecho de serlo, subvencionándolos con una paga de 664 euros mensuales hasta que cumplan los 23 años de edad, a lo que habrá que añadir otros gastos para vivienda, sanidad, medicinas, etc ….

Esos MENAS son los que llegan a España, declaraciones privadas de miembros de las FCSE que están a pie de obra cuando arriban a nuestras costas, con un móvil de última generación, una batería de repuesto, dos cargadores, un anillo de oro, una cadena de oro, un reloj y unos mil euros en efectivo, pensando en no trabajar ni aportar impuestos en toda su vida al país que los acoge.

Los españoles entre 18 y 23 años no tienen ningún tipo de subvenciones; los jubilados españoles con pensión no contributiva, tampoco; los viudos y viudas, pensiones contributivas, tampoco en su mayoría llegan a esos importes; muchos jubilados, de pensión contributiva, tampoco.

España tiene una Deuda Pública impagable, que deberá reconvertir en deuda perpetua en el momento que los intereses alcancen un precio de mercado que cubra la inflación, real y latente, en nuestro país y en el mundo entero. No podemos permitirnos esas alegrías en las que los impuestos de los que trabajan sirven para mantener de forma perenne a quienes no lo hacen, con un trasfondo claro: Estómagos agradecidos que debidamente bombardeados con la propaganda gubernamental, votarán a Pedro Sánchez, por lo bueno que es manteniéndolos cinco años con el gratis total y haciéndoles españoles a todos los efectos, incluidos los de futura pensión estatal.

Todo ello, evidentemente, con el apoyo de los secesionistas vascos y catalanes, Podemos y resto de fuerzas radicales, anticonstitucionales y pluralistas, conscientes que son lo que son mientras esté el Sr. Sánchez en el poder, salvo sorpresa si algún día el Sr. Casado llegara a la Moncloa y por miedo a que le dijesen que no era suficientemente democrático, siguiera con esa disparatada política económica y social, que nos conduce directamente a la ruina.

Qué razón llevaba aquél que dijo “Conquistaremos Europa con el vientre de nuestras mujeres y con vuestra democracia”.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorEl monstruo que surgió del mar
Artículo siguienteEl reportaje del ganadero solitario
Antonio Campos
Antonio Campos nació en Ciudad Real, en la España del queso amarillo y la leche en polvo de los americanos. Licenciado en Económicas, Diplomado en Humanidades, PDG por el IESE. Ha trabajado durante muchos años en un importante grupo multinacional del sector financiero, al que reconoce estar agradecido por haberle dado la oportunidad de desarrollarse profesional, académica, personal y humanamente. Conseguida cierta estabilidad profesional y dineraria, volvió a su verdadera pasión de juventud, escribir; desde entonces, han sido cuatro libros y unos dos mil artículos de opinión, económica y política, publicados en diferentes medios de comunicación, pretendiendo conjugar la libertad individual o personal (el progresismo) con la libertad económica (el conservadurismo), elogiando las ideas y no las ideologías. Y lo hace, dice, pretendidamente independiente, ideológica y socialmente, con la libertad de quien tiene libre el tiempo, el pensamiento y la palabra.

3 Comentarios

  1. Esto no es ninguna democracia. Los votantes viven en un estado de engaño y desinformación constante, y aparte de eso las elecciones están amañadas directamente, aquí y en todas partes, como estamos viendo en las auditorías de EEUU. Por lo tanto nada, absolutamente nada de lo que esas organizaciones criminales con el delincuente de las saunas al frente hacen es legítimo ni válido. Sustituir a nuestra juventud (“vacunada”, sin futuro, torturada en los centros de maleducación y sin ayudas) por la juventud marginal sin “vacunar” (a ellos los han eximido, todos sabemos por qué) y parasitaria desde el minuto uno es una ABERRACIÓN etnicida contra la que hay que luchar desde ya.

    Los MENAS cobran dinero a cambio de nada, y aún así un número alto de ellos se dedican día tras día a robar, y robar con violencia. Con lo cual el argumento ‘progre’ de que roban por “desigualdad social” se demuestra que es FALSO, y roban por otras causas y con otros fines. Por cierto, si se les diera la ciudadanía todos sus crímenes pasarían a engrosar las estadísticas de crímenes cometidos por ‘españoles’.

    Con esas alimañas de mandil ha llegado el momento de hacer ‘algo’.

  2. Buenos días, el que dijo esas famosas palabras fue “Gadafi” que aunque no lo creáis, estaba en contra del NOM y de sus esbirros entre ellas, la Clinton que fue quien lo despojo del poder con la ayuda de Giorgy Schwartz, para los amigos George Soros y sus primaveras árabes de colores. Todo obedece a esa Agenda Globalista, que el ciudadano de a pie no toma en consideración, pero que ahí está. Y es más criminal y asesina de lo que se pueden creer, tanto como la reducción de población a través del COVID, o de lo que haga falta, los embarazos y la natalidad en España están por debajo, muy por debajo de hace 20 años, la ley de la eutanasia, el aborto y mientras se instala otro tipo de población que dirá que todo es maravilloso y que bueno es el PISOE, mientras les paguen la paguita que le niegan a la abuela o al pensionista no contributivo. Si porque eso es lo que quiere la agenda “Vente y Trinca”. Yo me niego a someterme a este NOM por los críos de España y en memoria de mis mayores, ninguna “nobleza negra” va a destruir a mi España, que es lo que llevan maquinando toda la vida y pensar que Carlos I tuvo en sus manos la posibilidad de haber acabado con todos ellos. Palabras de Otto Von Bismarck “La nación más fuerte del mundo es, sin duda, España. Siempre ha tratado de autodestruirse y nunca lo ha conseguido.”

  3. Toda la razon en tus sabias palabras. El quit de la cuestion lo entendemos todos o casi todos. Hay que hacer algo para que esta peste arabe vuelva a su pais lo antes posible. Pero que gobierno o que partido estaria dispuesto a tomar medidas contundentes? como en Hungria por ejemplo para echar a estos MENAS delincuentes?. Esa es la madre del cordero. España se ha convertido en un pais indigno, cobarde y apesebrado que no daria un dedo por nada.

Comments are closed.