El Tribunal Supremo preparaba la sentencia definitiva del caso Noos. Coincidía con que a escasos días se celebraría la vista en la que las partes expondrían sus argumentos. Sobrevolaba la amenaza de una nulidad de actuaciones que afloraría en uno de los múltiples juicios de su matriz, el caso Palma Arena.

Se descubrió entonces un escándalo mayúsculo: El perito utilizado por el juez José Castro para investigar las irregularidades del velódromo que construyó el ex presidente balear, el arquitecto Rafael Balaguer, confesaba abiertamente en sede judicial que comenzó a trabajar con el instructor antes incluso de que existiera el caso Noos«Trabajé con Castro en los prolegómenos de la querella», reconoció. El perito dejo traslucir con meridiana claridad que el procedimiento se puso en marcha ilegalmente antes de que se incoara en el juzgado.

La prueba de esta confesión es el propio interrogatorio al que fue sometido Balaguer por parte de la defensa de Matas. Su importante contenido había pasado inadvertido hasta el momento: El arquitecto admitía abiertamente que trabajó codo con codo con Castro antes de que la Fiscalía Anticorrupción interpusiera la querella por el desfase presupuestario del recinto deportivo, el 26 de agosto de 2008, ante el Juzgado de Instrucción número 8 de Palma.

Este procedimiento acabó recayendo en el Juzgado número 3 de Palma de Mallorca, que dirigía Castro, con una velocidad inusitada ¡Sólo un día después! Algo no cuadra, porque un trámite que suele demorarse unos 10 días fue resuelto en 24 horas, acordándose en ese corto espacio de tiempo la incoación de diligencias, varias intervenciones telefónicas y el secreto de las actuaciones.

Balaguer, que curiosamente era el presidente de la Comisión Deontológica del Colegio de Arquitectos de Baleares, se refirió a estos encuentros previos con el juez Castro como «informales», y reconocía además sin ningún pudor que se incorporó al procedimiento del Palma Arena sin que mediara su designación oficial como perito.

«Designación como perito propiamente dicho, no hubo, no firmamos nada por escrito», confesaba el arquitecto ante la incredulidad del tribunal del último juicio del Palma Arena, caso que fue dividido en múltiples piezas separadas.

Pero todavía hay más. Junto a los encuentros previos reconocidos por el propio arquitecto, quedaba acreditado que Balaguer elaboró un primer informe el 4 de agosto del mismo año sobre las supuestas irregularidades en el velódromo Palma Arena, en el que ya se profundizaba en el fondo de un asunto que todavía no estaba siendo investigado judicialmente. Al ser preguntado por este asunto por el letrado de Matas señalaba bajo juramento que lo hizo precisamente por indicación del juez Castro.

La Audiencia vio “criticable” que Balaguer se viera en secreto con el juez

«Me llamaba Castro para asesorarle sobre este tema», remarcó el perito titubeando. «¿Pero cómo es posible que le llamara antes de que existiera la querella y sin haberse incoado el procedimiento?», le inquirió el letrado del ex presidente balear. «Yo supongo que en los prolegómenos de la querella presentada», contestó Balaguer.

«¡Pero si no estaba presentada la querella!», le insistió el abogado de Matas, que le solicitó a renglón seguido: «¿De estas reuniones se levantaba acta?». «No. Eran informales. Normalmente estaba el señor Pedro Horrach (ex fiscal Anticorrupción) y el señor Castro».

Otro elemento más que acreditaría que las pesquisas comenzaron con antelación

La Federación Española de Ciclismo contestó a Balaguer el 22 de julio de 2008 un requerimiento que le había realizado solicitando información. Una vez más, sin que hubiera nacido el procedimiento judicial, sin haber sido nombrado en consecuencia como perito, y, porque se lo indicó así el juez Castro, reiteró Balaguer.

Asimismo, le mandó un informe el 16 de octubre de 2008, cuando la causa estaba bajo secreto y Balaguer teóricamente no podía saber que Castro era el juez al que le había correspondido el caso.

No obstante, se atribuye unilateralmente dicha condición y aludió a una «reunión mantenida» con el juez el «9 de agosto». O lo que es lo mismo, varias semanas antes de que existiera la causa como tal.

Esta cuestión ya fue planteada por la defensa de Matas mediante una cuestión previa en el juicio del Velódromo, solicitando la nulidad de las actuaciones derivadas del caso Palma Arena por supuestamente haberse vulnerado el artículo 24 de la Constitución. Es decir, el que contempla el derecho al juez ordinario predeterminado por la ley. Esta cuestión, pese a ser tildada de «relevante» por el tribunal, fue descartada en la sentencia del último juicio del Palma Arena, no aceptándose como causa para la nulidad de la última pieza juzgada. No obstante, el tribunal admitió como «criticables» las reuniones entre Castro y Balaguer.

ACODAP, la Asociación contra la Corrupción y en Defensa de la Acción Pública liderada por el juez decano de Talavera de la Reina, Fernando Presencia, ha formulado denuncia ante la Audiencia Nacional por considerar que hubo una manipulación del reparto de los asuntos en el decanato de los juzgados de Palma de Mallorca, en la que participaron el juez Castro, ya jubilado, y el perito Rafael Balaguer; y que en cualquier caso estos hechos son constitutivos de un delito de nombramiento ilegal para cargo público castigado en el artículo 405 del Código Penal, del que considera también responsables a quien en esos momentos eran los altos dignatarios del CGPJ:  El  entonces vicepresidente del órgano de gobierno de los jueces y ahora Senador por el PP,  Fernando De Rosa Torner, los vocales Margarita Robles y Manuel Almenar, y el Secretario del organismo en esos momentos, Celso Rodríguez Padrón.

ACODAP estrena su buzón público para denunciar la corrupción, haga clic aquí para obtener más información

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. No dudamos de la veracidad de estos hechos ni de la integridad de quién escribe o del Magistrado Presencia,pensamos que estos hechos son la punta de un iceberg,de un sinfín de corrupción propia de las Casas Reales,pues es bastante normal que sean asediados con regalos,con dinero o con cualquier tipo de interés por parte de empresarios,o de banqueros o de gente que se acercan al Rey con algún fin sospechoso,o para contagiarse de impunidad ‘Real’,desde luego que el JuanCar es una ficha,lo saben todo el mundo.El caso Noos tampoco es tan llamativo,como que la infanta sea una de las expertas de la plandemia por sus conexiones bancarias.

    Lo decimos por que ese no sería el motivo de su abdicación,sino los crímenes de sangre cometidos por Su Majestad,en especial de niñas menores de edad,secreto que ya no lo es tanto.Juan Carlos tuvo una infancia muy dura por cuestiones históricas,asesinó a su hermano pequeño y ese fue el primero,sus hermanos fueron hemofílicos y necesitaban transfusiones de sangre continuas…así que al ser también judío por su doble boda,comenzó estos rituales ‘sionistas’,que derivaron en ritos de sangre masonicos donde los banqueros del norte y políticos…realizaban pactos de Estado que sellaban con sangre inocente,contratos ilegales como fusiones bancarias ilegales.
    El Rey emérito es adicto a la sangre humana,al adrenocromo,y durante toda su vida ha asesinado en rituales a cientos de niñas de 14 años,y ese es el motivo,que ocultaba tras sus múltiples amantes.Lo explica mejor Juan de la Familia Lankamp.

    • Por Dios, no digas barbaridades. Don Juan Carlos mató a su hermano sin querer. Y todo lo demás que cuentas son las trolas más viles que he oído en mi vida. Claro que si te crees las chorradas del Lankamp ese, cualquier cosa te puedes creer.

Comments are closed.