La ex fiscal general del Estado es denunciada por represaliar al Magistrado que denunció que algunos de sus compañeros de carrera se estaban dejando sobornar. La fiscal Madrigal fue duramente criticada por sus lapsus y torpezas durante la causa contra los políticos catalanes.

De antología se calificaron los lapsus de la ex fiscal general del Estado durante la causa del ‘procés’. Recordemos que la intervención de Consuelo Madrigal en muchos de los interrogatorios de los acusados dio mucho que hablar. Las redes sociales se inundaron de comentarios que recogían las imprecisiones, dudas, silencios para consultar papeles y los mencionados lapsus. Madrigal llegó a confundir en numerosas y abundantes ocasiones documentos, organismos, leyes con resoluciones y suspensiones con anulaciones por parte del TC. Sus continuas meteduras de pata llegaron a dejar “descolocados” a los interrogados.

El ex teniente fiscal del Supremo, el controvertido Luis Navajas, dijo de ella que “con esa tropa no se puede ir a la guerra”.

Esos “errores de bulto” son denunciados ahora por el juez Presencia, que entiende que “esta señora se ha pasado tres pueblos, o más”.

Madrigal era fiscal general del Estado cuando Fernando Presencia denunció, en su condición de juez decano de Talavera de la Reina, “que varios de sus compañeros de carrera, entre ellos el fiscal decano de esa circunscripción, se habrían dejado sobornar”. Lejos de investigar el escándalo, la entonces jefa de los fiscales ordenó el archivo de la causa. Pero además, incomprensiblemente, la mujer propició y consintió que los sospechosos de corrupción represaliaran con saña al magistrado denunciante que acabó con veinte años de inhabilitación, la mayor condena impuesta por el delito de prevaricación judicial en toda la historia de la democracia.

Según Presencia, el asunto se ha hecho verdaderamente insostenible cuando al recusar a dos de los magistrados que supuestamente intervinieron en esas represalias (los también jueces del ‘Procés’, Llarena y Marchena), Madrigal sale en injustificable defensa de ellos, negando que existiera ningún tipo de animosidad hacia el juez decano de la Ciudad de la Cerámica.

El escándalo ha sido de dimensiones morrocotudas, porque la animadversión de Llarena y Marchena hacia el juez Presencia es evidente, demostrable y proverbial, hasta el punto en que ha llegado a ser recogida y publicada nada menos que en el libro de autobombo poco vendido de Marchena, donde reconoce haber utilizado motivos extraprocesales para atacar al juez Presencia. Se trata de una biografía “consentida” y auspiciada por el propio Manuel Marchena, plasmada en la obra “Marchena el Poder de la Justicia” y firmada por la periodista Carmen Rodríguez De Ganuza, que fue ostentosamente presentada ante los medios de comunicación en septiembre de 2020.

En ella se llega a reconocer sin ningún tipo de pudor que: “da la impresión que el Alto tribunal disponía de más información extraprocesal contra el exjuez”, haciendo con ello referencia al paripé en el que llegaron a convertirse los procesos contra el juez Presencia, y de la absoluta falta de imparcialidad de todos los magistrados que participaron en aquellas represalias.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Otra vejestoria al estilo Biden (se habrá vacunado),pues nada,denuncia al canto y que se espabile!.
    De todos modos,esas denuncias no van muy lejos,por qué estamos en una Demagogicracia,y la verdad la envían a paseo,y se limpian el culo con los códigos penales y civiles.

  2. Mientras que todas las maldades de EEUU se gestan en Nueva York,todas las maldades de Europa se forjan en Barcelona,no se han dado cuenta?,N.Y.-Barcelona,eso sí con la dirección desde Londres.

  3. En cualquier empresa a los inutiles, conscientes o inconscientes, se les pone de patitas en la calle tan rapido como lo permita el estatuto de los trabajadores, la ley y, sobre todo, la paciencia del empresario.
    En España como no dimite nadie, y como todo es corporativismo, medico, judicial, policial, politico, pues pasa lo que pasa, que ademas de no dimitir nadie, no ser castigados como merecerian y no ser cesados fulminantemente se pasan las leyes por el mismisimo arco del triunfo todos ellos.
    Miserables, malditos seais todos.

  4. Esta Rata Ponzoñosa colocada a dedo y enchufada por un poder corrupto y nauceabundo tendria que vover a lipiar escaleras que es lo unico que save

Comments are closed.