Nuevamente volvemos a encontrarnos con uno de esos vomitivos artículos que, últimamente, abundan más de la cuenta y que pretenden convertir a las personas que no se vacunan en una especie de culpables de todo, a los que se puede atacar, insultar, ofender e incluso, por lo que se desprende del artículo al que haremos mención, cosas mucho más graves.

El individuo que escribe el artículo en cuestión se llama Ernest Folch, lo publica ‘El Periódico’ y se titula “Castigar a los antivacunas”. En ese artículo, además de insultos gravísimos contra las personas que deciden no vacunarse: “… indeseables que se niegan a vacunarse, que alegan justamente sus malditos derechos individuales…“, el tipejo utiliza incluso datos falsos, por ejemplo, con las mascarillas ya que estando demostrado que no sirven absolutamente para nada, nos cuenta: “… empezaron a ponerse pesados con la molestia que supuestamente provocaban las mascarillas y, a pesar de su eficacia probada…”

¿Probada, Folch? Venga, campeón, empieza a mostrar quién prueba esa supuesta eficacia de la mascarilla contra el virus. O mejor no, metete esas pruebas inexistentes en las que te basas para escribir bazofias como estas por donde te quepan. Este no es más que otra cucaracha bien pagada de quien hay que guardar bien el nombre en un disco duro para empezar a pedir responsabilidades penales de inmediato.

No se puede permitir que un cobarde, porque eso es lo que es alguien que escribe cosas como estas cuando se cree protegido por la mayoría, siga campando a sus anchas y diciendo insensateces como estas sin ser sentado en un juzgado. ¿Escribiría un artículo como este atacando a los que deciden abortar o cambiar de sexo, por poner solo algunos ejemplos?

No, no lo haría nunca porque el cobarde sabe que hay una mayoría que lo rechazaría y sería atacado por ello. Nunca atacaría a esa gente. Es más, lo justificaría como una decisión individual que afecta a sus cuerpos, aunque en lo más profundo de su ser puede que incluso no estuviera de acuerdo.

Pero no lo haría porque el tal Folch este no es más que un nuevo ejemplo de lo que tanto abunda: Periodistas pagados para conseguir imponer el relato de los que mandan. Es valiente solo cuando se ve respaldado por la mayoría, pero en realidad no es más que un puñetero servil con evidentes limitaciones. Pobre diablo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

20 Comentarios

    • Pues sí, o sucede eso o los demás acabaremos con una estrella de David en campos de concentración. Esto es surrealista a más no poder, el mal se está saliendo con la suya, al menos por el momento.

  1. Para ese puerco que habla de castigar a los antivacunas, lo primero que tiene que hacer usted señor cerdo es aprender educación, yo nunca fui antivacunas pero ahora que nos quieren enguiñar esta, ya no quiero ninguna, la mía se la puede meter usted por el trasero que estoy seguro que el señor cerdo no se ha vacunado y de que es otro charlatán como todos los de los medios de comunicación terroristas, esta mierda no es articulista ni es periodista, es un montón de mierda, una boñiga, personajes como este desgraciado deberían de acabar colgados de una cuerda por promocionar el genocidio con los brebajes de Bill Gates.

  2. Si me dejaran a solas un ratito con este gusano, se iba a enterar de lo que es un castigo el puto simio pesebrero este…

  3. Pichi,es el chulo que castiga…pues que se haga verdugo y así tendrá un sobresueldo,o mejor que deje su empleo y se ponga a vacunar,o que se vaya a Israel allí sería feliz!,y nos deje a los demás vivir tranquilos.
    Confesamos ante Dios todopoderoso que somos antivacunas,y que se vayan Gates y su troupe al carajo!.

  4. Ya sabíamos que todos y cada uno de los panfletos de juntaletras muertos de hambre tienen la obligación de poner un libelo de estos antes de septiembre / octubre, o no les llega el maletín con 2030 razones que los mantiene con vida haciendo el mal en la sociedad. Se podría hacer una compilación de toda la basura que han publicado estos dos últimos años todos los panfletos y cadenas de televisión y veríamos patrones idénticos en el tiempo.

    No hace falta decirle nada a este chapero de las letras; su condena ya corre por sus venas de borrego analfabeto. Y si le ha tocado placebo, por las venas de alguien querido. Eso suponiendo -que es mucho suponer- que alguien de tal bajeza quiera a alguien.

    Dice Assange, y es obvio, que todas las guerras de al menos los últimos cincuenta años las ha provocado la prensa, y que hay que plantearse si el mundo no sería un lugar mucho mejor sin ellos. Yo ya ni me lo planteo, tengo la certeza de que lo sería.

  5. Nos sorprende que Ernest Folch,que tras vacunarse ha tenido un infarto…que siga defendiendo las vacunas experimentales,e insultando a la gente sensata que dudan de la eficacia de este experimento basado más en un negocio que en una cuestión de salud.

  6. Denuncia y al juez… puede que aun quede algun juez honesto en España, lo dudo pero hay que intentarlo. Hasta que un juez no siente jurisprudencia todos estos bocasapos aprendices de tiranos, no van a callar.
    Y si no hay justicia, lo cual cada dia es mas evidente, entonces se le invita a una cerveza y a un bocadillo de calamares sin limpiar. Eso o esperamos a que las dos dosis que, espero se haya dejado inocular tal como predica, el y toda su familia, y las dosis que le digan que se tiene que seguir poniendo, hagan el efecto que buscan los que dirigen a los borregos.

  7. “Nos sorprende que Ernest Folch,que tras vacunarse ha tenido un infarto”…
    -Buff entonces al tipo le quedan 3 telediarios. Deja que se meta la tercera dosis. Mira que hay gente cazurra, te están avisando y diciendo de los efectos secundarios, te pones el mejunje, te da uno de los efectos secundarios mas mencionados, y sigues con la matraca de la “vacuna”. Estos seres vivos tienen que estirar la pata, son un estorbo para el desarrollo natural de los humanos.

  8. Pero es lo de siempre, si está vacunado ¿qué teme?, tendrá que sentir compasión por los pobres no vacunados por su error en su ejercicio de libertad y derechos humanos básicos, y no ir en contra de esto último como un nazi fascista menguele criminal..

    ¿O serán otros intereses malvados y ocultos?. porque si ya está vacunado no tiene ninguna lógica ni coherencia irracional esa inquina y odio por los no vacunados. ¿Usted que cree?

  9. Si está vacunado y superprotegido, ¿qué más le da a este singuango que haya personas, que ejerzamos nuestro derecho a no someternos a determinados tratamientos?
    ¿Tan poca fe tienen en su maravillosa”vacuna”?

  10. 6 personas he sabido que han tenido problemas de corazón, una ha sobrevivido, tras ponerse la”vacuna”.
    Pero ninguno de esos médicos que consumen “informes científicos” se preguntará si tesos problemas de corazón tienen que ver con la “vacuna”.

  11. Los demócratas que luchan por la libertad se van retratando.
    Quienes son los dictadores totalitarios, los que hace uso de sus derechos negándose a vacunarse o estos pseudos periodistas amenazando e insultando a personas sanas que hacen uso de sus derechos???
    No se me olvida en el programa “todo es mentira”, como se reían de las mascarillas y la pandemia y ahora serían capaces de fusilar a cualquiera que no lleve mascarilla o simplemente se niegue a que le inyecten un experimento.

Comments are closed.