Hoy mismo nos hemos encontrado con que ya se está empezando a hablar de una “nueva supervariante” del ya famoso virus llamada “Covid-22”. Tal y como informa el digital ‘Zero Hedge‘, así ha sido identificada por el profesor doctor Sai Reddy del instituto de tecnología federal ETH Zurich, un inmunólogo que “cree que la combinación de cepas existentes podría resultar en una fase nueva y más peligrosa de la pandemia”. Y añade que “es muy probable que surja una nueva variante y que ya no podamos depender únicamente de las vacunas”.

Llegados al punto en el que nos encontramos y con la experiencia que ya vamos adquiriendo todos con el relato del virus, ya nos pueden decir todos estos “expertos”, por lo menos a nosotros, lo que les de la gana que, sencillamente, no les creemos ni una sola palabra.

Porque ellos serán “expertos” de todo lo que quieran y hablarán en nombre de quien quieran o por orden, previo pago, de quien les de la gana pero, a estas alturas de la película confiamos más en la lógica, en nuestra opinión personal y en lo que vemos con nuestros propios ojos, que en lo que nos cuenten políticos, expertos y televisiones.

Y es que no tenemos más que pensar qué ha cambiado exactamente del año pasado con respecto a este, que es como preguntarse de qué color era el caballo blanco de Santiago. Porque el único cambio que ha habido es la vacunación. Y eso que llaman cepas no son tales cepas como se nos quiere hacer creer. Son, simplemente, las vacunas. Comparen en España el año pasado con respecto a este.

Por lo tanto, lo que menos nos preocupa es la opinión de esos expertos televisivos, esos “Carballo” vendidos al relato oficial, esos comisionistas miserables que se venden por un puñado de euros, esos no nos preocupan. Los que nos preocupan de verdad son las personas normales de la calle. Esas con las que nos cruzamos todos los días. Esa gente es la que nos preocupa de verdad porque si todavía se siguen creyendo el relato oficial, no es precisamente el virus el mayor de sus problemas.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

2 Comentarios

  1. Dice el tal Reddy que: ” es muy probable que surja una nueva variante y que ya no podamos depender únicamente de las vacunas”. Entonces, además de las kakunas ¿ qué se le habrá ocurrido como añadido a éstas? ¿Decapitar?¿Enterrar?¿Un hachazo en la cabeza? o quizás ¿la monitorización de los cerebros para corregir los desajustes y aplicar terapias alternativas?.
    Y claro que, si los kakunados registran el grueso de los ingresados, ¿estos no han contagiado a los demás? Porque, siguiendo su lógica, si con los PCrs, descubren a los “asintomáticos que contagian y se les aisla, qué deberían hacer con los kakunados que hacen lo mismo? La diferencia es precisamente esta. Sin síntomas, pero se les aisla y ahora con síntomas, se les ingresa. ¿Y sus contactos? Luego efectivamente, 2+2=5.

  2. EL PELIGRO DE LAS MEDIAS VERDADES.

    Así es, querido Watson, nada más pernicioso que mezclar verdades entre las
    falsedades para hacer creer que las falsedades también son verdades …

Comments are closed.