servicio

Hace años oía por las noches la Cope, en los tiempos de Jiménez Losantos, y uno de sus tertulianos más lúcidos era don Amando de Miguel, a la sazón echado de la universidad complutense, prácticamente a patadas, por sus compañeros comunistas del profesorado…

[QUÉ Va A Pasar Con La Ley De Eutanasia Y Los Recursos Ante El Constitucional]

Decía don Amando, y es una frase que nunca olvidaré, que Cataluña en realidad no quiere la independencia. Que Cataluña realmente lo que quiere es una ¡independencia subvencionada!, es decir quedarse con la totalidad de la recaudación fiscal, y que el resto de España les siga aportando dinero, para mantener su alto tren de vida, muy por encima de sus posibilidades, y del sobreendeudamiento de la Generalidad (lo pongo en español, por joder).

Y creo tenía razón.

Vistas las continuas cesiones de ese “Churchill” (perdón, que me descojono) que tenemos en La Moncloa, y los miles y miles de millones de euros que está dando a los separatistas catalanes gratis et amore, en detrimento del resto de España, confirmo y reafirmo mi tesis de que don Amando de Miguel tenía más razón que un santo.

Los separatistas catalanes no quieren independencia alguna… Son como esos hijos mayores de edad, que “amenazan” con irse de casa, pero que, a la hora de la verdad, no se van nunca.

Y, si alguna vez deciden alquilar un apartamento (más bien un picadero), tienes que ayudarles a pagarlo, o pagarlo íntegramente, y, de paso, que vaya la mamá a limpiarlo y fregarlo una vez por semana, como mínimo. O la criada de la casa, en su caso.

Pues con los separatistas catalanes pasa exactamente lo mismo.

Teniendo en cuenta que “Churchill” les cedería hasta a su esposa, hijas y madre, a cambio de poder permanecer unos meses más en el poder, tal vez los españoles deberíamos reaccionar, exigiendo un referéndum nacional, para poder votar si queremos que Cataluña siga en España, o no.

Es muy posible que el resultado fuera muy preocupante, para el desgobierno comunista actual, y para los propios separatistas catalanes…

Y no digo más; ni menos.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorTodos somos judíos
Artículo siguienteLíderes en la liga política de Regional
Ramiro Grau Morancho
Ramiro GRAU MORANCHO es Graduado Social (Premio Extraordinario), Licenciado en Ciencias del Trabajo y Abogado. Profesor de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Derecho Penal y Administrativo, en varias Universidades, Públicas y Privadas. Ha publicado treinta libros sobre temas jurídicos y sociales, y miles de artículos en prensa, diarios jurídicos y revistas especializadas. Tiene un blog, titulado Navegando Contracorriente, y sus libros se venden en www.graueditores.com Es Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

7 Comentarios

  1. Sin duda alguna…
    Los españoles, por lo visto, vamos a ser los esclavos de Cataluña, aportando ingentes cantidades de dinero, para que ellos lo roben, o hagan lo que quieran con nuestros recursos, dentro de una especie de independencia, de facto, y hasta de iure.
    ¡Y yo me opongo, por supuesto!

  2. Referéndum ya!.

    Se les iba a quitar la tontería de golpe. A muchos españoles del Ebro para allá – dicho sea de paso – también.

  3. Cada vez somos más los españoles que estamos deseando que Cataluña se independice, pero eso sí, paguen la gigantesca deuda que tienen con España, Y QUE ES LA PARTE ALICUOTA DE LA TOTALIDAD DE LA DEUDA PÚBLICA ESPAÑOLA.
    Con ese aporte de dinero, que sin duda FINANCIARÍAN LOS JUDÍOS, España podría levantar cabeza, y pasar de ellos, como de la mierda.

  4. Decía Ortega que a los catalanes tedríamos que aguantarlos siempre, dando a entender que se hiciera lo que se hiciera, o se les concediera lo que se les otorgara, NUNCA ESTARÍAN SATISFECHOS DEL TODO.
    El problema es que una gran parte del pueblo español, aproximadamente unos 40 millones de españoles, ya estamos hartos de ellos…
    De ellos y de ellas, para que no se quejen las feministas.

    • No se puede obligar, por la fuerza, a pertenecer a un determinado país…
      Si los catalanes se quieren marchar, que se vayan, PERO QUE SE COMPREN UNA ISLA, O CUALQUIER territorio inhóspito dónde quieran y puedan, y los españoles de verdad NOS QUEDAREMOS MUCHO MÁS TRANQUILOS.

  5. Un único pero al artículo: es el esposo, no la esposa. Los que leemos El Diestro sabemos que Begoño tiene 3 piernas. Muchas gracias por contarnos la realidad, por informar y no tergiversar ni manipular. Es tremendo que la aplastante mayoría de medios se dedique a desinformar y a mentir y que haya que agradecer a los pocos que se mantienen dignos y limpios. Qué triste, qué vergüenza.

Comments are closed.