Cada día nos sorprende más cómo andan algunas cabezas, de verdad que no las entendemos. Y es que es muy difícil digerir cómo puede ser posible que haya tantas evidencias de los efectos secundarios que están provocando las vacunas y nos encontremos con tanta gente que no los quiere ver. A veces nos preguntamos si no habrá un virus de verdad que esté anulando la cordura y el criterio propio, en lugar del famoso coronavirus.

En primer lugar nos encontramos con un supuesto experto de esos que tanto abundan y que defienden la vacunación. Publica un tuit en el que anuncia que va a hacer una serie de publicaciones en las que va a informar sobre los bulos que circulan sobre las vacunas, aunque quiera dejar claro que cada uno puede hacer lo que quiera. Hombre, muchas gracias por permitirnos hacer con nuestro cuerpo lo que nos de la gana.

Pero atentos con una de las respuestas porque a partir de ese momento se produce un pequeño intercambio de tuits que podríamos catalogar dentro del género de lo absurdo, una auténtica conversación de besugos. Responde a ese tuit alguien vacunado con Pfizer que reconoce haber sufrido “miocarditis, pericarditis y riñones en revisión”. Y batiendo un récord mundial de contradicciones en tan pocas palabras dice, por un lado, que anima “a vacunarse”, pero que a él le ha “dejado hecho pedazos” y que no se lo desea a nadie.

Pero atentos porque aquí viene lo mejor. El “experto” dice que “desgraciadamente hay casos” (ya le ha fastidiado parte de su lista de bulos), añade que tiene controlados a muchos vacunados, pero que “más allá de fiebre, nada” (no se lo cree ni él, ahí tiene uno delante) y añade, además, que eso “no excluye que se puedan dar efectos adversos”.

¿Se dan cuenta de lo sumamente absurda que es la conversación? ¿Se dan cuenta de lo increíble que es que alguien que reconoce estar machacado recomiende la vacunación? ¿Cómo es posible que la manipulación mental haya llegado a extremos como estos?

Y por otro lado está la respuesta del “experto”. Bueno, lo suyo es excepcional, “lo siento y pista que ya me ha fastidiado usted alguno de los bulos que pretendía desmontar”. Analicen esta conversación porque representa el verdadero problema que hay con todo este asunto: la falta de lógica, la falta de coherencia, la locura absoluta.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

9 Comentarios

  1. Aquí la única secta son los idólatras de ese ente abstracto que llaman ciencia. Son integristas fundamentalistas. Su idea infantil de la ciencia:
    – es un orden superior en sí mismo, y quienes la estudian (ignoran que está secuestrada y cuarteada) o ejercen gozan de una especial iluminación
    – aunque a veces cometa pequeños errorcillos sin importancia, siempre serán preferibles al hecho de renunciar a su intervención omnipresente (ejemplo: personas malformadas porque la gansa de su madre no quiso aguantar unas náuseas)
    – la ciencia está tan, tan, pero tan avanzada “hoy en día” (pensamiento infantil) y tan apoyada por la tecnología, que sus posibilidades de error tienden a cero (supremacismo)
    – quien mantiene otra actitud es un infiel. Si es un seglar, merece desprecio por su ignorancia pecadora. Si es clero (científico a su vez) merece odio y excomunión.

    (Podría seguir).

    Advierto de que no hay ninguna cifra de muertes, daños colaterales y tragedias que vaya a cambiar la actitud de estos fundamentalistas. Están en una especie de Guerra Santa, y sus ¡seis mil millones de vacunas! (Carcedo dixit) les da en sus mermados cerebros un margen colosal para argüir su dogma comodín: “el beneficio supera al riesgo”.

  2. Nótese que cuando se trataba de discutir si había o no había pandemia real, jamás oías a un covidiano clamar “¡más de siete mil millones de habitantes!”. Para ellos la existencia de una pandemia es el equivalente a una aparición, un pretexto perfecto para levantar templos. Y para qué intentar explicarles las trampas con las que se inflan las cifras a lo bestia. La “ciencia” no hace trampas, es imposible, es pura y absoluta.

    El factor tiempo lo es todo. Quien no tenga en su cabeza la idea fundamental de que los errores de la “ciencia” pueden tardar unos meses, años o incluso una generación (ver: dietilestilbestrol, el pato lo pagan las hijas) en mostrarse como horrores , es alguien que NO tiene un pensamiento científico avanzado y pleno. Es un quinqui que se sacó una carrerita que le hacía gracia. ¿Significa eso que la ciencia debe dejar de intentar las cosas? No, pero sí significa que empeñarse en un pinchazo universal “de emergencia” que no es tal es de auténticos dementes irresponsables fanatizados.

  3. Perdón, con esto acabo.
    Por ejemplo, con la enfermedad de CJ que nombré ayer, el propio CDC dice en su web:
    “Las funciones de estas proteínas priónicas normales aún no se conocen del todo.”
    Y como esa enfermedad, en muchas otras se puede leer “las causas todavía no están claras”, “hay controversia sobre sus causas”, “los expertos todavía entienden bien el mecanismo..” blablabla.

    O sea, que “hoy en día” a los “expertos” aún les faltan millones de cosas por comprender. De hecho jamás lograrán la comprensión total y definitiva, porque la naturaleza cambia. Imagínate que una de esas ‘causas que aún no se conocen del todo’ sea convertir al cuerpo en una fábrica desorejada de proteínas anormales, que es según ellos el “milagro de la ciencia” conseguido por las vacunas santas de estos besugos…. Es un ejemplo, nada más.

  4. Miocarditis o pericarditis es muerte segura en pocos años, que ocurre? no es si quiera consciente de eso? Entiende ese personaje la gravedad de su situacion? Se piensa que es como si le hubiera salido un grano? No entiendo nada, no se supone que llevabas año y medio haciendo el indio por el miedo a morir?

  5. O el “machacado” es un señuelo para darle visos de autenticidad al hilo y ser la excusa perfecta para sacar (que ya lo he visto y oído como argumento en múltiples ocasiones) aquello de que todos los medicamentos tienen esa posible eventualidad. Refuerzo positivo creo que se llama.

  6. Con estos merluzos no hay quien pueda, conozco personas, sobre todo ” onas ” , que las han pasado muy *utas, y después no han dudado en recomendar el “milagro de la ciencia” que diría wayomin, o como mierda se escriba, a todo dios.

  7. Seguiros vacunando BORREGOS, mientras los esclavos del NOM con Sanc-hez a la cabeza os animan a poneros todas las dosis posibles, todavía no ha llegado lo gordo que esta por llegar, fueron los creadores de las dos guerras mundiales y no tienen escrupulos cuando se trata de cumplir con una agenda. Seguid BORREGOS seguid buscando la proteina spike que os va a dar bien por …cu. Saludos

Comments are closed.