católicos
TELETIPOS_CORREO:REL,REL,%%%,%%%

En el canal de Youtube que lleva por título La luz de la fe, en concreto en una emisión de hace cosa de un año en que se ocupan precisamente del sedevacantismo, los dos que intervienen (el conductor del espacio, que es un converso al catolicismo desde el protestantismo, y otro joven católico), se alinean con el papa Francisco, y de paso califican de sedevacantistas a los que no aceptan a Bergoglio como el Papa legítimo, y a los que al no reconocerlo como legítimo sucesor de Pedro lo llaman Bergoglio, Jorge Mario Bergoglio, pero nunca Francisco (1).

[CÓMO optar a un empleo o ser franquiciado de Naturhouse]

Excusan las heterodoxias, blasfemias, insensateces, mundanismos, desatinos y herejías de Bergoglio pretextando que son errores propios de una persona.

¿Con que solamente errores propios de una persona, de toda persona? ¡Qué situación se está viviendo en la Iglesia! Pero sobre todo, cuánto desconcierto porque canales como este La luz de la fe, al igual que el del padre Fortea y al igual que el del genial cura venezolano Luis Toro, hacen un gran servicio a la evangelización, llegan a millones de personas, ciertamente, pero se empeñan en mantenerse callados ante la doctrina católica adulterada que sigue enseñando Bergoglio, a quien reconocen y defienden como Francisco.

Entonces, los que llevamos tiempo tras la pista o sospecha de que Jorge Mario Bergoglio no es el Papa ni por origen ni por oficio (ilegitimidad de origen, ilegitimidad de oficio), ¿qué debemos seguir haciendo? He escuchado de nuevo este espacio dedicado al sedevacantismo en el canal La luz de la fe. Interesante, hace aportaciones buenas. Pero mete la gamba hasta el corvejón, a mi modo de ver, al presentar a la FSSPX como una organización “vacunada” contra la tentación del sedevacantismo; muy al contrario, el lefebvrismo suele ser la puerta de entrada al sedevacantismo, pues en todo caso el reconociento que de los papas del Concilio hacen los lefebvristas es solo jurídico, no de corazón, de voluntad firme de aceptar el Vaticano II (2). Y de esto al sedevacantismo, media solo un paso.

Pero sobre todo lo que desconcierta es que en este espacio del canal La luz de la fe se pretenda que nos conformemos con aceptar que “bueno, Francisco es como es, no tiene por qué caer simpático a todo el mundo, cierto que tiene su personalidad, sus manías, sus cosas, sus defectos, como todo quisque. Pero una cosa debe quedar clara: es el Papa”.

¿Que es el Papa y que “esto deber claro”? Pero entonces, si es el Papa y “esto debe quedar claro”, ¿qué hacemos con sus más que evidentes heterodoxias y herejías? ¿Qué hacemos con su más que evidente servilismo a los planes del Nuevo Orden Mundial? ¿Qué hacemos con la montaña de dudas que nos presenta su elección al Trono de Pedro, su actuación diaria, sus escritos, sus acciones, sus omisiones, sus intenciones…?

  1. Un mequetrefe intelectual, ridículo bergogliano que se cree un teólogo de excepción y que presume de doctorados y de no sé cuántos títulos más, hace un par de años quiso despreciarme espetándome con un “es que tú no sabes teología”. Será cretino y descarado trepa eclesial el nota este. No sé teología, no, pero con la que sé al menos me basta para dar el paso de denunciar este drama que está sufriendo la Iglesia y que la está despellejando viva, en tanto él, gran teólogo al parecer, como sabe tanta teología a lo que se dedica es a pasar la mano por el lomo a eclesiásticos y demás plataformas eclesiales, a mi modo de ver para seguir con su gran trepada, para continuar bien instalado manteniendo su estatus.

O será que lo hago porque no sé nada de teología (ni falta que me hace si la voy a utilizar para lo que la usa un erudito como este, faltaría más).

  1. El arzobispo Carlo Maria Viganò prefiere echar pestes del Concilio Vaticano II, de los llamados papas del Concilio, pero el caso es que sigue considerando que el Papa es Jorge Mario Bergoglio. Monseñor Viganò cierra filas en torno al lefebvrismo, ciertamente pone a caer de un burro a Bergoglio, al tiempo califica de modernista a nuestro papa, que es Benedicto XVI, y en todo momento reconoce a Bergoglio como el legítimo sucesor de Pedro.

