Es increíble al punto de borreguismo que estamos llegando en España. No podemos entender qué es lo que se les pasa por la cabeza a algunas personas para prestarse a participar en actos absolutamente humillantes como el que les contaremos a continuación.

Un municipio de Fuerteventura celebra sus fiestas patronales y como en cualquier fiesta, hay actuaciones musicales. Y para obligar a la gente a mantener las distancias de seguridad, el ayuntamiento de ese municipio decide enjaular a los asistentes a esa actuaciones como si fuera una feria de ganado, en lugar de un acto festivo y lúdico.

Pero si lo de ese ayuntamiento es complicado de entender, es mucho más complicado entender cómo puede ser posible que la gente no tenga la suficiente dignidad de no prestarse a participar en un espectáculo de ese tipo. No conseguimos entender dónde se ha dejado mucha gente el cerebro y el pudor, anjaulándose voluntariamente de esa forma.

Todo esto de la pandemia y de las medidas que se están tomando con la excusa del supuesto virus están dejando claras muchas cosas. Y la peor de ellas es que hay una buena parte de la sociedad que no tiene ni dignidad, ni criterio propio. Una parte de la sociedad que prefiere que piensen por ella y que utilizan el cerebro para lo justo. Tristísimo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

7 Comentarios

  1. La culpa no es del municipio, la culpa es de los que van al concierto con esas condiciones, así tienen a las ovejas y a los cerdos en las ferias de mi tierra cuando los llevan a vender.

  2. Y cuándo salgan de su jaulas, se encontrarán con los que no han ido y les contarán las maravillosas medidas de seguridad que han puesto, tanto los organizadores del evento, como el Ayto. de marras. Todos contentos como bobos, que es lo que demuestran ser, por no llamarles de otra manera. Y ya no nos sorprende nada, cómo reacciona la gente cuándo ves a esos “deportistas sanísimos” corriendo con mascarilla o toda una familia, con niños muy pequeños, disfrutando todos juntos de su propio borreguismo. Darwin tenía razón.

  3. No culpo yo a lis gobiernos de ls sátrapas taifales, sino a los borregos que se dejan enjaular y no encierran en esas jaulas a los municipales que las hayan colocado.

Comments are closed.