Puede que muchos de ustedes ya hayan visto el vídeo que el jugador del Barcelona, Kun Agüero, ha grabado para el Departamento de Salud de la Generalidad de Cataluña, suponemos que como representante del club.

El vídeo es absolutamente lamentable por muchos motivos. El primero es que se le haga grabar un vídeo en un penoso catalán cuando Agüero es argentino y habla español, idioma que entiende todo el mundo en Cataluña. El segundo, es utilizar a una estrella del fútbol, y que está se preste a hacerlo, para animar a los pequeños a inocularse un medicamento experimental para que no se contagien de una enfermedad que no les afecta. Se ve que a Agüero solo le da la cabeza para pegar patadas a un balón.

Pero hay un tercer motivo y este es el más importante de todos: Lo que están haciendo es ilegal. Y es que, tal y como publicábamos el pasado mes de abril, hay una sentencia del Tribunal Supremo del año 2020 que prohíbe a las personas famosas participar en campañas publicitarias “de los productos, materiales, sustancias, energías o métodos que se anuncian o presentan como útiles para el diagnóstico, prevención o tratamiento de enfermedades o desarrollos fisiológicos, adelgazamiento, modificación del estado físico o psicológico, restauración, corrección o modificación de funciones orgánicas u otras pretendidas finalidades sanitarias, para que se ajusten a criterios de veracidad en lo que atañe a la salud y para limitar todo aquello que pueda constituir un perjuicio para la misma”.

Pero claro, parece que con esto del virus y de la supuesta pandemia, todo vale. Los gobiernos, comunidades autónomas, televisiones, medios, políticos y famosos en general, se están saltando la ley a la torera desde el primer día. Recuerden que ayer mismo publicábamos un artículo en el que un médico denunciaba algo similar, el intrusismo de toda esta gente en la profesión médica.

Pero aquí sigue sin pasar nada. Se presentan denuncias y, como los tribunales tardan siglos en dictar sentencias, mientras tanto, toda esta gentuza sigue haciendo lo que le da la gana. Lo único bueno que nos ha traído el virus es ponernos delante de los ojos que las cosas en España a nivel político, social, judicial e incluso sanitario iban mucho peor de lo que pensábamos. Y eso ya es ir mal de verdad.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

13 Comentarios

  1. La noticia sí es importante; lo de la sentencia del Tribunal Supremo no lo sabía. Pero como son ellos los que han hecho todo, pues pueden campear con lo que les salga de los colindinguis. Pero, no pasa nada: antes tengo que interiorizar yo, para poder acabar con ellos…

  2. Denunciable, con la ley en la mano. Verdaderamente criminal. Otro más que se une a los ídolos como Rafael Nadal, Ana Peleteiro y una larga lista de conscientes y corruptos colaboracionistas.

    • Claro que no se puede hacer nada por lo legal. Tienen denuncias a cascoporro, todos los que han contribuído a este genocidio. Piden hasta la pena capital para unos cuantos… Pero, ¿cuánto tardaremos en juzgarles, si es que conseguimos llegar a ello? Unos cuantos años. Mientras, solo queda la revuelta social. Y con un 90% de estultos que han caído en la trampa, poco se puede hacer.

  3. Al capullo este le habrán puesto la de mentirijilla. Y tiene los santos cojones de recomendarsela a los niños. Ya le caerá una buena hostia por la calle.

  4. Además de futbolista, este ser extraño, también tiene un canal en youtube, típico que sube vídeos jugando videojuegos y con otros grandes youtubers, así que imaginaros los seguidores que debe tener, millones, y la influencia que ejerce en ellos. Los más mayores, bueno, crucemos los dedos de que no hagan caso a todo lo que diga su ídolo de turno, pero los más pequeños dirán ” ooooh, pues le diré a mis papás que me tienen que vacunar”. En fin, doy por hecho de que no le pasará nada, como a todos los demás famosetes.

  5. Pero qué se puede esperar de un “tuercebotas”.
    Hemos encumbrado a los futbolistas al pedestal al que antes sólo subíamos a los sabios, porque hemos sustituido los valores basados por el ser, como ser sabio, ser prudentes, ser precavidos, ser diligentes… por otros valores basados en el tener, como tener fama o tener dinero, en muchos casos sin que ni lo uno ni lo otro tengan justificación.

  6. Hasta que no pongan a un virólogo de reconocido prestigio y que no esté vendido a la ONU hablando de las vacunas, no escucharé a nadie. Y menos a estos “ejemplos” que nos trae la Teletonta: marujas ignorantes, niñas y niños bobos que no han acabado el bachillerato, ancianos gagás… ¿Con eso nos quieren convencer? ¿Tan tontos les parecemos?

  7. Acoso y derribo. Campaña intensa a partir de ahora para convencer a los que faltan
    La inoculación ha bajado en picado. 130.000 diarios esta semana, y llegamos a 750.000 diarios a mitad de verano

  8. Que un monigote que vive de darle patadas a un balón te cuente cosas es como si te las cuenta Belén, Susana o Ana Rosa. Por cierto, ¿ese payo tiene cara de retrasado mental o es que me lo parece solo a mí?

  9. La palabra “negacionistas”, no cuadra con la realidad que muchos profesamos. No estamos negando las vacunas, en general, de antaño, pero las de hogaño, es menester pensárselo.

    Yo creo que somos nosotros mismos los que tendríamos que erradicar la nefasta palabreja a base de auto titularnos otra más rimbombante por su veracidad y actualidad.

    Yo propongo que nos llamemos “galileistas”, porque pienso que Galileo Galilei fue el primer “negacionista” de la Historia, permítame atribuirle, para simplificar, tamaña palabreja.

    El problema puede ser que, al igual que a Galileo, nos hagan de por vida, el mismo arresto domiciliario que a él. Y es que la Inquisición era mucha inquisición. Pero con el tiempo, se quedará corta con el NOM, si no lo está ya.

Comments are closed.