Monseñor Viganò, el Papa es Benedicto XVI, y me supongo que usted lo sabe (la llamada Mafia de San Gallo es la que acabó dando un golpe de estado masónico a Benedicto XVI para obligarlo a renunciar, con que así colocar en el Trono de Pedro al impostor); entonces, ¿por qué no lo reconoce ya de una vez? ¿A qué están esperando usted y el resto de obispos? ¿Por qué ese encono suyo contra el Concilio Vaticano II, contra sus papas legítimos desde Juan XXIII hasta Benedicto XVI? ¿Por qué sigue usted afirmando, como haría un lefebvrista o sedevantista cualquiera, que la Novus Ordo Missae no expresa la teología tradicional católica del sacrificio expiatorio de Jesucristo? Nada contra la belleza, dignidad y delicadeza litúrgica del Novus Ordo Missae, pero lo cierto es que hoy por hoy sigue siendo el 99% del Pueblo de Dios el que celebra su fe según la forma renovada del rito. Y usted, al decretar que el Novus Ordo Missae no sirve, que solo sirve el Vetus Ordo Missae, está faltando al respeto al 99% de los católicos que celebran su fe con la forma ordinaria del rito. Y además falta a la verdad de la doctrina de la fe, pues la llamada misa de Pablo VI está aprobada por la Iglesia, madre y maestra. Y ciertamente una celebración convenientemente solemne y respetuosa según el Novus Ordo Missae es tan digna como una celebración Vetus Ordo Missae.

Usted es pastor de la Iglesia, es sucesor de los Apóstoles, pero de hecho usted no está respetando el Magisterio de la Iglesia al rechazar el Concilio Vaticano II, siendo además tan hostil, tan desleal con los papas de ese Concilio. Mucho criticar a nuestra Santa Madre la Iglesia, monseñor Viganò (a la Iglesia del Concilio Vaticano II y a todos sus papas, mucho llamar modernista a nuestro papa legítimo Benedicto XVI), y usted entretanto lo que hace es justificar al intruso, al okupa del Vaticano, al usurpador del Trono petrino.

*Un artículo de Luis Henríquez Lorenzo: profesor de Humanidades, educador, bloguero, militante social, escritor.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

6 Comentarios

  1. Al parecer el autor del artículo está mendigando por todos sitios que le publiquen sus caquitas, pues ya publicó la mitad de esta bazofia en El Correo de España.

    Y como allí le dije le repito: es usted un completo ignorante en cuestiones de Iglesia. Le guste o no, si la sede no está vacante entonces el Papa es Bergoglio. ¿Desde cuando el Papado confiere santidad a la persona? Ande, dele un repaso a la historia de la Iglesia. ¿Y encima, se cree usted que Benedicto XVI fue un buen Papa? En lo sustancial desde Juan XXIII en adelante fueron todos lo mismo, mutatis mutandis: nos modernistas de tomo y lomo, y el modernismo es una herejía condenada por la Iglesia.

    Viganò tiene razón, para un obispo espabilado que hay en toda la estructura “oficial” de la Iglesia. Todo lo surgido del Concilio Vaticano II se hizo con la intención de atacar la Santa Tradición: se INVENTARON una nueva iglesia, una nueva misa y una nueva religión. De nuevo demuestra usted una ignorancia que dá vergüenza ajena sobre doctrina, liturgia e historia de la Iglesia, como ese 99% de ignorantes (y dejamos a Dios el grado de culpa personal de esa ignorancia en cada caso) ofendiditos al que usted pertenece.

    Y para El diestro, que se busquen mejores comentaristas en cuestión religiosa.

  2. Desde hace algunos días me había hecho nuevamente la promesa de no contestar a comentarios irrespetuosos no solo ya contra mis escritos, que ni que decir que puedan ser más atinados o menos y estar mejor o peor escritos, sino contra mi persona. Entre otras razones porque creo en la libertad de expresión, acepto el ecumenismo según lo enseña la Santa Madre Iglesia, y porque ya es de agradecer que me permitan publicar en algunas bitácoras de Internet, no por andar mendigando, según calumnia del forista Paco, sino porque deseo encontrar aerópagos modernos para comunicar mis ideas. Es decir: si me satisface que me publiquen algunos de mis escritos bitácoras como esta “El Diestro”, igual me parece excesivo que den también espacio a mis quejas ante ataques tan injustificados, calumniosos y malignos como el del forista Paco, quien lanza ataqaues similares en otras bitácoras, por cierto, él que se queja de que yo publique en algunas.

    Comoquiera que sea, me tomo la libertad de responder, con la venia del comité de redacción y de edición de “El Diestro” (respuesta esta mía que vale para los ataques personales que también he recibido por mis escritos en bitácoras como “Telde Actualidad”, “El Correo de España”, “El Español Digital”, principalmente). Desde luego, si los propios responsables de “El Diestro” consideran que es el precio que los autores han de pagar por hacer públicos algunos de sus escritos, y además consideran que no ha lugar a mis quejas en forma de esta respuesta, les pido disculpas.

