Está claro que al “experto” urgenciólogo y YouTuber César Carballo le pasa lo mismo que a los malos equipos de fútbol: solo le gusta jugar los partidos de casa y si estos están arbitrados por alguien que les pite un penalti injusto a favor en el último minuto del mismo, mucho mejor. Y no digamos si le pagan bien y encima consigue saltarse las guardias de los fines de semana porque tiene que ir a la televisión, entonces, miel sobre hojuelas.

En realidad, Carballo lo que lleva demostrando a lo largo de todos estos meses es que no es más que un buen siervo, con mucho menos conocimientos de los que debiera tener, pero buen siervo al fin y al cabo. Da igual que le pongan delante datos que le tumben todo el guión que tiene marcado y completamente teledirigido, entonces se hace el loco y guarda silencio como si no hubiera visto nada.

Ahora las órdenes que tiene son alentar la vacunación infantil y de los jóvenes. Y el tipo no tiene escrúpulo alguno en hacerlo porque a él lo único que le importa es que su estrella mediática y económica dure lo máximo posible, a costa de lo que sea. Incluso aunque sea a costa de alentar una bochornosa campaña de Sanidad para fomentar la vacunación de los jóvenes. A él se lo mandan y él cumple porque los principios que tiene brillan por su ausencia.

Y entonces llega alguien y le pone delante los datos denunciados en EEUU de miocarditis provocada por la inoculación en niños y jóvenes. Carballo ha visto el tuit, estén seguros de ello. Pero como buen miserable que es, calla y se hace el loco. En primer lugar porque no sabe, en segundo lugar porque no quiere ni verlo. ¿A él qué más les da? Él está solo a lo que está.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. ¿Servira de algo tener los datos de este criminal para cuando llegue el momento de juzgarlos a todos?
    Porque este criminal va a caer de una u otra forma, este no se escapara como si se escaparan sus amos, pero este criminal caera.

  2. No es por echar la culpa a nadie pero yo veo contagios de trastornos de personalidad con síndrome de popularidad y afán de protagonismo complicado con un soy el más guapo.
    Yo le llamaría el síndrome de Pedro el Presimentiras.
    No es el virus, yo creo que es la TV la peligrosa.

  3. El de urgencias…Cuando vaya al hospital donde tu “trabajas” un chaval o chavala con una miocarditis o un trombo ¿No te va a dar lástima hijo de puta? No estaría mal que te forrase a hostias su familia por delincuente cabron y si es posible algo más. Ahora que será dificil, porque seras un trepa asqueroso y no se te verá el pelo por tu puesto.

Comments are closed.