Los que practicamos consciencia, sabemos perfectamente que, del miedo, no puede surgir nada bueno. Digo esto porque, curiosamente, una coordinadora, de nombre “Sin Miedo”, prohibió hablar de esto y de lo otro en su manifestación, por miedo a herir susceptibilidades. ¿Una manifestación en defensa de la libertad en la que se coarta la libertad? Es evidente que el invento no podía salir bien. Fracaso total del Cabal o éxito total de la gente, que no se dejó manipular. Todo depende del cristal con que se mire.

En la pancarta que adornaba el escenario (El más espléndido en la breve historia de las manifestaciones anti-pandémicas) se podía leer el eslogan “Paremos la vacunación experimental covid-19”. ¿Qué es eso de “vacunación experimental”? En todo experimento se recogen datos y en este se incineran. En todo experimento se deja fuera un grupo de control y en este se pretende inocular al mundo entero. Un experimento no puede hacerse con toda la población pues si sale mal, ¿Fin de la especie humana? (Recordemos que nadie ha comprobado los efectos del mejunje a medio y largo plazo). No es experimento ¡Es genocidio!

Pero el colmo fue dejar caer aquello de “Solo los más radicales se oponen a la agenda 20-30”.  La verdad es radical, Sr. Cabal: No permite elección. Y la libertad también lo es: O se tiene o no se tiene. Los negacionistas somos, sin duda, gente variopinta, pero más allá de que uno sea terraplanista y otro crea en marcianos, sentimos que nos une nuestro amor por la libertad y estamos de acuerdo en que, con esa agenda, los políticos nos la pretenden quitar. ¿No lo están haciendo ya?

Puede que usted pueda esperar a que gane las elecciones uno de los nuestros, como le dijo a aquel periodista de “El País”. Puede que incluso esté pensando en postularse a presidente del gobierno, y eso explicaría su temor al radicalismo. Ya se sabe que todos los políticos tiran p´al centro, que es donde están los votos y eso les lleva a querer agradar a todos y a tener miedo de herir susceptibilidades. ¿Quería ver cuántos negacionistas hay, “de centro”? Pues ya lo ha visto.

Yo no quiero más presidentes del gobierno, Sr. Cabal, ni siquiera de los nuestros. No quiero más políticos. No quiero más papas. No quiero más banqueros. No quiero más líderes. Si algo bueno ha tenido este  “pandemónium” es que han quedado todos retratados, todos expuestos. No estoy dispuesto a votar más a los “menos malos” porque siguen siendo malos. No estoy dispuesto a esperar mientras la gente sigue muriendo. Llámeme radical si quiere pero no se enfade si yo le llamo “tibio”.

No es tiempo de tibios, Sr. Cabal. Ya probamos todas las fórmulas políticas que se podían probar ¿Otro 15M convertido en Podemos? No, por favor; mi estómago no lo aguantaría. Los que practicamos consciencia sabemos perfectamente que la solución no la tienen las masas, que la solución no es “de todos” sino “de cada uno”. Para mí es tan sencillo como no colaborar con aquellos que pretendan quitarnos la libertad, eso es, esclavizarnos. Esta vez soy realista: No me voy a conformar con “lo menos” pudiendo obtener “lo más”. Y no me voy a dejar llevar por el miedo porque, los que practicamos consciencia, sabemos que, del miedo, no puede surgir nada bueno.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

8 Comentarios

  1. Bravo. Que tomen sus vacunas, su Agenda 2030 y su sistema policial sanitario pseudocientífico totalitario psicopático y se lo inserten por donde les quepa.

  2. La etimología de “radical” parece que viene del latín “radicalis” y significa “relativo a la raíz”. Ser radical, en su origen, parece ser que tiene que ver con encontrar la raiz de las cosas, los problemas, la causa raiz, es decir, tratar en profundidad no quedarse en la superficie. Ser radical, según esta definición, debería formar parte de nuestro día a día, de ejercer nuestra responsabilidad.

    En cambio, para la RAE, ente manipulador de la realidad a través de las palabras donde los haya, radical, como adjetivo es extremoso, tajante, intransigente, que aparentemente nada tiene que ver con su origen pero que nos invita a dejar de ser radicales, ser profundos, dejar de buscar la esencia, dejar d descubrir la verdad que se pretende esconder con una superficie llena de manipulaciones y mentiras. Una manipulación más del “oficialismo” para apartarnos del buen rumbo.

    Es tiempo de ser radical en su esencia.

  3. De verdad se atrevieron a defender la agenda 2030? SOlo puede ser un acto de provocacion para dividir a la gente.
    Por cierto no conozco un solo terraplanista al que engañaran ni por un segundo con esta falsa plandemia, antes de la proclamacion de pandemia mundial ya lo teniamos todo clarito, porque? porque la informacion es poder y nosotros tenemos la informacion correcta, la vision historica acertada, conocemos los patrones de actuacion del enemigo con precision quirurjica. Entedemos quien es el enemigo y que es lo que quiere, y eso da una ventaja importante. Nosotros vemos un cgi de un virus y vemos un culto a Baal, nos enseñan un cgi de un atomo y vemos un culto al dios Atom, conocemos las claves de este reino de Dios. Sabemos que los simbolos y los rituales gobiernan este mundo no las leyes o el dinero. Y por eso insistimos y estamos en todos lados, porque somos el ejercito de la verdad.
    Una verdad que cualquiera puede comprobar por si mismo cuando deja de ser un esclavo mental.
    Quien pregunta con estulticia que que mas da como sea la forma de la tierra deberia responderse a si mismo que nada de lo que ha pasado este ultimo año y medio habria ocurrido si todos supieran el engaño heliocentrico, asi de importante es. Asi de trascendente.

  4. A veces creemos que estamos solos en esta lucha,o que somos pocos al menos en España,los que no nos tragamos la farsa de la plandemia,y pocos los que hablamos habiertamente sobre el Cabal o el Estado profundo,pero atención!,si sumamos a todos los que pensamos más o menos igual,somos muchos en Europa,y si sumamos a los de EEUU,seguidores de Trump,es que ya somos muchísimos!.
    https://t.me/trumpintel/14272

Comments are closed.