    Con disculpas y todo, empero, sigue adelante esta queja. Este Paco, agazapado tras un alias (por cierto, ¿no será este mismo Paco un tal Cambalache, defensior de monseñor Viganò y de los lefebvristass del canal “Adoración y Liberación”, Cambalache que ha entrado como elefante en cacharrería en el canal “Arturo Periodista Católico”, y en el mismo ha depositado sus insultos habituales, digo sus deyecciones?), sin conocerme de nada me insulta descalificando mis escritos como “caquitas, bazofia propia de un completo ignorante en la realidad de la Iglesia”, además de la ya consabida de acusarme de que “mendigo minutos de gloria en diferentes bitácoras”.

    Resulta que este Paco conoce, según presume él, tanta teología que es sedevacantista, se manifiesta como sedevacantista. Esto es: estamos ante un señor que está fuera de la comunión con la Santa Madre Iglesia, por cismático y sectario. Y por necio y temerario, añado yo, pues acusa sin saber. Y por cobarde, pues agazapado tras un alias se dedica a insultar, a dar estopa en “El Diestro”, en “El Correo de España”, me parece que también en “El Español Digital”, ¡y sabe Dios en cuántas bitácoras más!

    Ya por el mero hecho de manifestarse el nota este de Paco como sedevacantista y, por ende, calumniador de la Iglesia, del Concilio Vaticano II y de los papas del Concilio, uno debería no entrar al trapo. Por la principal razón, insisto, de que un personaje que presenta como credenciales intelectuales, dialécticas y espirituales su condición de sedevacantista, solo merece que pasen de él: intolerancia cero con el intolerante.

    La Iglesia en el año 2021 tras el Concilio Vaticano II de hace ya algo más de 50 años es la misma fundada por Cristo sobre la roca de Pedro hace 2.000 años. Negar este dato dogmático, como hace este enterado de la batata llamado Paco, es situarse fuera de la comunión con el Magisterio de la Iglesia, por cismático, herético y, en el caso particular del sedevacantista Paco, por enterado de la batata aficionado a insultar a sus contrarios detrás de un alias.

    Señor Paco (lo llamo señor aunque usted a mí me suela tratar con total falta de respeto): usted se erige en Magisterio* (ni que decir que falso) contra el Magisterio (auténtico) de la Iglesia. Usted está fuera de la comunión con la Iglesia de Cristo, incluso con toda la teología y todo el conocimiento de que usted presume , y que desde luego sí es verdad que conoce, mucho que digamos no se manifiesta en sus comentarios de forista, en los que más bien recurre a ataques ad hominem.

    Por lo que respecta a la legitimidad o ilegitimidad de Jorge Mario Bergoglio como Francisco, solo me queda por añadir -o recomendarle- que estudie un poco más el asunto, el Código de Derecho Canónigo, aspectos de la historia de la Iglesia.

    Y finalmente, señor Paco, ¿dónde y cuándo he escrito yo qye el mero hecho de ser papa significa santidad asegurada? Todo lo contrario: a otro sedevacantista como usted -o igual es usted mismo con alias distintos- que me ataca bastante aunque es más respetuoso que usted en las formas, le he dicho que yo no sé si en verdad el papa Pablo VI fue un homosexual irredento, vicioso, durante toda su vida. Pero planteo que puede que fuera homosexual, que consintiera pecados contra la castidad en su condición de “gay”. Pero que también puede ser que se arrepintiera. En todo caso, hasta un santo como Pablo VI -lo digo porque está oficialmente canonizado, aunque ya sé que usted lo rechaza, que para esto es usted sedevacantista y nobleza obliga- fue sobre todo pecador.

    Así que sí, señor Paco, los santos también pecan, particular que un hombre que presume de ser tan culto como usted debe saber.

    Ah, por último ultimísimo ya: acusa rde que la Iglesia actual por culpa del infausto Vaticano II ha caído en la herejía del modernismo y está irremediablemente podrida es una afirmación suya de usted cismática y herética. La Iglesia tiene la promesa de la indefectibilidad dada por nuestro Señor, lo cual viene a significar que aún en los episodios de mayor apostasía y crisis -y los actuales pertenecen a esta clase de etapas o momentos históricos-, el Señor estará con ella. En esta Iglesia “cum Petro et sub Petro” yo quiero estar; usted, a lo que parece, prefiere estar en el cisma de los sedevacantistas.

    Usted mismo, hermano. Dios le bendiga.

