El pasado día 28 de julio, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) publicaba una nota de prensa que, entre otras cosas, decía lo siguiente:

“El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), ante algunos casos detectados de personal sanitario que no se ha inoculado la vacuna de la COVID-19 de manera voluntaria en apoyo a planteamientos negacionistas, expresa su total convencimiento de que la vacunación frente al virus SARS-Cov-2 es un ejercicio imprescindible de responsabilidad y solidaridad que está basado en la evidencia científica y que responde a los principios y normas del Código de Deontología Médica.

La corporación médica recuerda a los integrantes y partidarios de los movimientos negacionistas que estas acciones suponen un evidente riesgo para la salud individual y colectiva, y vulneran de manera clara la esencia de la propia profesión que debe de contribuir a generar confianza en las autoridades sanitarias y el conocimiento experto (…).
Entre los principios y objetivos del CGCOM está velar y trabajar para el mantenimiento de una correcta actitud y una buena praxis médica de todos los profesionales y que las críticas deben estar basadas en la evidencia y el conocimiento experto para no poner en riesgo la salud de todos.

Por ello, insiste de manera clara en que estas actuaciones, en un contexto de pandemia como el actual, pueden generar una importante alarma social y alentar de manera irresponsable a la desobediencia civil, además de ser contrarias a la evidencia científica. Es decir, supone un riesgo para la salud pública que, como se ha mencionado anteriormente, puede violar las normas deontológicas de la profesión (Informe Comisión Central de Deontología)”.

Ante tales afirmaciones en toda una nota de prensa del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, la asociación Liberum ha decidido presentar una denuncia penal contra el Presidente del mismo, Tomás Cobo Castro, por incitación al odio y difusión de fake news ya que, tal y como se recoge en la propia denuncia “además de una manifiesta irresponsabilidad, puede ser constitutiva de un delito de odio y discriminación contra aquellos sanitarios que en el ejercicio legítimo de sus derechos fundamentales a la integridad personal, a la vida y a la libertad individual, han decidido no inocularse un medicamento de terapia génica que no ha sido aprobado a día de hoy, que se encuentra en fase experimental y cuyos efectos a medio y largo plazo se desconocen”.

En esa denuncia, además, se reconoce que “llama poderosamente la atención que los Colegios de Médicos estén más preocupados por los sanitarios disidentes que por el riguroso cumplimiento de la ley, dado que como esta parte ya ha puesto en conocimiento de todos los Colegios de Médicos de España, la inoculación de las mal denominadas “vacunas del Covid-19” requieren la expedición previa de receta médica firmada por el profesional correspondiente y consentimiento informado por escrito”, puesto que, como todo el mundo sabe, eso es algo que hasta este momento no se está haciendo.

Bajo nuestro punto de vista, la nota de prensa que ha motivado esta denuncia parece una campaña publicitaria en favor de las tesis gubernamentales en la que se busca, además, una persecución para quien no siga las mismas llegando incluso al extremo de usar calificativos como “negacionistas”. Ya nos gustaría a todos que don Tomás Cobo Castro hiciera una exposición pública de esas evidencias científicas de las que tanto habla para defender las vacunas y lo hiciera, además, delante de esos compañeros profesionales suyos a los que les acusa con calificativos de ese tipo

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

3 Comentarios

  1. Lo sentimos no entendemos a quien se pone la denuncia y por qué.
    Vivan los sanitarios disidentes (sensatos) vitol!.

  2. Bien por Liberun denunciando las afirmaciones infundadas, acientíficas y genocidas del protocolo sanitario.
    Vienen a por todos, vacunados y no vacunados. Hay que ser tonto para no verlo y colaborar con los asesinos

  3. Los colegios medicos han demostrado desde el principio de esta plandemia su colaboracionismo con las corporaciones ASESINAS GENOCIDAS no hacen su trabajo ni cumplen su juramento, que no entienden de que NO ES NO??? Si siguen haciendo apologia del Terrorismo sanitario seran ejecutados

Comments are closed.