Cada día estamos más y más sorprendidos con lo que está sucediendo mayoritariamente en esta sociedad en la que nos ha tocado vivir. El adoctrinamiento generalizado que padecemos está saliendo a la luz en este más de año y medio de locura “pandémica” que estamos viviendo y parece que no tiene solución.

En estos últimos días, como todos ustedes sabrán, se ha producido la detención del prófugo y golpista Puigdemont en Italia y su posterior puesta en libertad. Tras esa detención, el separatismo catalán volvió a activar a su rebaño, como si de androides a los que se le hubiera quitado la batería hasta ese momento se tratara, y han comenzado las protestas en las calles de Cataluña, de Italia y en las redes sociales.

Es decir, la misma gente que ha permanecido impasible en sus casas, sin decir esta boca es mía a lo largo de estos casi dos años de restricciones ilegales de libertades, ha salido a la calle para protestar por la detención de un tipejo al que mantenemos y que vive como un marqués siendo eurodiputado.

Hemos vivido confinamientos, cierres “perimetrales”, toques de queda, más confinamientos, pérdidas de libertades individuales al obligarnos al salir a la calle con bozal, estados de alarma ilegales e injustificados, ¿y esta gente se rebela porque detienen a Puigdemont? ¿Se dan cuenta que todo, absolutamente todo, está completamente teledirigido?

Gente que no es capaz de protestar por sus defender sus derechos y los de los suyos sale a la calle porque han detenido a esta cucaracha. Esta sociedad que se cree tan rebelde y tan libre, está completamente teledirigida y casi nadie se da cuenta. Nos activan como con un mando a distancia cuando a algunos les interesa y después nos desactivan para sentarnos delante de la tele que nos seguirá adoctrinando.

En este sentido tenemos una gran suerte de que haya habido esta “pandemia” ya que ha dejado las vergüenzas al aire de muchos. Y lo más preocupante es que seguirán sin verlo.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Todo estaba preparado y forma parte del plan para destruir España, ya sabemos que la Open Society de George Soros financia a los golpistas, esa falsa detención fue para activar a los independentistas que estaban dormidos muy tranquilos.

  2. Por esa misma razon que exponen ustedes amigos de El Diestro, no merece la pena perder el tiempo con quienes se quieran “vacunar” y si todos los que ponen su brazo para que les inoculen ese veneno lo hacen con la sonrisa del imbecil y la imperturbable alienacion del robotizado ¿quienes somos los pobres mortales para impedirselo? Dejemos que se “inyecten”, cuanto antes desaparezcan mejor para España y para el mundo.

  3. Recuerdo, hace tiempo, un conocido me dijo que había ido a protestar en las famosas manifestaciones donde se quemaban contenedores en Barcelona. Yo le dije ¿Y tú vas a defender los derechos históricos de Cataluña, con un apellido indio? Alguien de los que estaba con nosotros me espetó “¿Y que tiene eso que ver?” Yo le dije, amablemente,”hombre, los derechos históricos se adquieren por sangre…” A lo cual, mi conocido contestó “bueno, en realidad yo no voy tanto por la bandera independentista mi verdadera bandera es la de la República “…estuve a punto de decirle: “¿la de la primera o la de la segunda?”. Pero ya me callé. No estaba rodeado precisamente de la intelectualidad del barrio.

  4. Al menos en este sentido Rajoy hizo algo bien.No nos debe de extrañar en un mundo no al revés,donde todos hacen lo contrario a lo correcto.
    Mientras las izquierdas y las derechas se reparten el dinero a manos llenas,las derechas permanecen acongojadas y sin mover un dedo,esperando a que los militares les saquen las castañas del fuego.Y como eso no va a ocurrir,permaneceremos así mucho tiempo,incluso hasta que el desastre sea irreparable.Es lo que hay,y cada cual recoge lo que siembra:monarquías y falsas democracias.

Comments are closed.