  3. Ya veo que no me publicaron finalmente el comentario que escribí en respuesta a uno previo del forista Paco en que me ataca de manera injuriosa. Ustedes son los responsables editoriales, y yo no discuto esto, pues bastante “dignidad” me parece que me publiquen algunos de mis escritos. Pero vuelvo a intentar dejar constancia del hecho: este señor me menosprecia con sus ataques ad hominem, con llamar “caquita” a mis escritos, con llamarme ignorante absoluto en la actualidad de la Iglesia, con insinuar que voy “mendigando” por distintas bitácoras a fin de dar luz a algunos de mis escritos, y varioas descalificaciones más.

    Este Paco es sedevacantista, o sea, es cismático, además de herético (el sedevacantismo es un delirio o absurdo teológico que en sí mismo es una herejía, ellos que están siempre a la caza del hereje, aunque el hereje se llame Bonhöefer y muriera por oponerse a Hitler desde su fe cristiana protestante en un campo de concentración nazi): está fuera de la comunión con el sucesor de Pedro, está al margen del Magisterio, él mismo se cree parte de ese Magisterio. Además de los insultos y calumnias que me prodiga, su discurso se centra particularmente en echar mierda y porquería contra el Concilio Vaticano II, contra todos sus artífices, contra todos sus papas, a fin de entronizar el que es el propósito de los integristas dizque católicos. A saber: la Iglesia luego del Concilio Vaticano II ya no es la Iglesia de Cristo, no es la Iglesia de Pío XII hacia atrás.

    Este delirio de esta tropa integrista, fanatizada y sectaria no tiene ni pies ni cabeza, es falso de toda falsedad, es tendencioso. Ignora adrede que la Tradición de la Iglesia es viva, dinámica, y no fosilizada, como creen los integristas. E ignora adrede que los intérpretes de esa Tradición autorizados por Cristo son los pastores en comunión con el sucesor de Pedro. Además parecen faltos de fe en las propias promesas del Señor, pues manifiestan que no creen especialmente en la indefectibilidad de la Iglesia.

    En definitiva, calumniar a los papas del Vaticano II es su modus operandi. Que en la Iglesia se ha infiltrado la masonería es innegable. Pero acusar de masones, apóstatas, herejes y modernistas a Juan XXIII y a Pablo VI, como hace este Paco, es calumnioso, y de mal hijo de la Iglesia, que es lo que en verdad acaba siendo un integrista sedevacantista como este Paco, y encima faltón .

    Nada más. Juzgo que por necesidad de que se acabe respetando mínimamente mi honor, mi dignidad ultrajada por los ataques injuriosos ad hominem del tal Paco, deben publicar esta respuesta mía. Yo llegué a “El Diestro” libremente, tocando la puerta; ustedes me abrieron, me dijeron que pasara. Pero ustedes como dueños de la casa cuando quieran pueden rogarme que me vaya, que ya se acabó la visita. Un gusto haberse conocido. Pero es que este Paco de marras hasta llega a pedirles a ustedes que ya decidan rechazar mis colaboraciones. Por qué, ¿quién se ha creído que es?

    Nada más. Buenas noches y disculpen las molestias.

  4. Recomiendo este artículo https://www.infocatolica.com/blog/reforma.php/2108111158-653-elogio-y-defensa-de-la-mi#more41545 a todos los Pacos filolefvristas, lefebvristas y sedevacantistas que frecuentan algunas bitácoras. La postura de toda esta tropa integrista de echar pestes contra la llamada misa de san Pablo VI no solo no es una postura católica y sí cismática, es que es calumniosa y necia, sin base teológica que merezca tal nombre.

    La llamada misa de san Pío V no es la que se celebraba en tiempos de los Padres Apostólicos, ni la que se celebró durante la Edad Media. Ni es la que se celebra en el Oriente Cristiano. La Iglesia es rica en ritos, y cualquiera de ellos es digno, es católico. Esto quiere decir que la liturgia es cambiante, y la puede modificar el sucesor de Pedro y los pastores en comunión con él. Por tanto, es difamación lo que afirma Paco de que la única misa verdadera y válida es la de san Pío V. Es difamación además de un disparate teológico. Es Falso, cismático, herético, anticatólico. La Iglesia ha decretado que la reforma litúrgica surgida del Vaticano II es fiel a la Tradición. Y lo es; negar este dato del Magisterio es lo que hacen los integristas dizque católicos -que no están en comunión con la Iglesia, ojo a este dato-, en cuyas filas milita el señor Paco que me difama, calumnia e injuria desde su necio fanatismo integrista.

    Gracias.

  5. Paco, tu artículo es muy vacuo. Insultas a diestro y siniestro y sin embargo no demuestras los errores del articulista. Y encimas manipulas, pues te inventas que él ha dicho que el papado confiere santidad a la persona.
    También desbarras al decir que con el Concilio Vaticano II se inventaran una nueva religión. Casi nada.

Comments are closed.